Estar en las nubes…

Me gusta estar en las nubes. Sí, me gusta.

De vez en cuando, abstraído, meditando, pensando, hilvanando ideas, navegando con la imaginación en el futuro, en el pasado, por un supuesto presente.

Es un placer poder meditar, contemplativamente, sin esfuerzo, viendo cómo las ideas vienen y se van como volutas de humo, de vapor, que crean nubes.

Muchas buenas ideas nacen en este estado, donde la consciencia tiene el permiso de vagar, de divagar, de jugar con aquello que emerge del recuerdo, de la fantasía, de la experiencia… o de la aparente nada, tan plena.

¿Te gusta estar en las nubes?

Álex Rovira


Photo Credit: Eduardo Amorim Flickr via Compfight cc

Etiquetado

Rendirse jamás…

Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias…

De esto se trata, en gran medida, el «ser o no ser» felices. Se trata de qué hicimos con nuestros sueños.

Porque sueños tenemos todos:

sueños propios y
sueños prestados,
sueños humildes y
sueños de grandezas,
sueños impuestos y
sueños olvidados,
sueños horribles y
sueños encantadores.

Nuestra vida está llena de sueños.

Pero soñar es una cosa y ver qué hacemos con nuestros sueños es otra.

Por eso, la pregunta inicial es, siguiendo al tango, qué hicimos, qué hacemos y qué haremos con esa búsqueda llena de esperanzas que los sueños, ellos, prometieron para bien y para mal a nuestras ansias.

Extracto del libro “El camino de la felicidad”

Jorge Bucay


Photo Credit: chiaralily Flickr via Compfight cc

Etiquetado

Recursos sobran…

José Mujica:

“Seguimos razonando como individuos… estamos lejos de razonar como especie, que es lo que nos está reclamando está sociedad que hemos desarrollado. ”

Etiquetado

Más…

Más que simplemente existir, vive.
Mas que simplemente tocar, siente.
Más que simplemente, mirar, observa.
Más que simplemente, leer, absorbe.
Más que simplemente, escuchar, oye.
Más que simplemente, presenciar, entiende.
Más que simplemente, pensar, reflexiona.
Más que simplemente, hablar, por favor 

John Maxwell


Photo Credit: Franci Esteban Flickr via Compfight cc

Es cierto…

Es cierto que tengo miedo de abrir algunas puertas. Para controlarlo empleo métodos yogas y métodos caseros, pero el miedo también tiene sus recursos. Espera que logre dominarlo. Espera que pueda abrir la puerta. Espera pacientemente del otro lado para abalanzarse sobre mí.

Ana María Shua


Photo Credit: FerPer Flickr via Compfight cc

Etiquetado

La relación con la naturaleza…

La muerte de un árbol es belleza, a diferencia de la del hombre. Un árbol muerto en el desierto, desprovisto de su corteza, curtido por el sol y el viento, con todas sus ramas desnudas abiertas a los cielos, es una vista maravillosa. Se cortan grandes secuoyas de cientos y cientos de años en unos minutos para hacer vallas, sillas, construir casas o abonar la tierra del jardín. El maravilloso gigante ha muerto. El hombre avanza más y más en los bosques, destruyéndolos y usándolos para la ganadería y la urbanización.

Los parajes naturales están desapareciendo. Hay un valle, cuyas colinas circundantes son quizá las más antiguas de la tierra, en el cual se llegaron a ver osos, guepardos y ciervos, que han desaparecido completamente, ya que el hombre está por todas partes. Poco a poco, se está destruyendo y contaminando la belleza de la tierra. Aparecen vehículos y rascacielos en los sitios más inesperados. Cuando uno pierde su relación con la naturaleza y los cielos abiertos, pierde la relación con los demás seres humanos.

J. Krishnamurti

 Photo Credit: “Besenbinder” Flickr via Compfight cc
Etiquetado ,

A tu vera…

A tu vera, siempre me ha parecido una bella expresión. A tu vera.

La soledad es, a veces, amable, necesaria, reconfortante. Otras, el sentirnos solos nos duele tanto que, a veces, cuesta vivir.

Cuando todo se hace extraño y ajeno necesitamos a alguien a nuestra vera, que haga menos solitaria nuestra orilla. Sabernos queridos a la vera del ser amado da sentido a nuestra vida, la llena.

De cerca, a tu vera, todo se ve distinto, porque te amo.

Una invitación: ¿qué tal si agradecemos a las almas que tenemos a nuestra vera el estar aquí, dándonos compañía, cobijo, calor, ternura, palabras, sentido?

A las buenas almas que hacen buenas veras, gracias, de veras.

Álex Rovira


Photo Credit: _Suminch_ Flickr via Compfight cc

Triste realidad…

Nada es perfecto, incluída nuestra sociedad. Obviamente hay muchas cosas maravillosas de la sociedad que nos ha tocado vivir, pero también muchas otras que son problemáticas y preocupantes y, aunque somos conscientes de ellas, quizá no somos demasiado rápidos trabajando en solucionarlas.

Al Margen, ilustrador de Buenos Aires, Argentina, hace dibujos que tratan de poner el dedo en la llaga señalando defectos de nuestro tiempo. El autor mismo es muy crítico con sus obras al hablar acerca de ellas.

“Son hijas del aburrimiento, de la inconformidad o de la ira. […] Son la representación de ideas desechadas, la basura del subconsciente. Pero pretenden ser más viscerales y sinceras que mis otros dibujos porque no tienen obligación alguna de agradar, porque nacieron sólo por un impulso y nada más, nacieron para molestar tratando de mostrar lo imperfecto”.

FUENTE: CULTURA INQUIETA

 

Etiquetado

Personas que han tocado fondo…

Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que lo que no destruye, construye.

Que lo que hay por encima de tu cabeza, a partir de ese instante, es todo cielo.

Que es mejor dar con el culo en el suelo que con las alas en un techo.

Que cada pedazo roto es imprescindible para el todo.

Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que desaprender es el camino de la sabiduría.

Que las pesadillas son los sueños que están al lado de los miedos.

Que romperse no es más que la posibilidad de volver a inventarse.

Que la tristeza es a menudo el lenguaje cifrado de lo que andamos buscando.

Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que fue necesario para ser quienes somos ahora.

Que lo más frágil a menudo es lo más hermoso.

Que los nudos de una cuerda son los que te permiten treparla.

Que lo que hace fuerte a un árbol son sus raíces y no sus flores.

Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, hemos perdido el miedo a caer porque tenemos experiencia en levantarnos, y miramos abajo sin vértigo, desafiando al infierno que un día fue nuestra casa, convencidos de que, cuando se desate la tormenta, seremos la lluvia.

Paz Castelló

Photo Credit: TheTimeTraveler! Flickr via Compfight cc

Etiquetado