Archivo de la etiqueta: xavierguix

El largo viaje de la vida…

Para muchas personas el reto es un camino de vida. Para otras un riesgo, un temor a descubrir aspectos desconocidos que puedan ensombrecer su vida actual. La búsqueda de respuestas, el anhelo de cambiar encuentra pronto su resistencia. ¿Cuánta verdad somos capaces de soportar? ¿Y si uno se pierde por el camino? ¿Y si se trata de un engañabobos? Aparece el conservador, el miedoso, el “quejica” y el perezoso. En lugar de ir hacia el amor, se deambula por el miedo. De la intención se pasa a la justificación. La fuerza, en lugar de estar en el acto, se esconde en la mente.

La mente es experta en crear ilusiones o autoengaños. Juega incesantemente a la dualidad, lo que mantiene en vilo nuestras decisiones. Es como preguntarse: ¿qué prefieres, un anillo roto o un anillo falso? Así son muchos de nuestros pensamientos: fragmentados o ilusorios. Nada es completo, ni nada es auténtico en los juegos de la mente. Sin embargo nos enredan, confunden, seducen. Pueden hacernos ver lo que no existe, convertirnos en enfermos imaginarios, amedrentarnos o paralizarnos con tal de resistirse a salir de nuestras zonas de comodidad.

Ante el reto de vivir, dice Ulises, hay cinco cosas que no hay que empeñarse en variar:

1. Todo cambia y todo acaba.

2. Las cosas no siempre suceden como las habíamos planeado.

3. La vida no siempre es justa.

4. El dolor forma parte de la vida.

5. La gente no es siempre amorosa y leal.

El camino de la aceptación, de reconocer que lo que es, lo es, acaba siendo más beneficioso ante las falsas ilusiones. Ulises fue astuto al jugar con el engaño, por eso ideó el caballo de Troya. Les dio a sus oponentes la ilusión que necesitaban ver, sucumbiendo al final por su propia ceguera. Una cosa es tener ilusión y la otra vivir de ilusiones.

Leer artículo completo:

Etiquetado

Vidas platónicas…

Algo común en las conversaciones con los pacientes en la consulta son los relatos sobre sus sueños e ilusiones. Somos seres que miramos al frente, siendo causa de sufrimientos el deambular demasiado por el pasado. No obstante, pronto se advierte que esos apasionados relatos esconden una visión más ilusoria que ilusionada.

1374258169_173683_1374258872_noticia_grande

Ilustración de Alberto Vázquez

FUENTE: El País Semanal

Etiquetado

Imperfecci??n…

Por fin me liberé de ser perfecto. Qué descanso soltar las pesadas cargas de hacerlo todo bien, de sufir por equivocarme, de sentirlo mal por hacer cosas que no se esperan de mí. Ahora ya lo admito, soy imperfecto. Me gusta serlo. No quiero ser ejemplo de nada ni de nadie. No espero que me premien, ni que me admiren, ni que hablen bien de mí. Me da igual. Al fin y al cabo, no lo puedo evitar. Ni lo uno ni lo otro.

He descubierto de lo que no soy capaz; en lo que me siento acomodado; de lo que no puedo prescindir. Me observo en mis contradicciones, y me aguanto la risa cada vez que me engancho al rol. Lo admito, estoy muy lejos de ser perfecto y me acepto así.

Tengo que agradecer a la vida que me haya concedido el don de la imperfercción porque así puedo vivir mejorando. Porque así puedo prescindir de vivir estresado. Porque me acerca a la humildad que soy. ¡Qué tranquilidad no tener que ser nada! ¡No tener que ser nadie

Vivo etusiasmado en mi inperfección. Me ahorra estar pendiente de mí, me permite mirar a los demás sin comparaciones. Desde que te descubrí, oh imperfección, puedo abandonarme al devenir de la vida, sin sufrir por si las cosas salen como yo quería.

Mi gratitud mas sincera a la imperfección por hacerme pobre. Por quitarme ese velo de inmortalidad, de superpotencia. Así, desde la nada puedo serlo todo. Desde mi pequeñez contemplo aún mejor la grandiosidad de la vida. Sólo desde la imperfección puedes acercarte a los demás, porque entiendes que seguramente es lo que todos tenemos en común. Y porque, a la vez, esa conjunción de imperfecciones crea la conexión más perfecta con lo trascendente ….

 

Xavier Guix, El sentido de la vida o la vida sentida

Imperfect_by_ironnadie-d35sbmq_large

Etiquetado

??Ya nadie va a ilusionarse?…

En los repertorios que usamos para interpretar la realidad, algunas palabras como ilusión, alegría, optimismo o entusiasmo han perdido brillo. No se ajustan al contexto, pero sin ellas la vida queda encogida. Siguen ahí, esperándonos.

En tiempos de indignación parece contrapuesto estar reivindicando el entusiasmo como motor de nuestra existencia, tanto individual como colectiva. Sin embargo, es un ejercicio necesario el comprender la simultaneidad de nuestras emociones, así como las graves consecuencias que conlleva instalarse en creencias limitantes, más aún cuando se contagian masivamente. Mucha gente se siente hoy invadida por sentimientos de desesperanza, impotencia y pérdida de validez personal. No cabe duda de que existen razones y evidencias para ello.

Pero también es cierto que por nuestras venas sigue circulando la vida, que el corazón sigue batiendo, que todo nuestro organismo sigue despierto y sensible. No hemos perdido aún, que se sepa, la capacidad de sentirnos vivos, de decidir hasta dónde queremos que nos afecten los sucesos del exterior y, sobre todo, no hemos perdido la facultad de seguir sintiendo y amando. Tenemos, si queremos, la posibilidad de cambiar, de decidir cómo vivir.

Continuar artículo aquí…

“Los ideales que iluminan mi camino y una y otra vez me han dado coraje para enfrentar la vida con alegría han sido: la amabilidad, la belleza y la verdad” (Albert Einstein).

“Los años arrugan la piel, pero renunciar al entusiasmo arruga el alma” (Albert Schwitzar).

“La puerta de la felicidad se abre hacia dentro, hay que retirarse un poco para abrirla; si uno la empuja, la cierra cada vez más” (Sören Kierkegaard). 

 

Xavier Guix, artículo de El País Semanal

Ilustracion_sonia_pulido

llustración de Sonia Pulido

Etiquetado , ,

S??lo o a solas…

Algunos la escogen, otros no pueden evitarla. La soledad sigue arrojando luces, sombras y mitos que es mejor desterrar. Porque una cosa es vivir en solitario y otra sentirse aislado.

Soledad

Los solitarios gozan hoy de prestigio social, con apelativo incluido, y en inglés, que hace más fashion (singles). Añaden a todo ello las excelencias de poder hacer la vida que quieren, de sentirse almas libres, sin pasar por el trámite de dar explicaciones. Cabe admitir nuevos modelos de convivencia, como el living apart togehter, algo así como “juntos pero no revueltos”, y una mayor autosuficiencia psicológica.

No obstante, una cosa es vivir solo, y otra, sentirse solo. Puede ser un gozo o puede ser un pozo.

Xavier Guix, artículo en el País Semanal.

Etiquetado , ,

La vida sentida…

Por mucho que nos entreguemos a reflexionar sobre el sentido de la vida, la solución sólo nos llega desde la vida sentida. Eso es, desde la experiencia. Pero de la experiencia que ha pasado la barrera mental y se ha aposentado en las entrañas de las emociones. Son las que nos sitúan en nuestra auténtica dimensión. Son las que reconocen la vida interior. Son las que intuyen y orientan cada paso que damos. Son las que nos igualan a los demás. Vivir desconectados de esa fuente emocional es perder el sentido. Será por eso que mucha gente anda perdida.

A estas alturas ya no es extraño oír hablar sobre realidad virtual. Cada vez más personas viven instaladas en mundos cibernéticos, apegadas incluso a ellos, jugando a vivir segundas vidas y construyendo identidades protegidas por el anonimato y la falta de compromiso relacional. Viven experiencias virtuales, a costa de evitar experiencias vitales. No son vidas sentidas sino recreadas.

Otras personas deciden que es mejor evitar que conquistar. Tienen tanto miedo que sólo viven para controlarlo. Tienen miedo al miedo. Prefieren lo menos malo a lo mejor. Vivir es como un peligro incesante. Por eso es mejor encerrarse en burbujas de seguridad, en rutinas complulsivas, en personas de quien depender. No son vidas sentidas sino evitadas.

También existen aquellas personas que se escudan en la mente. Pueden hablar de todo aunque experimentan poco. Se pierden en los porqués sin darse cuenta de lo que ocurre más allá de su nariz. Se encuentran en la razón y se bloquean en la emoción. Analizan tanto que la verdad siempre los encuentra distraídos. No son vidas sentidas sino pensadas.

Las hay por ahí que nunca tienen tiempo porque tienen demasiado por hacer. Lo hacen todo excepto lo que realmente es importante. Les faltan horas porque temen el silencio de un minuto desocupado. Pierden el tiempo llenando el tiempo. De hecho lo llenan todo porque siempre andan vacíos. No son vidas sentidas sino programadas.

Estos son algunos ejemplos o retratos que me sirven para contar que  la vida sentida se basa en la experiencia y en la experiencia con valor. La vida sentida es el permiso que nos damos para entregarnos incodicionalmente a vivir. La vida sentida es la vida plena en nosotros. Una vida que conquista los miedos. Una vida que afronta lo que viene. Una vida que no se esconde, que da la cara. Una vida que vale la pena ser vivida.

 

Xavier Guix, El sentido de la vida o la vida sentida

20090316170730_mans220jpg

Etiquetado

??D??nde inviertes tu energ??a?…

A estas alturas ya no es necesario justificar la naturaleza energética del ser humano. Todos captamos sensaciones o energías más positivas o más negativas según con quién estamos o según el sitio donde nos encontramos. Es un hecho la interrelación a través de fuentes de energía que no vemos, pero sí percibimos. Lo que es seguro es que nos afectan.

Sieno así se puede reflexionar sobre el uso de nuestra energía personal. Nos podemos preguntar:

  • ¿Dónde invertimos nuestra energía?
  • ¿Dónde la gastamos?
  • ¿Dónde la malgastamos?
  • ¿Quién nos da energía?
  • ¿Quién nos la quita?
  • ¿Qué actividades me llenan de energía, aunque me agote físicamente?
  • ¿Qué cosas en mis relaciones son fuentes de energía vital?
  • ¿Cuáles destruyen mi energía?
  • ¿Cuál es mi principal fuente de energía?

Es bueno responder a estos interrogantes porque la energía no es un valor menospreciable. La energía vital repercute en todo nuestro sistema físico, en el cuerpo, y más concretamente en nuestro sistema inmunitario. Entonces, poca broma. Enfermar o no es a menudo una cuestión de energía vital. Por eso hay que cuidarla, protegerla, saber exactamente que hacemos con ella. Y eso exige una revisión de nuestras principales conductas y su relación con el dispendio energético. Y eso se traduce también en observar todo tipo de hábitos que puedan interrumpir o limitar nuestra capacidad de hacer fluir nuestra energía. No solo tenemos que solucionar el problema del cambio climático, sino que hay que cuidar el clima energético con el que convivimos.

Xavier Guix. El sentido de la vida o la vida sentida

1896135709_e13f516a37

Foto: Rodolpho Lupus

 

Etiquetado , ,

Una declaraci??n de amor…

Aún estoy sorprendido por el reencuentro.
Mi vida ha andado tan distraída, la he llenado de capas de nada
que olvidé tu presencia, que desatendí tu serena y continua fidelidad.
¡Cómo pude alejarme tanto!

Es cierto que pasé de ti.Cuando más te encarnaste me asusté.
Me fui. Ante mis ojos se abrió un mundo entero de posibilidades que me cegó.
Elegí ser libre, aprovechar todas y cada una de esas oportunidades.
Unas eran ciertas, otras un engaño. Me dediqué a hacer, a lograr, a conquistar, a triunfar.
Me comía el mundo sin darme cuenta que él me engullía a la vez.
Pero era todo tan hermoso, tan intenso. ¡Me llenaba tanto! Por eso y sólo por eso te abandoné.

Pero el abandono es como la lluvia fina que acaba calándote por debajo de la piel.
Con el paso de los años te ha llegado hasta el alma y sufres por tener un poquito de calor.
Por alguién que encienda de nuevo la llama del hogar interior. Y el tiempo pasa.
Y ese alguién se convierte en muchos alguién y en nadie a la vez. Y sigues con el alma fría.
Porque ahí fuera, la verdad, todo acaba siendo frío, cuando no te deja helado.

Y un buen día me harté. Sentí el frío de la soledad. Sentí mi propio abandono y volví a tí.
Retorné a mi verdad. Acepté que no puedo vivir sin tí.
Que nada es más grande, ni más extraordinario, ni más cierto que tu presencia.
Vuelvo a tí para quedarme, para morir en tí.
Antes no puedo ser.No debía ser porque aprender a amarte pasa por saber lo que es vivir sin tí.

Ahora me siento como si hubiese vuelto al hogar.
Mi corazón recupera temperatura y, poco a poco,
me abandono a tus abrazos. Yo que presumía de tanta libertad,
siento ahora que sólo tu eres mi auténtica liberación.
Por eso no quiero huir de ti, sino abrazarte, amarte, vivirte plenamente.

Es una declaración de amor, a ti, amor de mi vida, amor de todos, amor esencial….

Xavier Guix

Amor-18

Etiquetado , ,

Contigo pero sin ti …

Quiero estar contigo, no lo dudes
Quiero seguir formando parte de tu vida, de tus aciertos, de tus desastres
Contigo paso buenos y malos momentos
He aprendido a respetarte y a quererte
Si no es contigo, ¿con quién?
Si no es ahora, ¿cuándo?
Pienso que aún tenemos muchas cosas que hacer
Me gusta pensar que nuestra relación vale la pena
Pero eso sí: quiero estar sin ti.

Pero no te apenes
Aunque ya no seamos una historia de amor,
podemos seguir queriéndonos.
Ese contigo pero sin ti es una manifestación de mi interdependencia
es un símbolo de mi crecimiento y la hora de mi emancipación.
No quiero nos hagamos dependientes
No quiero que sigas exigiéndome mas y mas
No quiero ser como tú
Quiero ser yo
Para ello tengo que confiar más en mi mismo
disponer de mi propia autonomía, de mi libertad

Tú que lo has puesto todo a mi disposición,
deja que sea ahora yo el que elija
Tú que has sido mi mundo exterior,
deja ahora que construya mi mundo interior
Acepto que no puedo hacer solo
Acepta que lo haga contigo, pero sin ti
No soy tú, pero tengo mucho de tí
Tú no eres yo, pero sin mí ¿qué puedes ser? …

Xavier Guix

Untitled

Etiquetado , ,