Archivo de la categoría: Reflexiones

Alcanza tu sueño…

Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal.

Pero sé paciente, no pretendiendo que todo te llegue de inmediato.

Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo,
vendrá a tus manos en el momento oportuno.

Aprende a esperar el momento exacto
para recibir los beneficios que reclamas.

Espera con paciencia a que maduren los frutos
para poder apreciar debidamente su dulzura.

No seas esclavo del pasado
y los recuerdos tristes.

No revuelvas una herida que está cicatrizada.

No rememores dolores y sufrimientos antiguos.

¡Lo que pasó, pasó!

De ahora en adelante procura construir
una vida nueva, dirigida hacia lo alto
y camina hacia delante, sin mirar hacia atrás.

Haz como el sol que nace cada día,
sin acordarse de la noche que pasó.
Sólo contempla la meta
y no veas que tan difícil es alcanzarla.

No te detengas en lo malo que has hecho;
camina en lo bueno que puedes hacer.

No te culpes por lo que hiciste,
más bien decídete a cambiar.

No trates que otros cambien;
sé tú el responsable de tu propia vida y trata de cambiar tú.

Deja que el amor te toque
y no te defiendas de él.

Vive cada día, aprovecha el pasado para bien
y deja que el futuro llegue a su tiempo.

No sufras por lo que viene, recuerda que
“cada día tiene su propio afán”.

Busca a alguien con quien compartir tus luchas
hacia la libertad; una persona que te entienda,
te apoye y te acompañe en ella.

Si tu felicidad y tu vida dependen de otra persona,
despréndete de ella y ámala,
sin pedirle nada a cambio.

Aprende a mirarte con amor y respeto,
piensa en ti como en algo precioso.

Desparrama en todas partes
la alegría que hay dentro de ti.

Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar
la tristeza de todos los que te rodean.

La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido,
iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía
a todos los que se acercan a nosotros.

Si en tu interior hay luz y dejas abiertas
las ventanas de tu alma, por medio de la alegría,
todos los que pasan por la calle en tinieblas,
serán iluminados por tu luz.

Trabajo es sinónimo de nobleza.

No desprecies el trabajo
que te toca realizar en la vida.

El trabajo ennoblece a aquellos
que lo realizan con entusiasmo y amor.

No existen trabajos humildes.

Sólo se distinguen por ser bien o mal realizados.

Da valor a tu trabajo, cumpliéndolo con amor y cariño
y así te valorarás a ti mismo.

Dios nos ha creado para realizar un sueño.

Vivamos por él, intentemos alcanzarlo.

Pongamos la vida en ello y si nos damos cuenta que no podemos,
quizás entonces necesitemos hacer
un alto en el camino y experimentar
un cambio radical en nuestras vidas.

Así, con otro aspecto, con otras posibilidades
y con la gracia de Dios, lo haremos.

No te des por vencido, piensa que si Dios
te ha dado la vida, es porque sabe que tú puedes con ella.

El éxito en la vida no se mide
por lo que has logrado,
sino por los obstáculos que has tenido
que enfrentar en el camino.

Tú y sólo tú escoges la manera
en que vas a afectar el corazón de otros
y esas decisiones son de lo que se trata la vida.

“Que este día sea el mejor de tu vida”

Mahatma Gandhi 

FUENTE: RINCÓN DEL TIBET

Gandhi Painting along the Ganges in Varanasi, India

Photo Credit: malouti63 Flickr via Compfight cc

Anuncios
Etiquetado

DES-EDUCACIÓN…

Los sistemas educativos, por su propia naturaleza, están diseñados para convertirnos en dóciles esclavos que conformen una colectividad fácilmente manipulable, y que legitimen dicha esclavitud como un lujo que tuviéramos encima que agradecer.

Para ello se nos inocula, entre otras enfermedades, una falsa idea de solidaridad, un apego y lealtad infantil a territorios, banderas y clanes, una tonta y primaria fraternidad a la que hay que servir para sentirse buena persona, y que sin embargo perpetúa la insatisfacción general.

Todo individualista es una amenaza para esa hipnosis colectiva, y se convierte en un foco de reacción que hay que controlar. Por eso a alguien cuya prioridad es su libertad personal se le suele llamar egoísta de forma despectiva, para ver si así logran despertar su culpa.

Sin embargo es ese egoísmo la única posibilidad de subvertir la esclavitud establecida, y el único antídoto para el totalitarismo y la violencia gregaria y primitiva. Es ese individualismo la postura más generosa, de la que emana la auténtica creatividad humana, y lo único que puede suponer un profundo, radical y pacífico cambio colectivo.

David Testal


Photo Credit: PresidenciaRD Flickr via Compfight cc

El destino…

Si crees que el destino te juega malas pasadas,
si piensas que la suerte está en tu contra,
si afirmas que la vida te bloquea…
no es ni el destino, ni la suerte, ni la vida
es programación inconsciente.

Montserrat Tubau


Photo Credit: Pensiero Flickr via Compfight cc

El darse cuenta…

¿Sabes lo que significa “el darse cuenta”?

Quiere decir que ves todo lo que hay alrededor tuyo. Simplemente lo ves sin elección y sabiendo perfectamente que no se puede cambiar.

Pero cuando vemos “lo que es” inmediatamente queremos cambiarlo, insistimos constantemente en ello. Así es como empieza el sufrimiento…

El fin del sufrimiento es la comprensión de “lo que es”, cuando la mente ya no quiere cambiar “lo que es”, lo que no quiere decir necesariamente que esté satisfecha con “lo que es”.

FUENTE: SLOYU

Etiquetado

La crisis según Albert Einstein…

No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.

Albert Einstein

 

 

Guardar

Etiquetado ,

La incongruencia existe…

Mientras tratemos de tener vida sin muerte, placer sin dolor, aparecerá la ansiedad en nosotros.

Cuando nos percatamos de que la polaridad de lo que llamamos opuestos es la verdadera naturaleza de la vida, en lugar de sentir ansiedad, ésta se convierte en liberación.

La incongruencia existe, la ambivalencia se halla en la más profunda raíz del mundo.

Alan Watts


Photo Credit: Verónica R. Flickr via Compfight cc

Etiquetado

Me siento culpable…

Me siento culpable.

Por follar.

Por no follar.

Por desear a quien no debo.

Por no desear a quien debo.

Por desear a quien me desea.

Por no desear a quien me desea.

Me siento culpable por sentirme culpable.

Y veo mujeres sin culpa, sentirse culpables por lo mismo que yo. Y por lo contrario.

Y me pregunto si no será, la culpa, una estrategia para que nunca estemos contentas, para que nos dejemos culpar de lo que sea, para que encontremos siempre una excusa para agachar la cabeza.

Y me siento culpable por preguntármelo.

Por mi culpa, culpita

IRANTZU VARELA


Photo Credit: AngelRCT Flickr via Compfight cc

Un ermitaño en la corte…

En la corte real tuvo lugar un fastuoso banquete. Todo se había dispuesto de tal manera que cada persona se sentaba a la mesa de acuerdo con su rango. Todavía no había llegado el monarca al banquete, cuando apareció un ermitaño muy pobremente vestido y al que todos tomaron por un pordiosero. Sin vacilar un instante, el ermitaño se sentó en el lugar de mayor importancia. Este insólito comportamiento indignó al primer ministro, quien, ásperamente, le preguntó:

– ¿Acaso eres un visir?
– Mi rango es superior al de visir -repuso el ermitaño.
– ¿Acaso eres un primer ministro?
– Mi rango es superior al de primer ministro.

Enfurecido, el primer ministro inquirió:
– ¿Acaso eres el mismo rey?
– Mi rango es superior al del rey.
– ¿Acaso eres Dios? – preguntó mordazmente el primer ministro.
– Mi rango es superior al de Dios.

Fuera de sí, el primer ministro vociferó:
– ¡Nada es superior a Dios!

Y el ermitaño dijo con mucha calma:
– Ahora sabes mi identidad. Esa nada soy yo.

FUENTE: SLOYOU


Photo Credit: Rufino Lasaosa Flickr via Compfight cc

Habladores…

Seguro que conoces algunos…

Guardar

Ignorar es un arte…

Se cuenta que en una ocasión, un hombre se acercó a Buda y, sin decir palabra, le escupió a la cara. Sus discípulos se enfurecieron.
 
Ananda, el discípulo más cercano, le pidió a Buda:
 
– ¡Dame permiso para darle su merecido a este hombre!
 
Buda se limpió la cara con serenidad y le respondió a Ananda:
 
– No. Yo hablaré con él.
 
Y uniendo las palmas de sus manos en señal de reverencia, le dijo al hombre:
 
– Gracias. Con tu gesto me has permitido comprobar que la ira me ha abandonado. Te estoy tremendamente agradecido. Tu gesto también ha demostrado que a Ananda y a los otros discípulos todavía pueden invadirle la ira. ¡Muchas gracias! ¡Te estamos muy agradecidos! 
 
Obviamente, el hombre no daba crédito a lo que escuchaba, se sintió conmocionado y apenado.
Esta parábola nos muestra qué significa exactamente ignorar, una palabra que a menudo tiene una acepción negativa y que puede hacer que nos sintamos “malas personas” por ignorar a los demás.
Ignorar es simplemente no permitir que las palabras, actitudes y comportamientos dañinos de los demás hagan mella en nuestro equilibrio interior. No es necesario recurrir a la violencia velada ni hacer malas acciones, consiste simplemente en crear una capa protectora a tu alrededor.
Se trata de aprender a ignorar a ciertas personas en ciertos momentos, ni siquiera es necesario alejarse de ellas porque, al fin y al cabo, todos tenemos luces y sombras. Ignorar no es una forma de venganza ni una manera para hacer sentir al otro inferior, es tan solo una manera de protegerte.

FUENTE: Rincón de la Psicología

Photo Credit: Jose Bodalo Flickr via Compfight cc