Archivo de la etiqueta: emociones

Llorar libera emociones negativas…

Cuando lloramos, en la mayoría de los casos, encontramos como primera reacción el intento, por parte de nuestro entorno, de aplacar nuestro llanto. Son típicas expresiones como: No llores, Se te ve muy feo cuando lloras, Él/ella no merece tus lágrimas, El llorar no va a solucionar tus problemas, etc. Si bien estas expresiones buscan el consuelo en nosotros, ejercen el efecto contrario, dado que nos sentimos frustrados al no ser comprendidos.

Culturalmente LLORAR se ha asociado a DEBILIDAD, por ello muchas personas intentan reprimir el llanto, sobretodo públicamente. Esto emocionalmente es una bomba de relojería. Tanto las emociones positivas como las negativas han de ser expresadas logrando así un compendio emocional equilibrado.

EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS

Dejando atrás los tabúes, LLORAR ES BENEFICIOSO PARA LA SALUD. Se produce una liberación de adrenalina, hormona segregada en situaciones de estrés, y noradrenalina, hormona que actúa como neurotransmisor que contrarresta el efecto de la adrenalina.

El efecto de ambas hormonas produce en el organismo una sensación de DESAHOGO y TRANQUILIDAD, el cuerpo se relaja y en muchas ocasiones la persona se queda dormida después de un episodio de llanto. Por ello, el dejar liberar todas estas emociones negativas que nos sobrepasan en determinados momentos de nuestra vida, ayuda al bienestar posterior y se convierte en un aprendizaje propio sobre como gestionarnos emocionalmente.

Tan beneficioso es REIRSE como lo es LLORAR, puesto que ambos son estados emocionales innatos en el ser humano que lo ayudan a liberar emociones tanto positivas en el caso de la risa, como negativas en el del llanto. Las dos formas de expresión de sentimientos son necesarias para que la persona gestione correctamente su estado de ánimo. De la misma manera que el fijarse en tan sólo una de ellas, como el hecho de estar todo el día riendo reprimiendo el llanto, o todo el día llorando reprimiendo la risa, suponen un malestar emocional difícil de controlar.

Por tanto, que no nos de miedo el expresar como nos sentimos, primero nos ayudará a sentirnos mejor y segundo ayudará a que las personas que nos rodean y nos quieren entiendan cuál es nuestro estado de ánimo y puedan actuar en consecuencia siempre respetando que para nosotros es necesario estas formas de expresión.

CIARA MOLINA

387330_590532700966154_682497081_n

Anuncios
Etiquetado ,

El contagio de las emociones…

En la Mirada de Elsa, veremos otro tipo de contagio: el de las emociones, esencial para la supervivencia de los animales sociales.

 

Etiquetado , ,

Ser uno mismo…

Ser uno mismo sin morir en el intento es toda una heroicidad, teniendo en cuenta los hilos que mueven a la sociedad actual, la obsesión por la uniformidad y la sumisión a las modas. Todo es tan pasajero, se mueve el mundo tan rápido que la labor de aprender a ser uno mismo parece algo dificil de lograr por la paciencia, la lentitud y la disciplina que requiere.

Y, para mí crecer pasa por educarse en ser uno mismo, en conocerse cada día un poquito, en dedicar el tiempo a preguntarme quién soy, cómo me relaciono conmigo mismo y con los demás, qué quiero, qué evito, qué temo, qué amo…. y tantos interrogantes todos dirigidos a desvelar el misterio de quién soy y cómo quiero que sea mi vida.

Ojalá y nos educáramos a nosotros mismos y también a nuestros hijos en el arte de ser uno mismo. Porque la paz con uno mismo empieza en el momento en que me escucho, me hago caso y decido ser yo mismo/a con total responsabilidad.

Mayte Saavedra, directora del Portal de Inteligencia Emocional

001616

 

 

Etiquetado

Lo que nos pasa por dentro…

Eduard Punset (Barcelona, 1936) es un fenómeno sin precedentes en España. Haber vendido más de un millón de libros de no-ficción, sobre todo de temas científicos, y dirigir a la vez un programa de televisión, “Redes”, en antena desde hace 16 años, una revista mensual (del mismo nombre) y una fundación dedicada a la investigación social lo convierten en un caso único en el ecosistema cultural. Reinventándose continuamente (fue ministro de Suárez, conseller de Tarradellas, cargo del FMI…), basta citar tres muestras de su enorme popularidad: tiene un imitador en ‘Polònia’, anuncia pan de molde en la tele, como si fuera un futbolista, y le siguen más de 800.000 personas en facebook. Ahora acaba de publicar “Lo que nos pasa por dentro” (Destino), un libro en el que pasa revista al estado emocional de la gente basándose, como siempre, en los avances científicos más recientes. Nos recibió en su casa de Madrid, mientras se recupera de una fractura de tibia y peroné.

Parece que no somos muy buenos gestionando nuestras emociones…
Es impresionante darse cuenta de que un 30% de la gente vive en la soledad, la tristeza, o el estrés. Al menos diez millones de personas en España se sienten así, y nadie se ocupa de ellas. Mi fundación tiene un grupo de una docena de psicólogos clínicos que contesta por Internet a las preguntas de la gente, e intercalo eso en mi libro. Nos hemos involucrado con las redes sociales. El gran vacío de nuestra sociedad es que no aprovechamos los descubrimientos científicos en el ámbito psicológico. Ya hay soluciones para acabar con todo este sufrimiento y nadie se preocupa de ello.

Es la paradoja que experimenta el lector de su libro: si ya se sabe cómo arreglarlo, ¿por qué no se hace?
Es tremendo, me produce una inmensa tristeza. Yo voy a los laboratorios, me explican, por ejemplo, cómo a través de la epigenética se pueden detectar en el vientre de la madre determinadas cosas; o el gran descubrimiento, consensuado universalmente, de la gestión emocional, y nadie hace ni puto caso, no se explica que con tu experiencia individual puedes incidir en tu estructura cerebral genética. Usted y yo hemos crecido en un mundo en que nos decían que la genética era la dada al nacer y ya está, y esto ha cambiado. Ser feliz es cuestión de voluntad.

Cuéntenos otro descubrimiento importante.
Dos grupos de ratones: en uno de ellos, la madre lame a sus crías; en el otro, la madre pasa de ellos. Resultado: los primeros viven más años.

Punset_3

Sigue leyendo

Etiquetado , ,

Gestionar las emociones…

Por fin estamos tomando conciencia de que hay vida antes de la muerte. En este programa especial de Redes, puedes explorar algunas de las claves de lo aprendido en los últimos años para encarar el gran desafío de difundir el aprendizaje social y emocional en todos los ámbitos de la sociedad.

Consejo emocional: Debemos aprender a gestionar las emociones, de acuerdo. Sin reprimirlas, de acuerdo. Pero también sin dejarnos que nos tomen de rehenes.

Etiquetado ,

Si no hay ma??ana…

Todos los días al despertarnos deberíamos agradecer por un día más! Y preguntarnos, ¿Si no hay mañana? Para poder disfrutar al máximo de todo lo que nos regala la vida.

Etiquetado ,

Mejora tus relaciones…

La imitación es una facultad automática ligada a la actividad de las neuronas espejo. No solo sentimos lo que la otra persona siente cuando la vemos actuar o adoptar una postura específica, sino que también podemos adivinar sus intenciones y sentimientos. Si nuestro interlocutor se mueve como nosotros, tiene la misma mímica, nos sentimos comprendidos, estamos en la misma longitud de onda, tenemos la impresión de compartir la misma experiencia. La sincronía es una herramienta natural de la relación. Alguien nos parece simpático cuando está en simpatía con nosotros, es decir, cuando las neuronas espejo vibran al unísono, cuando compartimos las mismas posturas, los mismos gestos, … en pocas palabras, cuanto más podamos indentificarnos con él. Y cuando manifiesta sensibilidad frente a nuestra experiencia emocional y sabe hacer gala de empatía…”

“…En las relaciones humanas, el miedo crea el peligro. Cuando se tiene miedo, se está tenso. A través de la distorsión del fenómeno universal de la sincronía, el interlocutor también está tenso. Si es muy consciente de sí mismo, podría decirse: “Vaya, tiene miedo”, pero por lo general la persona no indentificará más que una ligera tensión en ella y no se sentirá muy a gusto. Cuando confiamos, nos dirigimos a la mejor parte de las personas, y lo sienten. En cambio, si no se trata de confianza de verdad sino del miedo al enfrentamiento, también lo sienten…”

“… Desarrollar la inteligencia de nuestras emociones, la inteligencia de las motivaciones de nuestros comportamientos, nos permitirá desarrollar la inteligencia de la emoción del otro, la inteligencia de las emociones de sus comportamientos y, por tanto, la inteligencia de los bucles retroactivos que dirigen nuestras relaciones. Cuanto más identifiquemos los mecanismos psíquicos que nos animan, más capaces seremos de identificarlos también en los demás, de abandonar los juicios de valor en beneficio de la empatía. Poco a poco se elaborará en nosotros la conciencia de la interactividad. No actuaremos, sino que interaccionaremos. No seremos sino que inter-seremos. No hay que olvidar que si la sociedad, el contexto y los demás tienen el poder sobre nosotros, también nosotros lo tenemos sobre ellos. Una vez recuperado el timón de nuestra vida, podremos dirigirnos hacia la realización de nuestros valores y hacernos conscientes de la fuerza POSITIVA que podemos llegar a ejercer sobre los demás…”

Del artículo “Mejora tus relaciones”, Isabelle Filliozat.

Neuronas_espejo

Etiquetado ,

??C??mo enfrentas las emociones?…

Empecemos por respuestas comunes e ineficaces. Suelen ser con las que, lamentablemente, estamos más familiarizados.

  • Podemos ignorarlas, hacer que “aquí no pasa nada”, evidentemente esto no las hará desaparecer. Ahí permanecerán hasta que las resuelvas. No se evaporarán, te lo aseguro.
  • Podemos suprimirlas, pero saldrán por otro lado, no tengas duda .
  • Podemos regodearnos en ellas y hundirnos en la autocompasión, pero esto no mejora la situación. Al contrario el victimismo se alimenta a sí mismo hasta convertirse en un monstruo ingobernable que termina devorándonos.
  • Podemos tratar de competir con otros diciendo: ¿Crees que las cosas te van mal? ¡Pues a mí me van peor!. Una actitud bastante infantil… No hace falta recurrir a nuestro viejo refranero: “mal de muchos, consuelo de tontos”, para darnos de cuenta de lo obsurdo de esta actitud.

 La actitud más inteligente es descartar la opción de cualquiera de estas típicas respuestas.  Lo recomendable consiste en saber que es necesario transformarlas, debemos por muy difícil que nos parezca enfrentarnos eficazmente a los problemas, sin permitir que  estos se enquisten. Utilizando a nuestro favor la sabiduría que contienen nuestras emociones será más fácil buscar soluciones al problema.

Actuar de este modo conlleva un esfuerzo, si.  Es, aparentemente más sencillo no hacer nada, desde luego. Como también es infinitamente más cómodo ser desgraciado que feliz. Para ser un verdadero desgraciado basta con quedarse en un rincón lamentándose del infortunio, lamiéndose las heridas y responsabilizando al mundo de la situación. No hace falta hacer el más mínimo esfuerzo, sin embargo, ser moderadamente feliz requiere trabajar por ella. Pero claro, supongo que merece la pena no ejercer de vago redomado, ¿no?.

No somos responsables de las emociones, pero si de lo que hacemos con ellas. Jorge Bucay

Fco_emociones_salud_1

 

Etiquetado

Compartir emociones…

Cuando estamos alegres o estamos tristes, en un caso o en otro, es necesario contar con el apoyo y la compañía de aquellas personas con las que mantenemos una relación íntima. Es importante que contemos con personas que merecen nuestra confianza cuando nos sentimos tristes o con las que compartir nuestras alegrías. Pueden ser familiares, amigos, nuestra pareja, nuestro terapeuta, etc. lo fundamental es que se trate de relaciones transparentes, auténticas y sanas.

Como dice un proverbio sueco: “Una alegría compartida se transforma en doble alegría, una pena compartida, en media pena”.

Y, tú, ¿mantienes relaciones íntimas basadas en la confianza?, ¿estás satisfecho/a con tus relaciones íntimas?, ¿a quién acudes cuando te sientes triste?, ¿con quién compartes tu alegrías?

 

Mayte Saavedra, Directora del Portal de Inteligencia Emocional.

Alegrian

 

Etiquetado

La salud y las emociones…

El Dr. Jorge Carvajal, pionero en Medicina  Bioenergética, habla…

Del miedo:

El temor, que es la ausencia de amor, es la gran enfermedad, el común denominador de buena parte de las enfermedades que hoy tenemos. Cuando el temor se queda congelado afecta al riñón, a las glándulas suprarrenales, a los huesos, a la energía vital, y puede convertirse en pánico.

De la ira:

La ira es santa, es sagrada, es una emoción positiva porque te lleva a la autoafirmación, a la búsqueda de tu territorio, a defender lo que es tuyo, lo que es justo. Pero cuando la ira se vuelve irritabilidad, agresividad, resentimiento, odio, se vuelve contra ti, y afecta al hígado, la digestión, el sistema inmunológico.

De la tristeza:

La tristeza es un sentimiento que puede llevarte a la depresión cuando te envuelves en ella y no la expresas, pero también puede ayudarte. La tristeza te lleva a contactar contigo mismo y a restaurar el control interno. Todas las emociones negativas tienen su propio aspecto positivo, las hacemos negativas cuando las reprimimos.

De la ansiedad:

La ansiedad es un sentimiento de vacío, que a veces se vuelve un hueco en el estómago, una sensación de falta de aire. Es un vacío existencial que surge cuando buscamos fuera en lugar de buscar dentro. Surge cuando buscamos en los acontecimientos externos, cuando buscamos muletas, apoyos externos, cuando no tenemos la solidez de la búsqueda interior. Si no aceptamos la soledad y no nos convertimos en nuestra propia compañía, vamos a experimentar ese vacío y vamos a intentar llenarlo con cosas y posesiones.
Pero como no se puede llenar con cosas, cada vez el vacío aumenta.

Del estrés:

El estrés viene de la competitividad, de que quiero ser perfecto, quiero ser mejor, de que quiero dar una nota que no es la mía, de que quiero imitar.Y realmente sólo se puede competir cuando decides ser tu propia competencia, es decir, cuando quieres ser único, original, auténtico, no una fotocopia de nadie. El estrés destructivo perjudica el sistema inmunológico. Pero un buen estrés es una maravilla, porque te permite estar alerta y despierto en las crisis, y poder aprovecharlas como una oportunidad para emerger a un nuevo nivel de conciencia.

De la alegría:

La alegría es la más bella de las emociones porque es la emoción de la inocencia, del corazón, y es la más sanadora de todas, porque no es contraria a ninguna otra. Un poquito de tristeza con alegría escribe poemas.. La alegría con miedo nos lleva a contextualizar el miedo y a no darle tanta importancia. La alegría suaviza todas las otras emociones porque nos permite procesarlas desde la inocencia. La alegría pone al resto de las emociones en contacto con el corazón y les da un sentido ascendente. Las canaliza para que lleguen al mundo de la mente.

Adaptado de una entrevista en Integral Love.

Aunmasllanto

 

Etiquetado ,