Archivo de la etiqueta: pareja

Un enemigo de la pareja que se cuela por una grieta difícil de ver…

Se trata del desequilibrio entre lo que cada uno da al otro, que contamina la atmósfera de la pareja (deudor y acreedor) con quejas, reproches y “ajustes de cuenta”.

Imaginemos que un miembro aporta significativamente más en el plano material que el otro. Este desequilibrio engrandece al “acreedor”. La deuda crea derechos y privilegios en su beneficio, mientras el deudor se minimiza y lucha por complacer en otros planos todo lo que no ha podido subsanar en la esfera económica.

Otros ejemplos: él ha dedicado muchísimo tiempo a cuidarla, ella le presta algo muy valioso, él da su apellido al hijo que ella tuvo de soltera, etc.

Desde la conciencia, podemos restablecer el equilibrio con estrategias creativas:

Con un reconocimiento de deuda, concretando la forma de pago de manera consensuada y justa para los dos. “Reconozco que te debo xxxx y te lo pagaré cuando xxxx, materializado en xxxxxx”.

Cuando se trata de algo “impagable”, el deudor expresará, desde el corazón, un sincero agradecimiento al acreedor. “Te reconozco y agradezco profundamente lo que me diste (o me estás dando)”.

El corazón no sabe de cuentas, pero procura no recibir mucho más de lo que das, por si un día la memoria del otro te pasa la factura.

Parejas Sin Fin

relaxation-1082170_1280

FUENTE: Plano Sin Fin

Etiquetado

El hombre que busco…

En una breve conversación, un hombre le pregunta a una mujer:

-¿Qué tipo de hombre estás buscando?

Ella se quedó callada un momento antes de verlo a los ojos y le preguntó:

-¿De verdad quieres saberlo?

Él respondió: -SÍ

Ella empezó a decir:

-Siendo una mujer en esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo sola no puedo hacer por mí. Yo pago todas mis facturas, yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre, yo estoy en la posición de preguntar: ‘¿Qué es lo que tú puedes aportar en mi vida?’

El hombre se le quedó mirando y pensó que ella se estaba refiriendo al dinero.

Ella, sabiendo lo que él estaba pensando, dijo: -No me estoy refiriendo al dinero, yo necesito algo más. Yo no necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida. Yo busco a alguien que luche por superarse, a alguien con quién conversar y que me motive a ser cada vez mejor. YO NO NECESITO A ALGUIEN MENTALMENTE SIMPLE E INMADURO. Quiero a alguien a quien admirar y que me admire por mí misma. Yo estoy buscando a alguien que luche por la tranquilidad espiritual, porque yo necesito a alguien con quien compartir mi Fe en Dios; un hombre que me ame, pero que ame a Dios por encima de todo.

No necesito a un hombre que luche por la perfección financiera, porque yo no busco riquezas. Busco a alguien que se esfuerce y trabaje hombro a hombro conmigo para sostener nuestro hogar, que no sea una carga más en espera de ser ‘mantenido’. Yo necesito a alguien lo suficientemente sensible para que me comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero lo suficientemente fuerte para darme ánimo y no dejarme decaer. Yo estoy buscando a alguien a quien pueda respetar. Para poder apoyar a ese hombre, debo respetarlo y que me respete por lo que valgo.

Busco a alguien en quien pueda confiar, que me respete como su pareja y mejor amiga. No a un hombre infiel, con un alma tan pobre que se irrespete a sí mismo entregándose a cualquiera solo por un momento de placer banal y animal. Busco a un hombre que pueda ser digno ejemplo para nuestros hijos, más no una vergüenza para ellos. Yo aspiro a atender a mi pareja, simplemente él tiene que merecérselo. Dios hizo al hombre y a la mujer en iguales condiciones para apoyarse mutuamente. Yo no puedo ayudar a un hombre inútil, que no se puede ayudar así mismo. Yo busco a un hombre sensible y con buenos sentimientos, porque él conocerá mis sentimientos con sólo mirarme a los ojos. Busco ternura.

Cuando ella terminó lo miró a los ojos y él se veía muy confundido y con interrogantes.

Él le dijo: -Estás pidiendo mucho.

Ella le contestó: -Yo valgo mucho.

El amor no debe ser una imposición; debe ser una decisión. Puedes disfrutar de tu soltería tanto como de una relación de pareja, pero eres tú quien decide en qué momento cambiarás de estado, porque siempre puedes escoger cómo vivirás tu vida emocional.

Walter Riso

5459170197_430d3a185b_b
Photo Credit: A. Pagliaricci ♦ via Compfight cc

Etiquetado ,

Yo no lleno vacíos, no tapo ausencias, no ocupo espacios: Yo amo

En el amor,  hay quien se enorgullece de curar heridas, ayudar a reconstruir mundos deshechos les da felicidad.Ser luz en momentos de oscuridades siempre una experiencia gratificante, pero… ¿qué pasa cuando estamos dedicando todo nuestro tiempo y energía en restaurar ilusiones añejas, desilusiones pasadas, sueños que alguien más se encargó de destruir?

Lo sé, te gusta estar ahí, quieres ver a esa persona levantarse, comenzar de nuevo, tú como el motor que servirá para recorrer nuevos caminos.

Lo cierto es que ese no es nuestro cometido, no has venido al mundo  para ser el bastón de otros,  o el hombro que servirá para acolchonar ilusiones rotas,  mucho menos un paño para secar lagrimas

Hay que tenerlo claro, ningún comienzo puede cimentarse en un suelo con grietas. En los desastres naturales, como en los amorosos, es necesario primero deshacerse de los residuos viejos, de los rastros de un  pasado que duele; solo así se podrá comenzar de nuevo.  Para esto es necesario no interferir en los procesos de duelo, cada quien sabe cómo curar sus heridas, tú no puedes ni debes limpiar el desastre que alguien más provocó , porque al final descubrirás que hay demonios con los que no puedes lidiar.

El amor es otra cosa, cuando realmente dos personas se aman, no hay necesidad de sustituir a nadie, ni luchar por un lugar que debería ser tuyo por añadidura. Se trata de construir nuevos sueños y no de cubrir vacíos, ni de llenar huecos, para que el amor sea entero, se necesitan dos almas libres, con corazones enteros, sin fantasmas.

Pero aun entendiendo esto, nos seguimos sintiendo atraídos por almas rotas

Las personas con alma rota han olvidado su valor como personas, necesitan reencontrar en su interior la fuerza necesaria para sanar, para empezar de nuevo. Desde afuera puedes ver el brillo, y eso te asombra. El problema es que ellos mismos no se reconocen.

Cuando un alma está rota, se convierte en un amor dependiente,  que tristemente se evapora cuando dejan de necesitar

Cuando alguien con el alma rota intenta amar, se vuelve desconfiado, celoso, llegando muchas veces al chantaje emocional.

Un alma rota, tiene heridas del pasado aun sin sanar, cuando aún hay dolores, también hay rencores, y frustraciones.

Merecemos mucho más, tu responsabilidad no es sanar,  no mereces un amor fragmentado, un amor que ama a medias, un amor que no ha podido olvidar.

No, no estamos para llenar vacíos, ni para sanar almas rotas. Estamos para amar.

Laura He

hands-437968_1280

Etiquetado ,

Te escojo a ti…

Te escojo a ti.

Para que nos compliquemos la vida juntos.

Todos tenemos esa persona que sin estar logra hacer que nos brille hasta la voz. Esa que hace que los ojos se nos llenen de amor ante sus palabras.

Me he dado cuenta de lo cierto que es, que de la nada llega alguien a tu vida, y te hace olvidar todo lo que pasó en el ayer para hacerte soñar con un mañana.

Y hoy. Ahora. En este segundo. Eres tú.

Yo te escojo a ti, para que nos compliquemos la vida juntos, pero salgamos adelante siempre. Porque aunque en algún momento parezca que todo anda mal, mi mano siempre podrás sujetar, y ten por seguro que jamás te voy a soltar ni dejar caer.

Siempre estaré ahí contigo, en tus mejores logros y en tus peores fracasos mucho más.

Juntos, haremos que esto crezca tanto y sea tan fuerte como el tallo de “las habichuelas mágicas”. Si los dos nos esforzamos y ponemos de nuestra parte, haremos de esto una relación bonita, no diré que “perfecta”, porque lo perfecto no existe, pero nos acercaremos lo más posible y sobre todo, seremos muy felices.

Estamos aquí, juntos. Y es así porque tenemos algo grande que hacer.

Desde este momento, te propongo ya no ser, tú y yo, sino nosotros.

FUENTE: Ser Mejor

IMG_4668

Etiquetado ,

Decálogo de la pareja feliz…

¿Qué es para ti una relación de pareja feliz?

Aquí tienes las diez claves para potenciar el bienestar en tu relación.

1. Evita las expectativas y no esperes de tu pareja lo mismo que harías tú.

Tampoco creas que puedes leer su mente y que sabes por qué hace las cosas. No anticipes ni hagas suposiciones, si tienes una duda, pregúntasela.

2. Antes de iniciar una discusión, piensa en si lo que vas a decir es constructivo o destructivo para la relación.

Ese puede ser un buen filtro para guiar tus conersaciones (revisa el post: Las 6 claves de la comunicación para CRECER en pareja).

3. Todos los defectos que percibas en é/ella, revísatelos.

La pareja es como un espejo y nos da la oportunidad de evolucionar personalmente.

4. Toca.

Besos, caricias, abrazos, encuentros sexuales… Potencia el contacto físico y erotiza el día a día.

5. Reserva espacios para compartir momentos juntos.

Y no solo momentos de practicar una actividad, sino también para mantener conversaciones íntimas, de esas que compartes solo con él/ella. Podéis hablar de vuestras emociones y pensamientos, de la relación, de vuestros sueños…

6. Permítete aprender de tu pareja (y con ella).

Piensa en lo que admiras de él/ella y házselo saber, puede ser tu mejor modelo para lograr ese cambio que te acercará al bienestar o, simplemente, para desarrollar una habilidad. También os podéis apuntar a aprender alguna cosa juntos. El aprendizaje en pareja es muy enriquecedor. ¿Recuerdas el post “Y tú, ¿a qué juegas con tu pareja?

7. Mantén un espacio individual.

Que la elección de estar con tu pareja sea desde la libertad y no desde la necesidad. Potencia tus momentos individuales dentro de la relación y anima a tu pareja a mantener también los suyos. Ten muy presente que los celos y la posesión no son más que una muestra de inseguridad. 

8. Aprende a tolerar (y a disfrutar) las diferencias.

No trates de cambiar a tu pareja. ¿Para qué estás con una persona a la que quieres modificar

9. Respeta sus emociones.

Ten en cuenta que no tiene por qué sentir lo mismo que tú, cada persona es única y siente de forma distinta. Y eso es precisamente lo que nos enriquece.

10. Cuida los pequeños detalles.

La relación cambia, evoluciona, pasa por distintas etapas… No es algo estático. Así que mantén la mente abierta a mejorar y a crecer juntos, para que tu pareja elija seguir estando contigo (y tú con él/ella).

En resumen: Sed amigos, amantes y apasionantes. 

Te animo a revisar este decálogo junto a tu pareja y ver cuáles son vuestros puntos fuertes y qué podéis mejorar. Sobre todo, no olvides que el cambio empieza por un@ mism@, así que no esperes a que tu pareja cambie para cambiar tú.

FUENTE: Placer con sentido

15392985556_8a7c6a552c_b

Photo Credit: bartron18 via Compfight cc

Etiquetado

¿Pareja es sinónimo de felicidad?…

Si bien es cierto que la pareja no da la felicidad, tampoco debe quitarla; es por ello que debemos elegir a quien sume algo a nuestra vida, y no a quién le reste.

El afecto que se genera en el interior de cada pareja tiene sentido si se convierte en una bomba de amor para las personas que les rodean.

Parejas Sin Fin

15063921906_c5a7d60a86_b
Photo Credit: Diógenes 😉 via Compfight cc

Etiquetado

Mala relación de pareja, 2 pasos para desengancharse…

Cuando alguien tiene una mala relación de pareja sufre una dependencia emocional tiene conciencia de ello, pero no se siente con la capacidad de desengancharse. Lo que puede hacer básicamente es los siguientes dos pasos:

 1.- Ser consciente y tener claro que la relación no funciona y no va a funcionar. En una primera etapa la persona se auto engaña y cree que está viviendo algo pasajero, que su pareja cambiará. Después deja de idealizar la relación inicial y comienza a ver las señales de la dependencia y del manejo emocional por parte del otro y esto genera más ansiedad. Es tan evidente que ya no da lugar a engaños. Es lo que es, no lo que queremos que sea. No te sientes feliz y estas llevando una vida que no es lo que tú quieres. Te darás cuenta en ese momento que no tienes objetivos. Las ilusiones se han perdido. No sabemos qué hacer, podemos incluso llegar a resignarnos, quizás es lo que merecemos o lo que nos ha tocado… no hay nada que hacer. SOBREVIVIR en lugar de VIVIR. Estamos dentro de una situación que no nos gusta pero que conocemos y salir de ahí nos da miedo. “Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.  El cambio de esta situación lo vemos como un abismo. Pensamos que después de esta relación no existe nada.

 2.- Nos da miedo el cambio, pero debemos plantearnos: ¿Que queremos?. A partir de ahí no va a ser un camino fácil, pero tenemos que tener claro nuestro objetivo: Dejar una relación que nos genera dependencia y no nos hace felices. Se trata posteriormente de ponernos manos a la obra y ver cómo hacerlo. Pedir ayuda a aquellos que ya nos decían que no veían la relación beneficiosa para nosotros. Será difícil, pero día a día veréis la luz que hay a final del túnel en el que estabais metidos.

Puede haber la posibilidad de que, aun intentándolo, no logremos cambiar y salir por si solos de la relación. Sería el momento de  buscar ayuda en la consulta de un psicólogo clínico.

Del túnel se puede salir, no es imposible con los pasos y apoyos adecuados. Dirige tus pasos hacia lo que quieres y no te conformes con una relación que no te hace disfrutar de la vida. La relación de pareja debe ser para disfrutarla, en ningún caso sufrirla.

Quien bien te quiere te hará reír, disfrutar, no llorar y sufrir.

Miguel A. Rizaldos Lamoca

6224310487_7b11a77a1b_b
Photo Credit: lauritadianita via Compfight cc

Etiquetado

El matrimonio es mucho más que amor…

Si tienes pareja y estáis muy enamorados, tarde o temprano a alguno de los dos se le pasará por la cabeza la idea de casarse o por lo menos de formalizar el compromiso. Pero el matrimonio es mucho más que amor. Por eso, a muchas personas le surge la duda de si la persona con la que mantienen una relación romántica es realmente la adecuada para casarse. Pero tener dudas sobre esto esto es completamente normal, es más, es incluso saludable.

Felicidad y apoyo emocional en el matrimonio

No puedes esperar ser siempre igual de feliz en tu vida matrimonial. Toda relación de pareja pasa por altibajos, las cosas cambias y las circunstancias de la vida influyen en una relación de manera importante. Los hijos, las enfermedades, la familia política, el trabajo o las relaciones personales, entre otros, pueden causar cambios importantes.

Teniendo esto en cuenta, lo que tienes que considerar no es si vas a ser siempre feliz con tu pareja, sino si esa persona es capaz de brindarte el apoyo emocional necesario en los momentos difíciles y también si tú estás dispuesta a hacer lo mismo.

En este sentido, sabrás que tu pareja es la persona adecuada para casarte si te ayuda a ser mejor persona, si te apoya para que sigas adelante con tus sueños, tanto emocional como intelectualmente, y si valora tu bienestar emocional más allá de sus propios intereses o necesidades.

La persona adecuada para casarse no debería ser negativa, ni egoísta. Tampoco debería avergonzarse de nada que tenga que ver contigo, y debería ser honesta con lo que piensa de ti. Además, debería ser una persona trabajadora que valorara tu trabajo o dedicación de la misma manera que valora lo que él/ella hace.

Afectividad, sexualidad y amor

La persona adecuada para casarse debería ser alguien que comprende tus necesidades y tus inquietudes personales, tanto a nivel emocional como en lo que se refiere a la sexualidad.

“Te quiero” debería ser algo más que una frase. Con la persona adecuada, las palabras de amor son actos de amor, son sensaciones, son detalles. Una persona que te ama de verdad lo hace más allá del acto sexual, e incluso en ese momento deberías poder sentir toda la esencia de esa relación, incluida la confianza, el respeto, el cariño o el deseo más allá de lo meramente físico.

Además, la persona con la que decides pasar el resto de tu vida y con la que quieres comprometerte deberías ser también un buen amigo, y una persona con la que puedes disfrutar de todo lo que la vida te ofrece. El tiempo de ocio es importante para las parejas, y tener intereses comunes, o al menos mostrar interés en descubrir lo que le gusta al otro, es fundamental.

No puedes olvidar que la persona adecuada debería ser amable, considerada y cortés, y que es en las pequeñas cosas de la vida, en esas que pasan a diario, donde uno muestra cómo es, y donde puedes ver todo el cariño y la bondad de una persona.

Metas y valores

Tener metas y valores comunes es fundamental para empezar una vida en común. Tener opiniones y gustos diferentes no es un problema, siempre y cuando se tenga un objetivo común.

En realidad, diferir en algunos puntos le puede dar interés a una relación y puede ser una fuente de enriquecimiento mútuo. Pero el entendimiento previo y la disposición a la comunicación abierta y sincera debe ser un hecho. Si tienes que reprimir tus pensamientos para no ofender a tu pareja tendrás muchos problemas en el futuro.

Ten en cuenta que lo único seguro y constante en la vida es el cambio, y la persona adecuada debe estar dispuesta discutir cuestiones que surgirán a lo largo del matrimonio, y a plantear y aclarar preguntas y temas que surgirán después. Tener metas y valores comunes facilita la adaptación y el avance.

Confianza y honestidad

La honestidad es fundamental en la vida de pareja. Por eso, la persona adecuada será capaz confiar en ti sin controlarte ni limitarte. No deberías de necesitar poner límites a ti privacidad. La persona adecuada respetará tu espacio y tu tiempo, es más, te animará a que lo tengas. Compartir la vida con alguien no significa someterte ni evadirte del mundo.

Tener tiempo para uno mismo y desarrollarse implica cierta independencia. Crecer juntos sí, pero solos no. Todos necesitamos sentirnos seguros de nosotros mismos, y eso no significa hacer de menos a nadie.

FUENTE: La Mente es Maravillosa

6520050791_696a09f0eb_b

Photo Credit: Davide Vosti via Compfight cc

Etiquetado , ,

Ni contigo, ni sin ti…

Hasta dónde aguantar la indecisión del otro, decenas de miles de personas en todo el mundo son víctimas de las inseguridades sentimentales de sus parejas, quienes, además de causarles un tremendo dolor, les exigen «paciencia». ¿De qué paciencia hablan?.
https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=WCQUnZwsJug

FUENTE: Phronesis

Etiquetado , ,

7 frases que nunca debes decirle a tu pareja…

 

Muchas veces las personas se sienten tan cómodas con alguien que dicen todo lo que se les viene a la cabeza sin medir las consecuencias. Y es que por mucha confianza que exista se debe tener cuidado a la hora de abrir la boca, podes llegar a herir gratuitamente a quien amas.

Según Judy Ford, psicoterapeuta y autora de Every Day Love, “hablar con amabilidad es una habilidad que las parejas tienen que aprender. Todos se sienten maltratados por la vida y el mundo exterior. No debes sentirte de esa manera en tu casa “.

Por ello, aquí te dejamos con algunas frases que deberías evitar en el matrimonio o relación de pareja.

1. “Eres como tu madre (padre, hermano, etc.)”

Julie Orlov, psicoterapeuta, conferencista y autora de The Pathway to Love (El Camino al amor) señala que “es desagradable y menospreciante, poner en evidencia los peores rasgos de la familia”. Si estás a punto de decir una barbaridad acerca de sus parientes, detente y piénsalo bien.
Según Ford, debes evitar el insulto y realizar una petición razonable, por ejemplo si él suele dejar los platos sucios (como su padre o hermano), dile “Amor, cuando hayas terminado tu sándwich, ¿puedes lavar tu plato?”. De esta forma, puedes cumplir tu objetivo sin hacerle daño.

2. “¿Cuando vas a encontrar un nuevo trabajo?”

Lo primero que debes hacer, sugieren los expertos, es averiguar por qué crees que tu pareja necesita un nuevo trabajo. Si es por la cantidad de tiempo que pasa fuera del hogar, o porque crees que merece algo mejor, o porque su sueldo es insuficiente. “Antes de decir algo que podría ser perjudicial para el otro, debes pensar en tus propios problemas”, dice Ford.

Y es que podrías terminar atacando su capacidad para soportar o financiar a la familia. Por ejemplo, “Una parte de cómo un hombre se evalúa a sí mismo es por lo bien que puede hacerse cargo de su familia”, dice Ford, y en este sentido recriminarle su trabajo es una forma de hacerlo. Una buena forma de evitar esto es tener conversaciones regularmente en torno al empleo, las ambiciones profesionales de ambos y también las preocupaciones presupuestarias de cada uno.
“Es una oportunidad para hablar sobre su estilo de vida y cómo quieren vivir”, explica la experta.

3. “Mi mamá me advirtió que me ibas a hacer esto”

Orlov señala que nunca debes permitir que las opiniones de otras personas influyan o dicten pautas en tu relación, y si tu madre tenía aprensiones en torno a tu pareja no es bueno gritárselo en la cara. Lo mejor, es centrarse en lo que te hace enojar y no recurrir a argumentos baratos como “mi mamá me lo dijo”, pues no ayuda a solucionar el problema.

4. “Déjalo ahí, mejor lo hago yo”

De acuerdo a Ford esto es perjudicial para la relación porque es degradar el desempeño del otro y hacerle ver que sus esfuerzos están por debajo de los tuyos. Si esta situación es recurrente, es posible que tu pareja piense que no puede hacer nada bien.
Lo mejor, según la especialista, es que si la persona está realizando una tarea y crees que lo está haciendo mal, evaluar si realmente es que lo hace de manera diferente a la que tú sueles hacerlo o en definitiva está equivocado.

5. “Tu siempre … ” o “Tu nunca …”

Ford recomienda jamás decir estas frases, “porque se establece instantáneamente un tono negativo, que pone fin a la comunicación y pone a la otra persona a la defensiva.” Estas afirmaciones suelen hacer que el otro se sienta atacado y reaccione ofuscado. Siempre apunta al problema en particular y evita generalizar.
Si es un problema recurrente, explícale cómo te hacen sentir sus acciones y pregúntale si está dispuesto a cambiar esa actitud. Según la autora, la mayoría de los hombres y mujeres están dispuestos a cambiar prácticamente cualquier cosa si te hace feliz y se lo pides con amor.

6. “¿Realmente piensas que esos pantalones te favorecen?”

Si bien puede que estés tratando de ser una persona sincera, este comentario puede interpretarse como un insulto y menoscabo a su autoestima. Si quieres mostrar preocupación por su apariencia lo mejor es destacar lo bueno primero. Por ejemplo: “Tus ojos son hermosos y el color de esa camisa les quita protagonismo y no los deja que se puedan apreciar en su totalidad”.

7. “Mmmm, ¿vas a salir con ellos otra vez?”

No estamos obligados a querer a sus amigos, o peor aún, fingir que te simpatizan. Pero es una pésima idea criticar su mala elección de amigos y gritarle en su cara cuánto los desprecias. Así como tú elegiste a tus amigos libremente, tu pareja también tiene derecho a hacerlo. Además, no por estar casados o vivir juntos, significa que no puedan tener actividades por separado. Es importante que cada uno tenga su espacio. Por otro lado, si su amigo es una persona despreciable, es probable que tu pareja se dé cuenta por si sola de la situación.

FUENTE: PHRONESIS

13402543533_0bc06042e6

Photo Credit: Chema Concellon via Compfight cc

Etiquetado