Kant y las paragüeras…

“Nos contratan para ser vistas, esa es nuestra principal función”. “Sólo tenemos que sonreír y ser felices”.

Las paragüeras de Jerez se revuelven y nos devuelven a la hermosa imagen de la libertad conquistada por las mujeres para elegir lo que siempre combatimos. La nueva mujer pergeñada por el neoliberalismo es libre ya para elegir vivir de exhibir su cuerpo como un jarrón chino, alquilar su útero, quedarse en casa con los niños o ser puta. La nueva mujer ya puede elegir todo aquello que la sociedad patriarcal quiso imponerle siempre. ¡Viva el neoliberalismo redentor! Ya no te putean sino que eliges putearte. No te explotan de becario, que eres tú el que libremente eliges aprender durante 14 horas sin ver un duro.

Leer artículo completo aquí…

Foto: Motorpasion

Etiquetado

Soy mediocre…

En nuestra sociedad existe la creencia absurda de que para considerarnos valiosos hay que tener y demostrar habilidades o talentos específicos y tener éxito. Parece que por arte de magia eso nos convierte en seres superiores a los demás. Nada más lejos de la realidad. Por supuesto que si nos sucede es mejor aprovecharlo y disfrutar a tope con esas aptitudes, pero no nos engañemos: esas aptitudes con el tiempo nos irán desafiando, porque somos seres humanos que envejecemos y vamos perdiendo facultades; además, si pensamos en una persona con alguna genialidad y la imaginamos en la cola del supermercado, o en otro escenario que no pueda exhibir sus talentos, no vemos que destaque tanto, o mejor dicho nada.

Por lo tanto, está en el grupo de los mediocres, ¡como todos! Argumentos como estos, basados en la realidad, nos permiten ver que podemos disfrutar del éxito si lo alcanzamos en algún grado, o de nuestros talentos en ciertos momentos, pero no podemos creer, no hay evidencias, que demuestren que esas personas valen más, son superiores, a los demás mortales; la realidad es simple: tienen talentos en ciertos momentos, punto.

El valor de la persona no hay nada que lo defina en estos términos, por lo que tengo la libertad de sentirme maravilloso y disfrutar de mi mediocridad. No necesito el éxito ni la genialidad para ser valioso, sólo me irá de fábula aceptarme incondicionalmente con todas mis mediocridades y errores humanos, que tampoco definen mi valor, al revés, me definen como ser humano. ¡Disfrutemos de nuestra mediocridad!

Marta Verdet

Lo revolucionario…

“Saber escuchar,
acompañar,
regalar ternura
y amabilidad.
Dar dándose,
vivir desde la gratitud.

Amar… Hoy lo revolucionario es ser persona”

Álex Rovira

Etiquetado

EL niño anarquista…

El niño anarquista que con su discurso deja sin respuesta a un adulto…

“La cura para todo es siempre agua salada: el sudor, las lágrimas o el mar.”

Karen Blixen


Photo Credit: mujik estepario Flickr via Compfight cc

Cura para todo…

¿Qué dice el budismo sobre el sufrimiento humano?…

Las enseñanzas del budismo suelen centrarse en propiciar la liberación del sufrimiento y el camino que debemos recorrer para alcanzar la iluminación total, siempre procurando el beneficio de todos los seres. Parte de esta tradición es el tema del sufrimiento, el cual es tratado por el budismo en las llamadas cuatro verdades nobles.

Las cuatro verdades nobles dictan lo siguiente:

Primera verdad

La vida está llena de sufrimiento. Los humanos enfrentamos de manera constante ira, miedos y distintos tipos de tristeza. El nacimiento, la vejez, la enfermedad y la muerte son sufrimiento, pues representan la separación de lo que es agradable o el fracaso en la obtención de lo que se desea. La continuación de esta idea se encuentra en las siguientes cuatro verdades.

Segunda verdad

El sufrimiento es consecuencia del apego. Dado que nos aferramos a las metas, los objetos y las personas, sufrimos cuando las perdemos, pero en realidad todo es transitorio. El deseo también genera sufrimiento, ya que las expectativas llevan a la decepción.

Tercera verdad

El cese del sufrimiento es posible mediante el desapego. Es necesario renunciar al deseo.

Cuarta verdad

El camino hacia el propio mejoramiento es el camino óctuple, un método que consiste en moderar la gratificación hedonista con la autonegación ascética; es decir, elegir el camino correcto y tener como finalidad el mindfulness y la sabiduría luminosa.

Estas cuatro verdades nobles deben comprenderse mediante un esquema sencillo: la primera verdad debe reconocerse y comprenderse, la segunda verdad debe abandonarse, la tercera verdad debe ser realizada (cesar el sufrimiento por el apego y el deseo) y la cuarta verdad debe ser desarrollada, pues se trata de un camino hacia la iluminación.

La popularidad del budismo en Occidente parece ir en aumento. Aprovechemos este fenómeno para retomar las ideas que puedan ayudarnos a construir un mejor mundo y a desarrollar nuestras capacidades espirituales.

FUENTE: HARMONIA

21844757286_a4dc3c3ebb_b

Photo Credit: Jose Bodalo Flickr via Compfight cc

Guardar

Etiquetado

Amor…

Amor. No hay en el mundo emoción más pura y más devastadora que el amor. Y estas tristes y oscuras ilustraciones nos recuerdan que tampoco hay emoción que pueda ser más dolorosa e indescifrable que el amor.

La artista detrás de estas magníficas caricaturas es Gypsie Raleigh, una escritora de Portland, EE.UU. Gypsie escribe novelas, poemas y obras de teatro. También, como comprobamos en este artículo, dibuja.
“La vida a menudo me deja sin palabras”, comenta al ser preguntada sobre qué le inspira. “Cuando fracaso en mi empeño de encontrar las palabras adecuadas, trato de encontrar una imagen que pueda hablar en mi silencio. Mis dibujos han encontrado diferentes fuentes de inspiración. Desde el fallecimiento de personas cercanas a procesos de ansiedad, o mi corazón roto viendo una vieja jaula o teniendo un mal día en casa. Trato de transformarlo en arte. Mis padres me criaron en el campo, al aire libre, en el área de Mount Hood en Oregon, y no había nada mejor que hacer allí. En aquellos días, estaba simplemente triste y sin amigos con quien compartir mis sentimientos. Ahora, he hecho de ello una forma de vida”

Disfrutemos a continuación de quince de sus bonitos y tristes dibujos:

FUENTE: CULTURA INQUIETA

Ladrones de tu energía…

El peso de las quejas

Muchas personas han convertido en hábito el hecho de quejarse por… prácticamente de todo. Cualquier razón o pretexto es suficiente para proferir la queja o el grado de insatisfacción ante algo o alguien. El desenlace de esta cadena de quejas es que acabamos, inconscientemente, centrando una gran parte de nuestra energía en localizar nuestro siguiente motivo de queja, algo que nos reporta pocas satisfacciones, lógicamente

La desorganización

Así es. El desorden continuo obstaculiza tu equilibrio, ya que el caos de tu hogar te obligará, por una parte, a invertir un precioso tiempo buscando aquello que deseas localizar y, por otro, tu cerebro permanecerá en un estado de incertidumbre todo el tiempo. Esta desorganización implicará un cansancio extra cuando llegue el final del día. Otra pizca de energía que se nos va sin darnos cuenta. De ahí que sea recomendable que nuestro hogar esté limpio y ordenado para que todo fluya con facilidad.

Preocuparse sin motivo

Adelantarse a los acontecimientos y añadir todo el abanico de posibilidades o consecuencias que nos puede dar una situación solo añade estrés y ansiedad completamente innecesarios. Cuando algo no ha sucedido todavía no tenemos por qué gastar tanta energía en preocuparnos, puesto que es probable que que esos efectos negativos finalmente no ocurran o no salgan como nosotros pensamos. Lo mejor, es centrarse en lo que sucede en el momento y enfrentarse a esas consecuencias cuando lleguen -si es que finalmente llegan-.

No dejes para mañana…

Lo que puedas hacer hoy. El refrán popular viene como anillo al dedo para asociar otro de los agentes que más energía nos roban cada día. Así, aplazar tareas pendientes y acordarnos de que tenemos esos quehaceres en cola, es casi más extenuante para nuestro organismo que decidirse y ponerse manos a la obra. Menos tensiones.

Tener el valor de decir ‘no’

Hay muchas personas que, ya sea por hacer sentir bien a los demás, por pena o por miedo al rechazo, acaban con una torre infinita de tareas que les acarrea un gran cansancio, tanto físico como mental; pero, tu tiempo, es igual de valioso que el de los demás, por lo que deberías asegurarte de tener tiempo para ti, tus aficiones y tu familia. Igual de importante es descansar. A pesar del ritmo de nuestra sociedad actual hay que hacer también del descanso un hábito saludable.

Guardar rencor

Los sentimientos de rencor y odio consumen nuestra energía lenta pero incansablemente. De hecho, si no nos libramos de ellos con los años pueden acabar desencadenando enfermedades, pues no olvidemos lo importante que es la salud mental. Con ello, hay que ser resueltos, pasar página y tomar las decisiones pertinentes. Si nos equivocamos, debemos recordar siempre que nuestros errores forman parte del aprendizaje y cimentan la persona en la que nos convertimos.

FUENTE: MUY INTERESANTE


Photo Credit: AdamCohn Flickr via Compfight cc

Guardar

Guardar