Archivo de la etiqueta: mariobenedetti

Amor de tarde…

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos.

y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
o dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oído que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrías acercarte de sorpresa
y decirme “¿Qué tal?” y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tú con el tizne azul de mi carbónico.

Mario Benedetti

Orhan-j-20

Etiquetado

Viceversa…

Tengo miedo de verte

necesidad de verte

esperanza de verte

desazones de verte

 

tengo ganas de hallarte

preocupación de hallarte

certidumbre de hallarte

pobres dudas de hallarte

 

tengo urgencia de oírte

alegría de oírte

buena suerte de oírte

y temores de oírte

 

o sea resumiendo

estoy jodido y radiante

 

quizá más lo primero

que lo segundo

y también viceversa.

 

Mario Benedetti

P1030438_2

Etiquetado

Su amor no era sencillo…

Los detuvieron por atentado al pudor.

Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse.

En realidad, su amor no era sencillo.

Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales. 

 

Mario Benedetti

1118

Etiquetado ,

Traspasando l??mites…

Cada vez que nos acercamos a un límite este desaparece.

Es similar a la línea del horizonte en el mar, cada vez que intentamos acercarnos a ella se aleja.

Algo parecido nos sucede en nuestra vida, nos llenamos de objetivos que alcanzar, creemos que al conseguir un buen puesto de trabajo, un buen coche, una casa en una buena zona, una familia… obtendremos la felicidad, la estabilidad y el equilibrio.

Con la edad vamos consiguiendo los objetivos pero nuestras expectativas no se cumplen, como el horizonte, cada vez que nos acercamos a ellas, se mueven.

¿Para qué nos sucede esto?

La importancia de la localización,

Muchas cuestiones no son mejores ni perores sino que no están colocadas en el lugar más oportuno yocurre que quizá el objetivo no está en el fin, sino en disfrutar aprendiendo el camino… 

 

Maru Canales

Pink

Etiquetado ,

Hagamos un trato…

Compañera,

usted sabeque puede contar conmigo,

no hasta dos ni hasta diez

sino contar conmigo.

 

Si algunas veces advierte que la miro a los ojos,

y una veta de amor reconoce en los míos,

no alerte sus fusiles

ni piense que deliro;

a pesar de la veta,

o tal vez porque existe,

usted puede contarconmigo.

 

Si otras veces

me encuentra huraño sin motivo,

no piense que es flojera

igual puede contar conmigo.

 

Pero hagamos un trato:

yo quisiera contar con usted,

es tan lindo saber que usted existe,

uno se siente vivo;

 

y cuando digo esto

quiero decir contar

aunque sea hasta dos,

aunque sea hasta cinco.

 

No ya para que acuda presurosa en mi auxilio,

sino para saber a ciencia cierta

que usted sabe que puede contar conmigo.

 

Mario Benedetti

Trato

Etiquetado

Si Dios fuera una mujer…

¿Y si dios fuera mujer?     

pregunta juan sin inmutarse    

 

vaya vaya si dios fuera mujer     

es posible que agnósticos y ateos     

no dijéramos no con la cabeza     

y dijéramos sí con las entrañas

 

tal vez nos acercáramos a su divina desnudez     

para besar sus pies no de bronce     

su pubis no de piedra     

sus pechos no de mármol     

sus labios no de yeso

 

si dios fuera mujer la abrazaríamos     

para arrancarla de su lontananza     

y no habría que jurar     

hasta que la muerte nos separe     

ya que sería inmortal por antonomasia     

y en vez de transmitirnos sida o pánico     

nos contagiaría su inmortalidad    

 

si dios fuera mujer no se instalaría     

lejana en el reino de los cielos     

sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno     

con sus brazos no cerrados     

su rosa no de plástico     

y su amor no de ángeles    

 

ay dios mío dios mío     

si hasta siempre y desde siempre     

fueras una mujer     

qué lindo escándalo sería     

qué venturosa espléndida imposibe     

prodigiosa blasfemia.

 

Mario Benedetti

Mujer-corse

Etiquetado

Soledades…

Ellos tienen razón

esa felicidad

al menos con mayúscula

no existe

ah pero si existiera con minúscula

seria semejante a nuestra breve

presoledad.

 

Después de la alegría viene la soledad

después de la plenitud viene la soledad

después del amor viene la soledad.

 

Ya se que es una pobre deformación

pero lo cierto es que en ese durable minuto

uno se siente

solo en el mundo.

 

Sin asideros

sin pretextos

sin abrazos

sin rencores

sin las cosas que unen o separan

y en es sola manera de estar solo

ni siquiera uno se apiada de uno mismo.

 

Los datos objetivos son como sigue.

 

Hay diez centímetros de silencio

entre tus manos y mis manos

una frontera de palabras no dichas

entre tus labios y mis labios

y algo que brilla así de triste

entre tus ojos y mis ojos

claro que la soledad no viene sola.

 

Si se mira por sobre el hombro mustio

de nuestras soledades

se vera un largo y compacto imposible

un sencillo respeto por terceros o cuartos

ese percance de ser buena gente.

 

Después de la alegría

después de la plenitud

después del amor

viene la soledad.

 

Conforme

pero

que vendrá después

de la soledad.

 

A veces no me siento

tan solo

si imagino

mejor dicho si se

que mas allá de mi soledad

y de la tuya

otra vez estas vos

aunque sea preguntándote a solas

que vendrá después

de la soledad.

 

Mario Benedetti

S6001842

Etiquetado

El sexo de los ??ngeles…

Una de las más lamentables carencias de información que han padecido los hombres y mujeres de todas las épocas, se relaciona con el sexo de los ángeles. El dato, nunca confirmado, de que los ángeles no hacen el amor, quizá signifique que no lo hacen de la misma manera que los mortales.

Otra versión, tampoco confirmada pero más verosímil, sugiere que si bien los ángeles no hacen el amor con sus cuerpos (por la mera razón de que carecen de los mismos) lo celebran en cambio con palabras, vale decir con las adecuadas.

Así, cada vez que Angel y Angela se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mirarse, seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, son angelicales.

Y si Angel, para abrir el fuego, dice: “Semilla”, Angela, para atizarlo, responde: “Surco”. El dice: “Alud” y ella, tiernamente: “Abismo”.

Las palabras se cruzan, vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos.

Angel dice: “Madero”. Y Angela: “Caverna”.

Aletean por ahí un Angel de la Guarda, misógino y silente, y un Angel de la Muerte, viudo y tenebroso. Pero el par amatorio no se interrumpe, sigue silabeando su amor.

El dice: “Manantial”. Y ella: “Cuenca”.

Las sílabas se impregnan de rocío y, aquí y allá, entre cristales de nieve, circulan el aire y su expectativa.

Angel dice: “Estoque”, y Angela, radiante: “Herida”. El dice: “Tañido”, y ella: “Rebato”.

Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno, los cirros y los cúmulos, los estratos y nimbos, se estremecen, tremolan, estallan, y el amor de los ángeles llueve copiosamente sobre el mundo.

 

Mario Benedetti

Pueden-aparecer-los-angeles-como-humanos

Etiquetado

Botella al mar…

Pongo estos seis versos en mi botella al mar

con el secreto designio de que algún día

llegue a una playa casi desierta

y un niño la encuentre y la destape

y en lugar de versos extraiga piedritas

y socorros y alertas y caracoles.


Mario Benedetti

Botella_al_mar

 

Etiquetado

Aliados on??ricos…

Dale vida a tus sueños aunque te llamen loco,

no los dejes que mueran de hastío, poco a poco,

no les rompas las alas, que son de fantasía,

y déjalos que vuelen contigo en compañía.

 

Mario Benedetti

Lluve

Etiquetado