Archivo de la etiqueta: budismo

Lo absurdo de preocuparse siempre…

Shantideva hace una muy sencilla y poderosa analogía, que nos puede ayudar a entender cómo, si bien nunca podremos controlar el mundo externo, hay algo que podemos hacer para evitar contrariedades:

¿Dónde podría yo encontrar tela suficiente  para cubrir la superficie de la tierra?

Pero (usando) tela solamente en las suelas de mis zapatos es equivalente a cubrir la tierra con ella.

Asimismo, no es posible que yo logre  controlar el curso externo de las cosas.

Pero puedo controlar mi propia mente, ¿Qué necesidad tendría entonces de controlar lo demás?

FUENTE: PijamaSurf

 

Guardar

Etiquetado

¿Qué dice el budismo sobre el sufrimiento humano?…

Las enseñanzas del budismo suelen centrarse en propiciar la liberación del sufrimiento y el camino que debemos recorrer para alcanzar la iluminación total, siempre procurando el beneficio de todos los seres. Parte de esta tradición es el tema del sufrimiento, el cual es tratado por el budismo en las llamadas cuatro verdades nobles.

Las cuatro verdades nobles dictan lo siguiente:

Primera verdad

La vida está llena de sufrimiento. Los humanos enfrentamos de manera constante ira, miedos y distintos tipos de tristeza. El nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte son sufrimiento, pues representan la separación de lo que es agradable o el fracaso en la obtención de lo que se desea. La continuación de esta idea se encuentra en las siguientes cuatro verdades.

Segunda verdad

El sufrimiento es consecuencia del apego. Dado que nos aferramos a las metas, los objetos y las personas, sufrimos cuando las perdemos, pero en realidad todo es transitorio. El deseo también genera sufrimiento, ya que las expectativas llevan a la decepción.

Tercera verdad

El cese del sufrimiento es posible mediante el desapego. Es necesario renunciar al deseo.

Cuarta verdad

El camino hacia el propio mejoramiento es el camino óctuple, un método que consiste en moderar la gratificación hedonista con la autonegación ascética; es decir, elegir el camino correcto y tener como finalidad el mindfulness y la sabiduría luminosa.

Estas cuatro verdades nobles deben comprenderse mediante un esquema sencillo: la primera verdad debe reconocerse y comprenderse, la segunda verdad debe abandonarse, la tercera verdad debe ser realizada (cesar el sufrimiento por el apego y el deseo) y la cuarta verdad debe ser desarrollada, pues se trata de un camino hacia la iluminación.

La popularidad del budismo en Occidente parece ir en aumento. Aprovechemos este fenómeno para retomar las ideas que puedan ayudarnos a construir un mejor mundo y a desarrollar nuestras capacidades espirituales.

FUENTE: HARMONIA

21844757286_a4dc3c3ebb_b

Photo Credit: Jose Bodalo Flickr via Compfight cc

Guardar

Etiquetado

No creas…

No creas en algo simplemente porque lo has oído.

No creas en algo simplemente porque es dicho y muchos lo rumoran.

No creas en algo simplemente porque se encuentra escrito en los libros religiosos. No creas en algo meramente por la autoridad de tus maestros y ancianos.

No creas en tradiciones porque han pasado de mano en mano durante muchas generaciones.

Sólo después de observar y analizar, cuando encuentres algo que es acorde a la razón y conducente al bien y benéfico para uno y para todos, entonces acéptalo y vive según eso.

Sidharta Gautama

ancient-1807518_1280

Guardar

Guardar

Etiquetado

Dechen…

Nuestra sociedad perfectamente estructurada nos ha hecho creer que hay un manual para todo, que si damos los pasos adecuados obtendremos los resultados deseados. Ese mensaje nos ha convertido en maniáticos del control. Nos ha transformado en personas que pretenden que las cosas funcionen según sus expectativas, personas que intentan controlar cada detalle, para que nada se salga del guión.

Sin embargo, una de las lecciones más difíciles que la vida se encarga de enseñarnos es que existe el caos, que seguir una serie de pasos perfectamente estructurados no nos garantiza el éxito y que las cosas no siempre ocurren cuando estamos preparados. La adversidad puede golpearnos en cualquier momento, y si nos aferramos al control y pretendemos ir en contra de la corriente natural de la vida, solo sufriremos más y en ocasiones incluso le haremos daño a quienes nos rodean.

Este maravilloso corto nos transmite la valiosa enseñanza que aprendió Dechen, un niño que está formándose en el budismo tibetano y que tiene una gran pasión por la jardinería. El chico encuentra una flor en medio de una tormenta y, para protegerla, la lleva al monasterio pero, a pesar de sus cuidados, la planta comienza a marchitarse. Esa situación genera un gran desconsuelo en el protagonista, que no es capaz de aceptar lo que está sucediendo. No obstante, lo que ocurre cuando decide soltar el control es simplemente mágico.

FUENTE: Rincón de la Psicología

Etiquetado

10 frases budistas que invitan a reflexionar sobre la vida…

Hay aproximadamente unos 200 millones de seguidores de la religión budista en el mundo. No obstante, algunas personas piensan en el budismo como una filosofía de vida más que como una religión. Sea como sea, el budismo ha transmitido durante miles de años mensajes sencillos y llenos de sabiduría que siempre podemos aplicar a nuestra vida, a pesar de que nuestra sociedad es altamente cambiante.

Para asumir los aprendizajes que el budismo nos viene a transmitir, debemos disponer nuestro corazón y nuestra mente, abriéndonos a la bondad de los razonamientos más simples. Estos encierran verdades muchas veces incuestionables, haciéndonos aún más partícipes de ese algo que nos inquieta y que no tenemos miedo a atender.

1. “El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”

Estar expuesto a los problemas es algo inherente a vivir; sin embargo, convertir estos en desgracias supone mantener una actitud confrontativa ante ellos. Somos responsables de nuestro sentir, no podemos evitar pasar por dificultades, pero sí podemos olvidarnos de sufrir si tomamos perspectiva con lo que nos está sucediendo.

La clave está en manejar las emociones y los sentimientos que provocan los acontecimientos, manteniendo una actitud colaborativa y aceptando la realidad, sin necesidad de confrontarla.

2. “Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno”

Desconocemos el valor de cultivar el alma junto con el cuerpo porque nos hemos olvidado de que somos una unidad física y espiritual. Hemos descuidado nuestro equilibrio psicológico, nos hemos olvidado de poner a dieta nuestras emociones y de depurar la toxicidad que con el día a día encerramos.

3. “No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo”

La vida sería mucho más fácil si aplicásemos esta frase a nuestras vidas de forma plena. De hecho, a nivel de sociedad, hacerlo nos permitiría eliminar todas las leyes y mandamientos morales a los que vivimos sometidos y que a veces no comprendemos.

Llevar a la práctica esta máxima implica un gran conocimiento de nuestro yo interior, de nuestro yo externo y del conjunto de “yoes” que vivimos en comunidad, involucrando directamente a la empatía.

4. “No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita”

El hecho de que necesitemos cada vez más cosas hace gala de la inseguridad y el miedo a la soledad y la incertidumbre que tenemos. Como hemos dicho en otras ocasiones, lo único realmente necesario para vivir es uno mismo.  Comprender esto nos ayudará a conseguir una vida mucho más equilibrada con nosotros y con nuestro entorno.

5. “Para entender todo, es necesario olvidarlo todo”

Es necesario desaprender aquello que ha condicionado nuestra historia y nuestra vida. Otra frase budista que nos ayudará a comprender la trascendencia que esto tiene es:  “en el cielo no hay distinciones entre este y oeste, son las personas quienes crean esas distinciones en su mente y luego piensan que son verdad”.

6. “Da, aunque no tengas más que muy poco que dar”

El agradecimiento y la generosidad son dos pilares clave de nuestra felicidad. Lo importante, además, es no dar lo que nos sobra, sino tener la bondad de compartir el pan aunque eso implique llevarnos un pedazo más pequeño a la boca.

7. “Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora”

Vivir conscientemente es otorgar valor al aquí y el ahora. Es decir, no sabemos dónde nos encontraremos mañana y el ayer nunca volverá. Por eso, debemos disfrutar plenamente de cada momento como si fuese el único.

8. “Más vale usar pantuflas que alfombrar el mundo”

Puede que luchar contra viento y marea sea un ideal romántico muy atractivo, pero muchas veces resulta innecesario e ineficaz. Más vale dedicar nuestros esfuerzos a lo que podemos cambiar que a lo que no, pues manejar nuestros recursos hábilmente será la única garantía de satisfacción.

9. “El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor”

El odio engendra violencia e ira, lo que destruye nuestro mundo externo e interno. La única manera de contrarrestar el efecto del odio es amando. Si amamos y actuamos con bondad, dispondremos todo para que las flores vuelvan a florecer.

10. “Si puedes apreciar el milagro que encierra una sola flor, tu vida entera cambiará”

Cada cosa es única e irrepetible. En lo genuino y extraordinario de nuestro mundo está su mayor maravilla. Todo, absolutamente todo, es especial. Comprender que cada pequeño detalle es asombroso implica aceptar y valorar el mundo agradeciendo que cada instante es irremplazable. Y es que lo más maravilloso y sencillo de este mundo se encuentra en la sencillez de una flor, por muy pequeño que sea el lugar que ocupa en el universo.

tibet-694622_1280

FUENTE: El Rincón del Tibet

Etiquetado

31 consejos de sabiduría tibetana…

¿Qué buscamos en el mundo? ¿Salud, paz, dinero, amor? La sabiduría de los monjes tibetanos nos brinda la respuesta: buscamos la satisfacción con nosotros mismos para poder alcanzar ese placer con los demás.

El budismo tibetano se desarrolló en los Himalayas, extendiéndose  y siendo de gran importancia en zonas como el Norte de India, Nepal y Bután. Así es que, los sabios tibetanos nos dan unos consejos para tener una vida más feliz y plena. A continuación os los mostramos…

1-Habla lento, pero piensa rápido.

2-No juzgues a las personas por su familia.

3-Cuando digas “Te amo”, dilo de verdad, con el corazón y sin que sea inercia.

4-Cuando digas “Lo siento”, hazlo mirando a los ojos de tu interlocutor. Un perdón hace falta que se sienta.

5-Nunca te rías de los sueños de otras personas ni los desanimes a perseguirlos.

6-Dale a la gente más de lo que esperan de ti y hazlo con gusto.

7-Ten siempre en mente tu poema favorito o una frase que te lo diga todo.

8-No te creas todo lo que escuchas, ni gastes todo lo que tienes, duerme como si no hubiera mañana.

9-Los grandes amores y los grandes logros requieren siempre grandes riesgos.

10-Cuando pierdas, intenta aprender la lección.

11-Respétate a ti mismo, respeta a los demás y asume la responsabilidad de todas tus acciones.

12-No permitas que una pequeña disputa arruine una gran amistad.

13-Cuando sabes que cometiste un error no trates de ocultarlo. Por el contrario, afróntalo e intenta encontrar una solución rápida.

14-Pasa cada día por lo menos unos minutos a solas reflexionando tus actos.

15-Debes permanecer abierto a los cambios, pero nunca dejes de lado tus valores.

16-A veces el silencio es la mejor respuesta.

17-Lee más libros.

18-Confía en los hombres, pero cierra siempre tu puerta con llave.

19-Cuando estés en desacuerdo con tus seres queridos no remuevas hechos pasados.

20-Lee entre líneas a las personas.

21-Comparte todo con los niños, en especial tus conocimientos. Esta es la única forma de alcanzar la inmortalidad.

22-Se amable con la tierra. Ella te da cada día todo lo que necesitas.

23-Nunca interrumpas a los demás cuando estén elogiando.

24-No te entrometas en asuntos ajenos y no des consejos en vano.

25-No confíes en alguien que besa sin cerrar los ojos.

26-Visita, al menos una vez al año, algún lugar en el que nunca hayas estado.

27-Si ganas más dinero de lo que necesitas, usa un poco para ayudar a los demás.

28-Recuerda siempre que no todos los deseos pueden hacerse realidad.

29-Respeta a tus mayores, ellos ya pasaron por donde tú tienes que cruzar ahora.

30-Juzga tu éxito por lo que has tenido que sacrificar para lograrlo.

31-Tu “yo” es el punto final de tu viaje, es decir, alcanzar un profundo conocimiento sobre tu interior.

FUENTE: La mente es maravillosa

tibetan-194613_640

 

Etiquetado

Joyas del Corazón…

Sea cual sea la dificultad, esfuércese pacientemente hasta lograr resultados. Jamás pierda la esperanza.

Sepa comprender los tiempos, propiciar un ambiente adecuado y esperar con paciencia aquello que anhela.

Con toda seguridad llegará el momento oportuno para la victoria.

Daisaku Ikeda

4366026611_fde53093ae_b
Photo Credit: Jose Javier Martin Espartosa via Compfight cc

Etiquetado

Las 5 reglas de la felicidad según budismo tibetano…

Estas cinco reglas están relacionadas, con los llamados “venenos” del Budismo Tibetano. Todas las enseñanzas budistas están relacionadas.

1.-La primera regla, libera tu corazón de odio
Nos aconseja apartarnos de uno de los tres venenos principales, el odio.

2.-Libera tu mente de preocupaciones
Reitera la importancia de no conceder tanta importancia a las situaciones y los pensamientos y tener más presente la relatividad intrínseca de todos los fenómenos.

3.-Analizando la tercera, vemos que la humildad es el antídoto al veneno del orgullo.

4.-la cuarta regla para la felicidad: ésta habla de la generosidad con una buena motivación, el no-egoísta. Esto es vital.
Lo importante es el acto de dar (sin la intención de recibir), por eso, lo importante es que ofrezcamos cosas que nosotros creemos valiosas e importantes. Ya que ahora nos estamos fijando más en nuestro acto personal generoso que en el que recibe, si damos cosas que consideramos buenas y valiosas estamos generando mayor generosidad que si ofrecemos algo que no apreciamos.

5.- La quinta y última regla para la felicidad: “acepta más, espera menos”.
Si aceptamos las cosas como nos las encontramos nuestra felicidad será mayor. Si por contra siempre nos hacemos una idea de lo que deseamos que nos pase y nos imaginemos como queremos que sea lo que sabemos que va a suceder, al ver la realidad caeremos en una comparación y nos decepcionaremos. No debemos hacer demasiados planes ni deseos para el futuro, debemos tener una actitud abierta a lo que se nos muestre, aceptando toda clase de cosas.

De esta forma vamos a incrementar nuestra felicidad: alejándonos del odio, las preocupaciones y el orgullo y abrazando la generosidad y la actitud mental.

thailand-315037_1280

FUENTE: PLANO SIN FIN

Etiquetado ,

El coleccionista de insultos…

Cerca de Tokio vivía un gran samuray, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación: esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samuray, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.

Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío. Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo. Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros. Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven
guerrero se retiró de la plaza.

Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:

—¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?

El viejo samuray repuso:

—Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?
—Por supuesto, a quien intentó entregarlo.
—respondió uno de los discípulos.
—Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos —añadió el maestro—.

Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo. Nadie nos agrede o nos hace sentir mal: somos los que decidimos cómo sentirnos. No culpemos a nadie por nuestros sentimientos: somos los únicos responsables de ellos. Eso es lo que se llama asertividad.

untitled

Etiquetado ,

Ll??mame por mis verdaderos nombres…

No digas que partiré mañana
porque todavía estoy llegando.

Mira profundamente: llego a cada instante
para ser el brote de una rama de primavera,
para ser un pequeño pájaro de alas aún frágiles
que aprende a cantar en su nuevo nido,
para ser oruga en el corazón de una flor,
para ser una piedra preciosa escondida en una roca.

Todavía estoy llegando para reír y llorar,
para temer y esperar,
pues el ritmo de mi corazón es el nacimiento y la muerte
de todo lo que vive.

Soy el efímero insecto en metamorfosis
sobre la superficie del rio,
y soy el pájaro que cuando llega la primavera
llega a tiempo para devorar este insecto.

Soy una rana que nada feliz
en el agua clara de un estanque,
y soy la culebra que se acerca
sigilosa para alimentarse de la rana.

Soy el niño de Uganda, todo piel y huesos,
con piernas delgadas como cañas de bambú,
y soy el comerciante de armas
que vende armas mortales a Uganda.

Soy la niña de 12 años
refugiada en un pequeño bote,
que se arroja al mar
tras haber sido violada por un pirata,
y soy el pirata
cuyo corazón es incapaz de amar.

Soy el miembro del Politburó
con todo el poder en mis manos,
y soy el hombre que ha de pagar su deuda de sangre
a mi pueblo, muriendo lentamente
en un campo de concentración.

Mi alegría es como la primavera, tan cálida
que abre las flores de toda la Tierra.
mi dolor es como un rio de lágrimas,
tan desbordante que llena todos los Océanos.

Llámame por mis verdaderos nombres
para poder oír al mismo tiempo mis llantos y mis risas,
para poder ver que mi dolor y mi alegría son la misma cosa.

Por favor, llámame por mis verdaderos nombres
para que pueda despertar
y quede abierta la puerta de mi corazón,
la puerta de la compasión.

Thich Nhat Hahn
Monje budista, escritor, poeta y activista por la paz.

Thichnhathanh

FUENTE: SLOYU

Etiquetado ,