Archivo de la categoría: Reflexiones

Un ermitaño en la corte…

En la corte real tuvo lugar un fastuoso banquete. Todo se había dispuesto de tal manera que cada persona se sentaba a la mesa de acuerdo con su rango. Todavía no había llegado el monarca al banquete, cuando apareció un ermitaño muy pobremente vestido y al que todos tomaron por un pordiosero. Sin vacilar un instante, el ermitaño se sentó en el lugar de mayor importancia. Este insólito comportamiento indignó al primer ministro, quien, ásperamente, le preguntó:

– ¿Acaso eres un visir?
– Mi rango es superior al de visir -repuso el ermitaño.
– ¿Acaso eres un primer ministro?
– Mi rango es superior al de primer ministro.

Enfurecido, el primer ministro inquirió:
– ¿Acaso eres el mismo rey?
– Mi rango es superior al del rey.
– ¿Acaso eres Dios? – preguntó mordazmente el primer ministro.
– Mi rango es superior al de Dios.

Fuera de sí, el primer ministro vociferó:
– ¡Nada es superior a Dios!

Y el ermitaño dijo con mucha calma:
– Ahora sabes mi identidad. Esa nada soy yo.

FUENTE: SLOYOU


Photo Credit: Rufino Lasaosa Flickr via Compfight cc

Habladores…

Seguro que conoces algunos…

Guardar

Ignorar es un arte…

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.
 
Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:
 
– ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!
 
Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:
 
– No. Yo hablaré con él.
 
Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:
 
– Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! 
 
Obviamente, el hombre no daba crédito a lo que escuchaba, se sintió conmocionado y apenado.
Esta parábola nos muestra qué significa exactamente ignorar, una palabra que a menudo tiene una acepción negativa y que puede hacer que nos sintamos “malas personas” por ignorar a los demás.
Ignorar es simplemente no permitir que las palabras, actitudes y comportamientos dañinos de los demás hagan mella en nuestro equilibrio interior. No es necesario recurrir a la violencia velada ni hacer malas acciones, consiste simplemente en crear una capa protectora a tu alrededor.
Se trata de aprender a ignorar a ciertas personas en ciertos momentos, ni siquiera es necesario alejarse de ellas porque, al fin y al cabo, todos tenemos luces y sombras. Ignorar no es una forma de venganza ni una manera para hacer sentir al otro inferior, es tan solo una manera de protegerte.

FUENTE: Rincón de la Psicología

Photo Credit: Jose Bodalo Flickr via Compfight cc

Estar en las nubes…

Me gusta estar en las nubes. Sí, me gusta.

De vez en cuando, abstraído, meditando, pensando, hilvanando ideas, navegando con la imaginación en el futuro, en el pasado, por un supuesto presente.

Es un placer poder meditar, contemplativamente, sin esfuerzo, viendo cómo las ideas vienen y se van como volutas de humo, de vapor, que crean nubes.

Muchas buenas ideas nacen en este estado, donde la consciencia tiene el permiso de vagar, de divagar, de jugar con aquello que emerge del recuerdo, de la fantasía, de la experiencia… o de la aparente nada, tan plena.

¿Te gusta estar en las nubes?

Álex Rovira


Photo Credit: Eduardo Amorim Flickr via Compfight cc

Etiquetado

Rendirse jamás…

Uno busca lleno de esperanzas el camino que los sueños prometieron a sus ansias…

De esto se trata, en gran medida, el «ser o no ser» felices. Se trata de qué hicimos con nuestros sueños.

Porque sueños tenemos todos:

sueños propios y
sueños prestados,
sueños humildes y
sueños de grandezas,
sueños impuestos y
sueños olvidados,
sueños horribles y
sueños encantadores.

Nuestra vida está llena de sueños.

Pero soñar es una cosa y ver qué hacemos con nuestros sueños es otra.

Por eso, la pregunta inicial es, siguiendo al tango, qué hicimos, qué hacemos y qué haremos con esa búsqueda llena de esperanzas que los sueños, ellos, prometieron para bien y para mal a nuestras ansias.

Extracto del libro “El camino de la felicidad”

Jorge Bucay


Photo Credit: chiaralily Flickr via Compfight cc

Etiquetado

Recursos sobran…

José Mujica:

“Seguimos razonando como individuos… estamos lejos de razonar como especie, que es lo que nos está reclamando está sociedad que hemos desarrollado. ”

Etiquetado

Más…

Más que simplemente existir, vive.
Mas que simplemente tocar, siente.
Más que simplemente, mirar, observa.
Más que simplemente, leer, absorbe.
Más que simplemente, escuchar, oye.
Más que simplemente, presenciar, entiende.
Más que simplemente, pensar, reflexiona.
Más que simplemente, hablar, por favor 

John Maxwell


Photo Credit: Franci Esteban Flickr via Compfight cc

La relación con la naturaleza…

La muerte de un árbol es belleza, a diferencia de la del hombre. Un árbol muerto en el desierto, desprovisto de su corteza, curtido por el sol y el viento, con todas sus ramas desnudas abiertas a los cielos, es una vista maravillosa. Se cortan grandes secuoyas de cientos y cientos de años en unos minutos para hacer vallas, sillas, construir casas o abonar la tierra del jardín. El maravilloso gigante ha muerto. El hombre avanza más y más en los bosques, destruyéndolos y usándolos para la ganadería y la urbanización.

Los parajes naturales están desapareciendo. Hay un valle, cuyas colinas circundantes son quizá las más antiguas de la tierra, en el cual se llegaron a ver osos, guepardos y ciervos, que han desaparecido completamente, ya que el hombre está por todas partes. Poco a poco, se está destruyendo y contaminando la belleza de la tierra. Aparecen vehículos y rascacielos en los sitios más inesperados. Cuando uno pierde su relación con la naturaleza y los cielos abiertos, pierde la relación con los demás seres humanos.

J. Krishnamurti

 Photo Credit: “Besenbinder” Flickr via Compfight cc
Etiquetado ,

A tu vera…

A tu vera, siempre me ha parecido una bella expresión. A tu vera.

La soledad es, a veces, amable, necesaria, reconfortante. Otras, el sentirnos solos nos duele tanto que, a veces, cuesta vivir.

Cuando todo se hace extraño y ajeno necesitamos a alguien a nuestra vera, que haga menos solitaria nuestra orilla. Sabernos queridos a la vera del ser amado da sentido a nuestra vida, la llena.

De cerca, a tu vera, todo se ve distinto, porque te amo.

Una invitación: ¿qué tal si agradecemos a las almas que tenemos a nuestra vera el estar aquí, dándonos compañía, cobijo, calor, ternura, palabras, sentido?

A las buenas almas que hacen buenas veras, gracias, de veras.

Álex Rovira


Photo Credit: _Suminch_ Flickr via Compfight cc

Triste realidad…

Nada es perfecto, incluída nuestra sociedad. Obviamente hay muchas cosas maravillosas de la sociedad que nos ha tocado vivir, pero también muchas otras que son problemáticas y preocupantes y, aunque somos conscientes de ellas, quizá no somos demasiado rápidos trabajando en solucionarlas.

Al Margen, ilustrador de Buenos Aires, Argentina, hace dibujos que tratan de poner el dedo en la llaga señalando defectos de nuestro tiempo. El autor mismo es muy crítico con sus obras al hablar acerca de ellas.

“Son hijas del aburrimiento, de la inconformidad o de la ira. […] Son la representación de ideas desechadas, la basura del subconsciente. Pero pretenden ser más viscerales y sinceras que mis otros dibujos porque no tienen obligación alguna de agradar, porque nacieron sólo por un impulso y nada más, nacieron para molestar tratando de mostrar lo imperfecto”.

FUENTE: CULTURA INQUIETA

 

Etiquetado