Archivo de la etiqueta: reflexion

Más…

Más que simplemente existir, vive.
Mas que simplemente tocar, siente.
Más que simplemente, mirar, observa.
Más que simplemente, leer, absorbe.
Más que simplemente, escuchar, oye.
Más que simplemente, presenciar, entiende.
Más que simplemente, pensar, reflexiona.
Más que simplemente, hablar, por favor 
¡ Dí algo !

John Maxwell

colorful1

FUENTE: El amor está en el aire

Anuncios
Etiquetado

La mayor hazaña…

A partir de ahora, la mayor hazaña, la más bella, que tendrá que llevar a cabo la humanidad será la de responder a sus necesidades vitales con los medios más simples y sanos. Cultivar un huerto o entregarse a cualquier actividad creadora de autonomía será considerado un acto político, un acto de legítima resistencia a la dependencia y la esclavitud del ser humano.

Pierre Rabhi

amara-a-un-ser-humano-ii1

FUENTE: Vida Sencilla

Etiquetado

Seis sabios ciegos y un elefante…

Seis sabios, quisieron saber qué era un elefante. Como eran ciegos, decidieron hacerlo mediante el tacto.

El primero en llegar junto al elefante, chocó contra su ancho y duro lomo y dijo: “Ya veo, es como una pared”.

El segundo, palpando el colmillo, gritó: “Esto es tan agudo, redondo y liso que el elefante es como una lanza”.

El tercero tocó la trompa retorcida y gritó: “¡Dios me libre! El elefante es como una serpiente”.

El cuarto extendió su mano hasta la rodilla, palpó en torno y dijo: “Está claro, el elefante, es como una columna”.

El quinto, que casualmente tocó una oreja, exclamó: “Aún el más ciego de los hombres se daría cuenta de que el elefante es como un abanico”.

El sexto, quien tocó la oscilante cola acotó: “El elefante es muy parecido a una soga”.

Y así, los sabios discutían largo y tendido, cada uno excesivamente terco en su propia opinión y, aunque parcialmente en lo cierto, todos estaban estaban equivocados.

Es difícil encontrar la verdad a partir de visiones parciales de la realidad.

seis-sabios-ciegos

FUENTE: PSINERGIA

Etiquetado ,

El caballo en el pozo…

Cuenta la historia que un campesino, que se enfrentaba a grandes dificultades para salir adelante, tenía algunos caballos para los trabajos de su pequeña propiedad. Un día, para su pesar, su capataz descubrió a uno de los animales en un pozo muy profundo del que era casi imposible sacarlo. Aunque el caballo no estaba herido, el campesino evaluó la situación y concluyó que la operación de rescate suponía una inversión demasiado alta. Poco dado a la compasión, decidió entonces que era preferible ordenar al capataz que sacrificase al caballo lanzando tierra en el pozo hasta enterrarlo.

Y así lo hicieron, comenzaron a rellenar el pozo con tierra pero, a medida que ésta caía sobre el animal, se la sacudía, la pisoteaba y quedaba acumulada en el fondo del pozo, lo que posibilitaba al caballo subir y subir lentamente hacia la superficie. Así, la tierra que le fue tirada encima para enterrarlo en el pozo, se convirtió, una vez bien sacudida, en el suelo firme que pisar para poder salir del mismo.

Hacia una dirección similar a la del cuento apunta este aforismo: “Con las piedras que me arrojaron, construí mi bello hogar”.

13136958514c63072b82ffd

FUENTE: Alex Rovira

Etiquetado , ,

Matar dragones…

Zhu Pingman salió en busca de un maestro para aprender la mejor manera de matar dragones.

Encontró un maestro que le entrenó durante diez años seguidos, hasta que éste consiguió desarrollar a la perfección la técnica más sofisticada para matar dragones.

Desde entonces, Pingman pasó el resto de su vida buscando dragones para poder mostrar a todos sus habilidades. Para su desilusión, nunca encontró ninguno.

Maestro: todos nosotros nos preparamos para matar dragones y terminamos siendo devorados por las hormigas de los detalles, a las que nunca prestamos atención.

Dragones al amanecer

FUENTE: Contarcuentos

Etiquetado ,

Preocupaciones…

Una psicóloga en una sesión de gestión de estrés levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la pregunta:
¿Está medio lleno o medio vacío?

Sin embargo, ella preguntó
¿Cuánto pesa este vaso?

Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos.

Pero la psicóloga respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del brazo no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado se vuelve.

Y continuó: ” El estrés y las preocupaciones son como el vaso de agua. Si piensas en ellos un rato, no pasa nada. Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellos todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.

Es importante acordarse de dejar las tensiones tan pronto como puedas, al llegar a casa suelta todas tus cargas. No las acarrees días y días. Acuérdate de soltar el vaso!

FUENTE: Universo nature

Half Empty or Half Full

Etiquetado ,

Actitud para avanzar…

Cuando abrimos un libro por primera vez, cuando iniciamos un nuevo curso o una nueva relación, cuando acudimos a un coach o a un psicólogo, cuando hablamos con un desconocid@, en general en la vida podemos enfrentarnos a la novedad desde tres posturas diferentes. Desde el cinismo, desde el entusiasmo, o desde el escepticismo curioso.

A un lado del espectro está el cínico, que coge un libro, comienza una relación o acude a un psicólogo con la idea preconcebida de que se trata de un dejà vu. El cínico tiene la convicción de que no tiene nada más que aprender, cree que su sufrimiento no tiene cura. Se mueve por la vida con su taza de té llena buscando comprobar de nuevo que no tiene espacio para la novedad. Su arrogancia esconde impotencia y amargura, ha perdido la chispa de la vida y la fé en el cambio. Al cínico la mínima dificultad le proporciona los argumentos necesarios para constatar que en el fondo, ya no tiene remedio.

En el lado opuesto se encuentra el entusiasta, que ante la novedad siente que su frustración está a punto de esfumarse para siempre. Con su taza de té vacía se acerca a lo nuevo idealizándolo, buscando que le sacie por completo y que su vida se transforme en un periquete. Ignora que mejorar es sinónimo de ir poco a poco, de práctica y esfuerzo, y que una vida que merezca la pena vivir a parte de arcoiris, incluye también cierto grado de pendientes. El entusiasta es el crédulo cursillista que se mueve por el mundo de menú en menú, picando un poco de aquí y de allí de forma superficial, en eterna búsqueda de la panacea que estabilice su montaña rusa existencial. Evita comprometerse con nada porque se desanima fácilmente, entonces sin haberlo intentado lo suficiente entona su mantra favorito, ‘si no me funciona, no es para mí’.

Por último en el centro se halla el escéptico curioso, que ha mordisqueado la manzana y desconfía de Dorados y de vueltas al Edén. Mantiene su taza medio llena, medio vacía, guardando espacio suficiente para nuevos aprendizajes. Su escepticismo le sirve para desmitificar promesas divinas y dudar de remedios gratutios, sabe que cualquier meta significativa requiere de esfuerzo y compromiso. Por otro lado, la curiosidad es el motor que le mantiene atento, activo y abierto ante lo desconocido.

Seguramente, dependiendo de la situación concreta y de nuestro momento vital, casi todos hemos mantenido alguna vez estas tres actitudes y es comprensible. Aunque considero que para avanzar es imprescindible una dosis de escepticismo, para que no nos engañen, y mucha curiosidad.

Poco a poco, avanza.

Avanzar

FUENTE: AVANZA

 

Etiquetado

Lo inesperado…

Todos nosotros estamos en un camino en la vida de cierta incertidumbre, no podemos saber lo que nos depara el mañana y esa es la verdadera maravilla.

Si pudiéramos, ¿seguiríamos eligiendo cada nuevo paso que damos en la vida, tan cuidadosamente programado y presentado ante nosotros como un mapa que tenemos en nuestras manos?

Sin ninguna duda, nos renovamos y nos hacemos más fuertes cuando ABRAZAMOS LO INESPERADO como un nuevo horizonte – un lugar para visitar y explorar.

Hargobind Singh

Haz_algo_inesperado

Etiquetado

Una hoja en el camino…

Ten cuidado, no camines demasiado concentrado en tus preocupaciones diarias,… podrías no darte cuenta de esas pequeñas cosas que se cruzan en tu camino.

Como esta hoja, recordando el valor de la Vid.

6859030883_a9af3828e1_z

Una hoja en el camino, por Víctor Nuño

FUENTE: VIDA SENCILLA

Etiquetado