Archivo de la etiqueta: pensamiento

7 pensamientos tóxicos que deberías evitar…

1. “Soy un fracasado”

Este pensamiento surge de una generalización errónea. En práctica, es el resultado de centrarte demasiado en los errores que has cometido y las malas decisiones que has tomado, construyendo la película de tu vida a partir de esa trama. Sin embargo, olvidas incluir todas las cosas buenas. El problema es que esa visión sesgada y pesimista te impedirá asumir nuevos retos ya que pensarás que estás condenado al fracaso de antemano.

2. “Es culpa suya”

Culpar a los demás es tentador pero también muy peligroso ya que te conducirá a un callejón sin salida. Cuando pones la responsabilidad en los otros, en el destino o en las instituciones, asumes que no puedes hacer nada, lo cual genera una sensación inmovilizante de indefensión. Al contrario, asumir tu cuota de responsabilidad no solo te permitirá crecer como persona sino que también te empoderará y te animará a tomar las riendas de tu vida.

No te centres demasiado en los errores que has cometido y las malas decisiones que has tomado, construyendo la película de tu vida a partir de esa trama. Foto: unsplash.com

3. “Siempre tengo razón”

Si crees que siempre tienes razón, es probable que en el fondo ocultes un profundo miedo a que algo o alguien haga tambalear tus creencias más profundas, esas que te definen como persona. Sin embargo, se trata de un pensamiento muy tóxico ya que te impedirá abrirte a nuevas perspectivas y aprender formas diferentes de hacer las cosas. De esta forma te condenas al estancamiento y la rigidez.

4. “Si hubiera hecho aquello”

Se trata de un pensamiento muy común que desvela un gran arrepentimiento. Sin embargo, pensar en estos términos es como llorar sobre la leche derramada, no conduce a ninguna parte. De hecho, solo sirve para generar culpa y malestar. En su lugar, es más constructivo pensar en cómo puedes reparar el error o simplemente aprender la lección y pasar página.

5. “No soy lo suficientemente bueno”

Este pensamiento tóxico surge cuando te comparas continuamente con los demás y crees que eres inferior o que no estás a su altura. En realidad lo que sucede es que valoras más los logros y las cualidades de los demás que las tuyas, te menosprecias y no tienes la confianza necesaria para emprender nuevos retos. Sin embargo, en la vida lo más importante no es alcanzar la perfección sino dar lo mejor de sí y disfrutar del camino.

Es constructivo pensar en cómo puedes reparar tus errores o simplemente aprender la lección y pasar página.

6. “Pensarán que soy torpe/aburrido”

Pretender saber de antemano lo que los demás pensarán sobre ti es como creer que eres capaz de leer la mente de otras personas. En realidad, es imposible saber lo que piensan los demás, solo puedes sacar conclusiones a partir de pequeñas pistas, como frases o gestos. Sin embargo, si crees que los demás te valorarán negativamente, estarás contribuyendo a una profecía autocumplida y harás realidad eso que tanto temías.

7. “Todas las desgracias me ocurren a mí”

Esta idea surge cuando te centras demasiado en ti y pierdes la perspectiva pensando que el universo conspira en tu contra. En la base se esconde una tendencia a la victimización y la dramatización, actitudes muy peligrosas que te impiden pensar con objetividad y pueden conducir a la depresión.

FUENTE: MUHIMU

poison-1481596_1920

 

Etiquetado ,

El miedo y la ley de la atracción…

Uno de los grandes problemas que pueden aparecer al momento de manifestar lo que queremos con la ley de atracción es el miedo.

Quizás conscientemente crees que confías en tus habilidades, en las herramientas que estás aprendiendo a aplicar para manifestar lo que realmente quieres en tu vida, pero de pronto vienen las dudas y esto se debe a algún temor.

Esto se debe a que nos hemos programado a sólo hacer las cosas que sabemos que nos van a salir bien.

Quizás hayas escuchado la frase “Si voy a hacer algo lo hago bien si no no lo hago”, lo que quiere decir que tenemos miedo fracasar cuando en realidad el fracaso es parte del aprendizaje y del camino para llegar al éxito.

Los miedos, según los expertos, son sólo ilusiones que tenemos para protegernos y no salir de nuestra zona de confort, pero una vez que los venzamos veremos que no tenían razón de ser.

¿Cómo vencer los miedos? La forma más fácil de vencer cualquier miedo que tengas es haciendo lo que más temes. Recuerda que si tienes temores a que las cosas sigan igual o que se empeoren le estarás diciendo a la ley de atracción que te traiga más de lo mismo para que luego digas “ya ves, tenía razón”.

Recuerda que la ley de atracción no distingue entre qué cosa es buena para ti y qué no, sólo te trae lo que tú le pides y le tomas mayor atención. Haz un listado con todos tus temores y pregúntate ¿Qué pasaría si no tuviera miedo de…? y empieza a actuar.

fear-615989_1280

FUENTE: Pensamientos Poderosos

Etiquetado , ,

Controlar pensamientos…

Controlando conscientemente pensamientos cotidianos y acciones puntuales llegamos a una costumbre, y extendiendo esta costumbre en el tiempo podemos llegar a crear un impacto interior que moldee nuestra percepción del mundo y nuestra manera de vivir, en vez de dejar esto en manos de la suerte de de las influencias externas.

Pero ¿Qué pasa cuando no dejan de lanzar piedras a nuestra balsa?

Muchas veces encontramos acusaciones, insultos, detalles desagradables o simplemente problemas que llegan a nosotros de forma intencional, o no intencional, lo cierto es que el origen muchas veces ya no importa, la piedra ya está lanzada y viene a por nosotros.

Técnica de la balsa de miel

Aquel día en el río mucho estuve pensando en este tema ¿De qué manera puede el agua defenderse de un impacto? ¿Se supone que la balsa puede hacer malabares para hacer que la piedra no lo altere todo?

Este tema no es poca cosa, pues cuando la vida nos lanza un problema o una preocupación va a venir a nuestra balsa sin que nadie se interponga, va a agitarla por completo y el problema va a llegar hasta lo más profundo, para quedarse ahí, aunque sea en el fondo, y lo cierto es que nadie nos prepara para afrontar determinadas piedras, tendremos otros conocimientos más o menos útiles, pero hoy en día nadie ofrece de forma genérica y popular una preparación para algo que no tenga que ver con el mundo laboral.

Lo cierto es que desde que empecé a preocuparme ya hace unos años en desarrollar un pensamiento filosófico útil para la vida consigo una gestión mucho más eficaz de las piedras que me vienen lanzadas, empezando porque muchas de ellas ya no son consideradas ni un problema.
Igualmente he encontrado gente a la que realmente muchas de las críticas, problemas y palabras desagradables que le llegan parece que en nada les afecta, ya saben bien que hacer con ellas.

Lo más parecido a llegar a esta gestión avanzada es hablar de que esa balsa de agua se ha convertido en una balsa de miel, ya no hay un agua ligera, transparente y maleable a todo lo que llega, sino que ese agua se ha convertido en miel, densa, colorida, lenta y compleja, donde las piedras ya no impactan agitándolo todo, sino que llegan, son atrapadas y digeridas.

¿Como llegamos a ello?

Quien me conoce sabe que no soy de dar recetas, consejos y trucos fáciles, porque no los hay, y no creo que haya algo que sirva igual para todo el mundo, pero mi experiencia me dice que uno debe transformar ese agua, esa consciencia, ese pensamiento que filtra lo que nos llega del mundo y es llevamos a nuestras emociones, en algo más denso, frío y selectivo.

Uno tiene que elegir uno de sus problemas y reflexionar sobre la forma tan rápida y profunda ha llegado hasta él, y visualizar como tendría que haber sido pasarlo por esa balsa de miel, y quedarse con esa reflexión, que bien le puede solucionar para llegar a una quietud con problemas que ya hayan llegado hace tiempo. El camino en filosofía siempre es querer conocerse a uno mismo.

¿Por qué todo esto?

En la vida hay problemas importantes, y problemillas, y muchas veces confundimos la importancia que hay que darle a cada cosa, es muy fácil dar importancia de más a cosas que no lo tienen tanto, y es muy fácil que una mente normal se quede afectada por ello. Hay muchas técnicas para gestionar estos problemas, pero frenar su impacto en nosotros desde un primer momento, simplemente siendo conscientes y dedicando un poco de atención creo que es la forma más sencilla, y la que más me ha servido tanto a mí como a otras personas.

Y es que hay problemas que no son para tanto, muchas veces cuando alguien me comenta su preocupación por lo que han dicho de él, por un mal detalle,  por alguien que ha actuado de forma ridícula con intención de herirles digo… “me encantan los problemas del primer mundo”, frase a la que es imposible no contestar con una sonrisa, y es que muchas veces los problemas que tenemos y que ocupan nuestra atención no son para tanto.

Alberto López

8405446695_48af980935_b
Photo Credit: Carlos Velayos via Compfight cc

Etiquetado

Pensamiento autodestructivo…

Con bastante frecuencia caemos en el error de utilizar patrones mentales negativos a la hora de analizar un determinado problema o llegar a ciertas conclusiones sobre nuestras vidas. Identificar estas formas de pensar autodestructivas es el primer paso para convertirnos en espectadores de nuestros propios pensamientos y así poder emitir juicios más acertados sobre la realidad que nos rodea.

1. SER CATASTROFISTA: Es la forma de pensar ideal para maximizar la ansiedad. Ante una situación difícil, las personas catastrofistas siempre imaginan el peor escenario posible. El pensamiento catastrofista es el que muchas madres experimentan cuando sus hijos no contestan al teléfono.

2. EXAGERAR LO NEGATIVO Y RESTARLE VALOR A LO POSITIVO: Normalmente estas dos características van de la mano y ambas contribuyen a generar un estado de ánimo depresivo. El mejor ejemplo sucede cuando dices algo positivo y automáticamente utilizas la palabra “pero” para introducir algo negativo: “Cada vez lo hago mejor en el trabajo PERO sigo cometiendo errores” . Como puedes observar, la estructura gramatical de esta frase refuerza el componente negativo mientras que le resta valor al positivo. Prueba por un momento a cambiar la palabra “pero” por la conjunción “y”. La frase quedaría de la siguiente forma: “Cada vez lo hago mejor en el trabajo Y sigo cometiendo errores”. Como puedes observar, en este caso los componentes positivo y negativo adquieren el mismo peso en la oración.

3. CREER QUE PUEDES SABER LO QUE PIENSAN LOS DEMÁS: A veces creemos saber las motivaciones y razones que tienen las personas para actuar de una determinada manera sin que tengamos ninguna evidencia para ello. Por mucho que te acerques, no puedes saber lo que ha impulsado a una persona a actuar de cierta manera a menos que te lo diga de manera explícita. Y muchas veces ni aún así es suficiente. Debes asumir que el pensamiento de los demás es algo que escapa a tu control.

4. PRETENDER SER SIEMPRE UN EXPERTO en un área determinada es la receta ideal para generar estrés ya que te obliga a estar siempre a la defensiva. Cuando el error no es una opción para ti, siempre tienes que estar defendiendo tu opinión y tus acciones para poder justificarte cuando te hayas equivocado. Por mucho que sepas acerca de un determinado tema, debes asumir que el error forma parte esencial de nuestras vidas.

5. LOS “DEBERÍA”: Se trata de un patrón de pensamiento muy común que genera culpabilidad y enfado, además de estrés. Los “debería” suponen la existencia de una lista de reglas inquebrantables tanto para ti mismo como para los demás. La culpabilidad surge cuando eres tú el que rompe una de estas reglas. Por el contrario, experimentarás enfado y resentimiento cuando sean los demás los que rompen estas reglas. No debes olvidar que el concepto que tienes tú sobre lo que debería y no debería ser el mundo es sólo tuyo. Otra personas puede tener un concepto diferente aunque totalmente válido. hace poco un amigo me comentaba que la mitad de los problemas cotidianos se resolverían si todos aplicásemos el sentido común. El problema es que mi sentido común no tiene porqué ser igual que el tuyo. Es ahí donde se genera el conflicto.

6. CULPAR: Ocurre cuando te sientes responsable del sufrimiento de los demás o, por el contrario, responsabilizas a los demás de tu propio sufrimiento. Cuando culpabilizas, siempre hay algo o alguien externo a ti que es la causa de tu sufrimiento. Cambiar a los demás o cambiar las circunstancias que te rodean no siempre es una tarea fácil o posible. Lo único que puedes intentar hacer es cambiar tú mismo.

Leer artículo completo…

Autodestruccion

FUENTE: PSICOLOGÍAUNED

Etiquetado , ,

Dejar vagar la mente nos hace infelices…

Las personas pasamos en torno al 46,9% de nuestras horas de vigilia pensando en cosas distintas a las que estamos haciendo, y ese “soñar despierto” normalmente nos hace infelices, según revela un estudio realizado por la Universidad de Harvard y publicado en la revista Science.

A diferencia de otros animales, los seres humanos dedicamos mucho tiempo a pensar en eventos que tuvieron lugar en el pasado, que podrían suceder en el futuro o incluso imaginando sucesos que nunca ocurrirán. Y este parece ser un modo de funcionamiento habitual del cerebro. “Una mente humana es una mente que vaga, y una mente que vaga es una mente infeliz”, aseguran Matthew A. Killingsworth and Daniel T. Gilbert. “La capacidad humana de pensar en algo que no está sucediendo en el presente es un logro cognitivo que tiene un alto coste emocional”, añaden.

Para llevar a cabo su estudio, los científicos desarrollaron una aplicación para iPhone (disponible en http://www.trackyourhappiness.org/) y contactaron con más de 2000 voluntarios para conocer en cada momento donde estaban, qué hacían, en qué pensaban y el grado de felicidad que experimentaban en cada momento. De este modo consiguieron reunir una gran base de datos en tiempo real sobre los pensamientos, sentimientos y acciones de una amplia gama de personas, a las que la aplicación formulaba una serie de preguntas de forma aleatoria a lo largo del día. Los datos obtenidos revelan que, por término medio, los participantes dedicaban cerca de la mitad de su tiempo libre a dejar vagar su mente, excepto cuando practicaban sexo. Y que eran más felices haciendo ejercicio o conversando que descansando, trabajando o usando un ordenador.

 

Elena Sanz

A_mujer_asi_pensando_en_ti_30_11

FUENTE: MUY INTERESANTE

Etiquetado , ,

Controlar los pensamientos…

Nuestra mente se alimenta de los pensamientos que le damos. Si siempre tenemos pensamientos tristes, pesimistas, llenos de dolor… pues así actuará nuestro cerebro y condicionará nuestra vida y nuestra forma de ser.

Hay personas que tienen mucha dificultad en concentrarse en lo que desean y otras personas siempre tienen una y otra vez los mismos pensamientos, que son incapaces de quitar de su mente. En lugar de controlar los pensamientos, son los pensamientos quienes controlan a la persona…

Cuando una persona dice “No soy capaz de olvidar lo que me han hecho…” “Lo tengo presente continuamente…” Y otras frases parecidas, supone que la persona no tiene la capacidad de mirar fríamente lo que ha ocurrido y reflexionar para encontrar una solución al problema que le hace sufrir.

Tenemos que aprender a guiar nuestro pensamiento; él va a donde nosotros le guiemos. Tenemos que acostumbrar a nuestra mente que piense en aquello que nos interesa y que reduzca al mínimo las barreras e interferencias.

El pensamiento y su actividad están relacionados con el estado físico de la persona. A mayor bienestar y relajación, más calidad de pensamiento. A mayor cansancio, menor actividad y calidad.
¿Qué podemos hacer para guiar nuestro pensamiento?

1. No cargues inútilmente tu mente. Recuerda cosas que de verdad merezcan la pena; el resto lo puedes escribir o apuntar en una libreta.
2. Ten objetivos y metas claras y concretas.
3. Procura realizar ejercicios de concentración cuando notes que estás algo despistado.
4. Intenta siempre traer a tu mente cosas positivas.
5. Cuando estés sufriendo algo duro y difícil en tu vida, trata de concentrarte en las posibles soluciones que puede tener ese problema. No te concentres ni te estanques en el dolor que te hace sentir.
6. Habla con alguien de lo que te pasa, pero no le estés contando a todo el mundo tu problema.
7. La relajación ayuda a concentrarse y a dirigir bien los pensamientos.
8. Date tiempo. Las prisas nunca son buenas para nada que tengamos que hacer en la vida, mucho menos para aprender a controlar nuestro pensamiento.
9. Sé paciente. Muchas personas sufren porque no tienen paciencia. Quieren todo “ya”, “ahora”, “en este momento”. La impaciencia es una de las señales que denotan la inmadurez de la persona.
10. Ten los pies en el suelo. Muchas veces nos creamos castillos en el aire porque no queremos afrontar las cosas que nos suceden en la vida. La mejor manera de enfrentarse a los problemas es viéndolos de frente y luchando por controlarlos.

No dejes que los problemas te hundan la vida. Hunde con tu vida los problemas…

En la mano de cada persona está guiar su mente hacia lugares más serenos y más cómodos, para poder analizar y ver con lucidez las cosas que le ocurren. Si te desesperas no conseguirás absolutamente nada. Imagina que tus pensamientos son como esos niños pequeños que hay que ir enseñando para que no hagan ni se hagan daño.

Pensamientos-solitarios-a25664257

FUENTE: Reflexiones Diarias

Etiquetado

35 pensamientos para tiempos dif??ciles…

Cuando la vida se vuelve estresante, nos olvidamos de las cosas que debemos recordar y recordar las cosas que debemos olvidar.

Usa estos 35 pensamientos que puedes recordar cuando más los necesites:

1) No se puede cambiar lo que te niegas a afrontar.

2) Nadie es perfecto. Cada uno de nosotros tiene problemas así que no te menosprecies a ti misma/o. Todo el mundo está luchando su guerra propia y única.

3) El llanto no significa que eres débil. Desde su nacimiento, siempre ha sido una señal de que estás vivo y lleno de potencial.

4) En la vida no hay que esperar a que pase la tormenta, hay que aprender a bailar bajo la lluvia.

5) Los rencores son un obstáculo para tu felicidad. Déjalos ir.

6) Nunca dejes que el éxito llegue a tu cabeza y nunca dejes que el fracaso llegue a tu corazón.

7) La vida es un 10% lo que te pasa y el 90% cómo reaccionas ante lo que te pasa.

8) Puedes aprender grandes cosas de tus errores cuando no estés ocupados en negarlos.

9) Renuncia a preocuparte de lo que otros piensan de ti. Lo que ellos piensan no es importante. Lo importante es cómo te sientes sobre ti misma/o.

10) Cuando otras personas te traten mal, sigue siendo tu misma/o. Nunca dejes que la amargura cambie la persona que eres.

11) Hay que aceptar que algunas cosas nunca serán tuyas y aprender a apreciar las cosas que son sólo tuyas.

12) A veces permitimos que los problemas pequeños dominen nuestras vidas. Que nos cobren unos céntimos de más es irritante, pero no dejes que te arruine el día. Siempre habrá pequeños problemas que te irriten, el secreto está en ser capaces de darles el nivel minúsculo de la importancia que merecen.

13) Renunciar no siempre significa ser débil, a veces, eso significa que eres lo suficientemente fuerte y lo suficientemente inteligente como para recular.

14) Pregúntate si cada una de tus relaciones te arrastra hacia abajo o te levanta hacia arriba. Rodéate de gente positiva y exitosa.

15) Pasa más tiempo con aquellos que te hacen sonreír y menos tiempo con los que te sientes presionada/o para impresionarles.

16) Hay pocas cosas mejores en la vida que una buena conversación, una buena lectura, una buena caminata, un buen abrazo, una buena sonrisa, o un buen amigo.

17) No te detengas en el pasado o te preocupes por el futuro demasiado tiempo. Vive el presente.

18) No importa si eliges con cuidado tus palabras, siempre habrá alguien a tu alrededor que malinterprete lo que dices. Siéntete libre de decir lo que quieras.

19) Con el fin de ser creativos, tenemos que perder el miedo a equivocarnos.

20) No conseguir lo que quieres, a veces es un maravilloso golpe de suerte.

21) Ser grande no significa que tienes que dominar a los demás. Significa que tienes que dominar tu propio potencial.

22) Si te apasiona algo, persíguelo, no importa lo que piensen los demás. Así es como los sueños se logran.

23) Si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás consiguiendo lo que estás consiguiendo.

24) El perdón es una de las claves principales de la felicidad.

25) La mejor venganza es la felicidad porque nada les hace más daño a tus adversarios que verte sonreír.

26) Mantén una actitud positiva cuando estés rodeada/o de negatividad. Sonríe cuando veas a otros fruncir el ceño. Es una manera fácil de hacerte grande.

27) Si una persona quiere ser parte de tu vida hará un esfuerzo evidente para lograrlo. No te molestes en reservar un espacio en tu corazón para las personas que no hacen un esfuerzo para conquistarlo.

28) No te arrepientes por las relaciones que no funcionan porque sólo te ayudarán a encontrar la pareja adecuada para ti.

29) El mundo real no recompensa a los perfeccionistas. Premia a las personas que hacen cosas. Y la única manera de hacer las cosas es ser imperfecto el 99% del tiempo.

30) Nunca mientas, ni siquiera una mentira piadosa. Sé honesto, sé real y di la verdad. Este compromiso te obliga a tomar mejores decisiones y a ser una persona más fuerte.

31) No te sientas culpable por estar enojado. Siéntete culpable por ser cruel.

32) No reces cuando llueve si no rezas cuando el sol brilla.

33) Los errores te enseñan lecciones importantes. El único error que realmente te puede hacer daño es la elección de no hacer nada, simplemente porque estás demasiado asustada/o para cometer un error.

34) El dinero es un recurso renovable. Si pierdes un poco de dinero, no te preocupes. Siempre se puede hacer más. El tiempo es más valioso que el dinero.

35) No hay nada que te detenga, excepto tú misma/o. Solo hay una pregunta que debes hacerte: “¿Qué harías si no tuvieras miedo?” Piensa en ello.

Esperanza

FUENTE: Recursos de autoyuda

Etiquetado ,

Detener los pensamientos negativos…

¿Se pueden detener los pensamientos negativos?

El secreto está en aprender a controlar tus pensamientos y gestionar tus emociones. Podemos sentirnos bien con nosotros mismos, pese a nuestras circunstancias, o dejarnos llevar por ellas. Analizar el pasado puede servir para entender cómo somos y aceptar nuestros errores. Seguir dándole vueltas a hechos pasados que nos llenan de tristeza, no hace más que enturbiar el presente y dificultar nuestra capacidad de crear y disfrutar de la vida.

La psicología cognitiva propone una técnica de eficacia demostrada para detener pensamientos obsesivos e ideas reiterativas, extrañas o improductivas que invaden la mente de algunos pacientes. Esta técnica se denomina detención del pensamiento, y suele aplicarse buscando pensamientos alternativos que conducen a la mente hacia algo positivo que sea incompatible con lo anterior. Siguiendo esta técnica, en primer lugar hay que saber qué pensamientos negativos se quieren cortar. Luego hay que establecer el estímulo de corte que se va a utilizar para detener el pensamiento. Para ello se necesita una palabra o frase muy personal (por ejemplo, ¡Vale ya! o ¡Stop! o ¡Basta ya!), y simultáneamente se utiliza un estímulo aversivo como puede ser un pellizco, tensar una gomita que tenga en la muñeca o dar un golpe en la mesa para detener el pensamiento.

Seguidamente debes poner en marcha un pensamiento positivo como por ejemplo: “ahora estoy rodeada de afecto y me siento feliz, no dejaré que nada del pasado estropee ni un minuto de mi vida actual”. Repite la misma frase y ponte a hacer algo que te haga sentir bien como puede ser el deporte, alguna actividad que tengas pendiente, o recordar hechos pasados agradables. Se trata de centrar toda la atención en otra cosa distinta que tengas que hacer “aquí y ahora”. Es más fácil obtener resultados exitosos si la técnica es aplicada por un profesional especializado.

Sandra Borro

Foto_de_el_pensamiento_negativo_i

FUENTE: Blog de Eduard Punset

Etiquetado , ,

La Transformaci??n del pensamiento…

Tomado de “Los ocho versículos de la transformación del pensamiento”, de Langri Tangpa:

  1. Decidido a triunfar en todo, siempre practicaré el amor a todas las personas, que son más preciadas que las gemas que satisfacen los deseos.
  2. Vaya donde vaya y cualquiera que sea mi compañía, practicaré el verme a mi mismo como el más ínfimo de los seres y consideraré como supremos a todos los demás.
  3. En todas las acciones examinaré mi mente, y en cuanto aparezca un pensamiento rebelde, poniéndome así en peligro a mi mismo y los demás, me enfrentaré a él y lo expulsaré de mi mente.
  4. Cada vez que vea a un ser de naturaleza perversa y maligna abrumado por el peso del sufrimiento y la falta de virtud, haré cuanto pueda para no separarme de él, y lo tendré tan cerca de mí como si hubiera descubierto un tesoro de inmenso valor que no se encuentra fácilmente
  5. Cuando la envidia y los celos hagan que los demás me maltraten e insulten, practicaré la aceptación de la derrota y les ofreceré la victoria.
  6. Cuando una persona con la que me he portado muy bien y en la que tengo depositadas grandes esperanzas me cause un daño terrible, seguiré practicando el considerarla mi santo gurú.
  7. bDe esa manera, y tanto directa como indirectamente, haré cuanto esté en mis manos para asegurar la felicidad de todas mis madres. Practicaré en secreto el cargar con el peso de todas sus acciones nocivas y todo su sufrimiento.
  8. Con todas estas prácticas libres de las manchas de las supersticiones de los ocho dharmas mundanales, y percibiendo todos los dharmas como ilusorios, me dedicaré, sin aferrarme a las cosas, a liberar a todos los seres inteligentes de sus ataduras.

Dalai Lama. Las leyes de la vida

Zen

FUENTE: Historias de un practicante Zen

Etiquetado , , ,