Archivo de la categoría: Emociones

¿Sufres de analfabetismo emocional?…

Pasas gran parte de tu tiempo en internet, cuando tienes un problema te refugias en la comida o por el contrario pierdes el apetito, te cuesta superar episodios desagradables que te ocurren en el día a día, con frecuencia te sientes perdido, confundido… No te preocupes, no estás loco y tampoco eres el único, podrías sufrir de analfabetismo emocional.

Según Daniel Goleman, psicólogo y periodista científico, la sociedad está afectada por el analfabetismo emocional pues cada vez más la tecnología nos quita tiempo valioso que podemos destinar para estar tranquilos, reflexionar y compartir con las personas que queremos, actividades imprescindibles para potenciar la inteligencia social.

Ante esta realidad… ¿existe algo que podamos hacer? 

Según Goleman en el sistema educativo podemos encontrar parte de la solución. Actualmente este se centra en transmitir conocimientos y muy poco en el manejo de las emociones, lo que ocasiona que desde pequeños nos sea difícil interpretar lo que nos sucede, respondiendo de manera agresiva, violenta o hasta depresiva.

Es por ello que se necesita del desarrollo de programas de alfabetización emocional que apoyen el aprendizaje emocional desde una temprana edad, porque es allí donde se puede enseñar con la ayuda también del entorno familiar, “es una manera de ayudar a los niños a recibir lecciones básicas sobre inteligencia emocional. Este conocimiento les ayudará tanto en el trabajo como en la vida, e incluye la  potenciación de la autoconciencia, la autorregulación, la empatía, las habilidades sociales…” dice Goleman.

Este tipo de aprendizaje ya lo estamos viendo con los nuevos sistemas educativos que surgen para romper el paradigma tradicional, como el que no podemos dejar de mencionar al hablar del tema; el sistema educativo de Finlandia, el cual se basa en la empatía, en reconocer y aprender a manejar nuestras emociones negativas y potencializar la autoconciencia y las tan necesitadas habilidades sociales.

También vemos un gran avance en sistemas educativos individuales (no por sistemas generales pero sí por escuelas independientes) como es el caso de algunas escuelas líderes en Barcelona que han eliminado algunas asignaturas tradicionales y hasta las calificaciones como método de medición del progreso del alumno.

¿Por qué necesitamos alfabetizarnos emocionalmente? 

Se ha demostrado que lograr la inteligencia cognitiva no es suficiente para garantizar el éxito académico, profesional y personal. Según el libro Inteligencia emocional: aplicaciones educativas, Vallés & Vallés, 2000, una educación emocional permite:

  • Aprender a relacionarse consigo mismo y con las personas de una forma asertiva para construir una sociedad preocupada por el bien común.
  • Favorece el bienestar psicológico y emocional de los estudiantes afectando positivamente tanto su bienestar académico, como su rendimiento.
  • Mejora de la autoestima y el autoconcepto que repercute en el nivel de las habilidades sociales y en las relaciones interpersonales satisfactorias.
  • Menor conducta antisocial o socialmente desordenada y disminución del índice de violencia y agresiones.
  • Menor riesgo de inicio en el consumo de drogas, mejor adaptación escolar, social y familiar.
  • Desarrollar una actitud positiva ante la vida y potenciar la capacidad para ser feliz.
  • Desarrollar la tolerancia a la frustración.

Si no posees algunas de estas habilidades no te agobies, el primer paso para alfabetizarnos emocionalmente es aceptar su importancia y entender que la frustración y el complejo no son la solución. Necesitamos educarnos unos a otros, desde casa, mientras seguimos trabajando por hacer de la empatía un miembro más de las aulas de clase.

FUENTE: Idealistas Blog

child-767535_1280

¿Puedes aumentar tu nivel de felicidad siendo más agradecido?…

Siempre escuché a mi padre decir: ‘Es de bien nacido, ser agradecido’, pero lo cierto es que el significado de este dicho va más allá de la buena costumbre de ser educado. Se ha comprobado que ser agradecido, no solo con los demás sino con tu propia vida y las cosas buenas que te pasan, puede ser determinante en tu bienestar personal, en el grado de satisfacción de las relaciones que cultivas y en definitiva, en lo feliz que te sientes.

Lo que en su día fue una percepción, se convierte en prueba irrefutable cuando alguien estudia metódicamente el impacto de ciertos comportamientos. Los resultados a menudo nos ayudan a avanzar en el entendimiento de nuestra propia condición como seres humanos.

Este es el caso de Robert Emmons, un profesor de psicología de la universidad de California que quiso descubrir qué beneficios generaba la gratitud en las personas. Sus estudios reportan como aquellos que adoptan como actitud vital continua el ser y estar agradecidos, experimentan numerosos beneficios para su salud. Resalta cuatro puntos que nos resultaron bastante interesantes y queremos compartirles.

Ser y estar agradecidos…

  • Nos permite celebrar el presente una y otra vez. Nuestras emociones positivas demandan constante cambio. Algo nuevo y que nos emociona, por ejemplo poder comprarnos un nuevo coche, pronto se vuelve algo ‘normal’. Estar agradecidos muestra el valor de algo y lo renueva. Nos hace interactuar más con los valores positivos de las cosas más a menudo, magnificando las experiencias positivas.
  • Bloquea las emociones negativas. Especialmente la envida, el resentimiento, el arrepentimiento y la depresión. Es muy sencillo, no puedes tener envida si estás agradecido por lo que tienes. No puedes estar resentido con lo que otros poseen y tú no, si te sientes agradecido por lo que tú tienes.
  • Reduce el efecto de situaciones traumáticas. Ante situaciones de sufrimiento, dolor, trauma, adversidad… las personas que practican la gratitud, se recuperan antes.
  • Fortalece los lazos sociales y mejora tu autoestima. Cuando estás agradecido a otros, es porque otros miran por ti, están ahí si los necesitas. Cuando eres más consciente de que cuentas con estar red de personas en las que tienes un apoyo en lugar de dar por sentado que tengan que estar ahí, comienzas a darte cuenta de que cuentas con lazos sociales fuertes y que eres alguien que merece la pena, dado que otros están ahí para ti.

Estas no son más que algunos de los efectos positivos. En sus estudios Lisa Aspinwall, también profesora de psicología de la universidad de Utah, añade algunas más como que se ha comprobado que la gente agradecida, cuenta con sistemas inmunológicos más fuertes, tiene una visión más optimista del futuro, se alimenta mejor y suele hacer más ejercicio, se compromete más en generar hábitos que protegen su salud… con los consiguientes resultados positivos en su bienestar general.

Pero me pregunto, ¿cómo llegan a cambiar el punto de vista las personas que parecen vivir en permanente estado de amargura e insatisfacción?

Aquí algunas sugerencias:

  • Utiliza un diario: un ejercicio simple pero que da muy buenos resultados es tomarte el tiempo para escribir al final del día las cosas por las que te sientes agradecid@.
  • Elige dónde mirar. Sé consciente que tu manera de ser no es así porque sí, y no hay nada que puedas hacer. Tú eliges donde mirar. La actitud es una elección y un hábito que puede practicarse.
  • Pregúntate qué puedes aprender de ciertas situaciones. Cuando no veas más que cosas malas en el camino, a veces es imposible no lamentarse, no sufrir… Sin embargo es posible que aunque te parezca que todo es negro, puedas sacar algo bueno si te preguntas qué es lo que de esa situación puedes aprender. A menudo si nos preguntamos esto, sacamos conclusiones que nos ayudan tomar fuerza para seguir adelante por difícil que parezca.
  • Recuerda que los pensamientos crean tu realidad. Si crees que algo es terrible, tu cabeza va a tratar de buscar razones que reafirmen tus creencias. Si eres consciente de que esto es así, quizás una vez más puedas elegir y modificar un poco lo que crees que es la realidad, tratando de integrar en tu día a día pensamientos más positivos y buscar razones para fortalecer estos, en lugar de lo contrario.

¿Quizás estás dando por sentadas muchas cosas y deberías agradecer más aquello que tienes? Ponlo en práctica y comprueba si es verdad que ser y estar agradecido, mejora tu bienestar personal. ¿Lo crees así o incluso es una práctica que ya has incorporado a tu día a día?

FUENTE: IDEALISTAS BLOG

4247968275_18343880d1_o

Photo Credit: Olga Díez (Caliope) via Compfight cc

Etiquetado

Cuando la emoción no se expresa y el cuerpo duele…

Hay una frase que yo repito mucho a mis pacientes: EMOCIONES EXPRESADAS, EMOCIONES SUPERADAS. Algunos se identifican con ella, otros encuentran dificultad en su planteamiento, pero lo que nadie me puede negar es que cuando las emociones negativas se nos ponen de manifiesto nuestro cuerpo, a nivel físico, se resiente

Ante una misma dolencia o enfermedad su manifestación física se desarrolla de una u otra manera dependiendo del estado de ánimo con el que la afrontemos. En enfermedades como el cáncer o la fibromialgia está demostrado que el aprender a gestionar las emociones y encontrar cierto equilibro emocional, hace que la presencia de sentimientos positivos ayude a la recuperación del paciente.

¿Qué es una enfermedad en si misma?

No es más que una alteración del estado normal de nuestro organismo, o parte de él, por no poder recibir lo que necesita. Algo así como un CONFLICTO interno.

La persona se constituye en cuerpo (físico) y mente (raciocinio y emociones), ambos son necesarios para el buen funcionamiento del organismo. Por tanto, tan importante es atender la carencia física que está sufriendo un determinado órgano, como atender las necesidades emocionales que tiene un paciente para combatir dicha dolencia. ¿La solución? LA PREVENCIÓN.

Si aprendemos a cuidarnos física y emocionalmente evitaremos la aparición de muchas alteración psicofisiológicas o las combatiremos con mayor efectividad en caso de que se nos presenten.

Se trata de un proceso de ADAPTACIÓN a nosotros mismos y al medio en el que nos desarrollamos.

¿Cómo relacionaríamos una dolencia emocional con una alteración física?

Para hacerlo de manera clara y sencilla enumeraré los órganos que se suelen ver afectados cuando no hemos solucionado emocionalmente algo que nos preocupa.

– HÍGADO:
o Se le vincula con la ira, el enfado, y la agresividad.
– CORAZÓN E INTESTINO DELGADO:
o Relacionado con la euforia, histeria, excitación, hipersensibilidad y nerviosismo.
– ESTÓMAGO, BAZO Y PÁNCREAS:
o Se ven alterados por desequilibrios emocionales como la ansiedad, la duda, el escepticismo y los celos.
– PULMÓN E INTESTINO GRUESO.
o Guardan relación con las dificultades para comunicarse cuando uno quiere imponer su palabra, el exceso de autoridad y el dominio sobre los demás.
– RIÑÓN Y VEJIGA.
o Vinculados al miedo, la falta de autoestima, la timidez y la desesperanza

Como podemos ver EMOCIONES y ÓRGANOS van de la mano, por ello es tan importante hacerle caso a la expresión de las primeras para evitar disfunciones en los segundos.

El peligro de no cuidar nuestras emociones…

En poco más de 6 minutos, vas a descubrir:

  • Qué es lo que realmente genera muchos de los problemas en la pareja, o la dificultad de iniciar una nueva relación.
  • Porqué atender a nuestras necesidades emocionales no es algo opcional.
  • Descubre mis propias necesidades emocionales.
  • La Doble Solución. Y algunas maneras en que la aplico en mi propia vida.
  • Las 4 copas y tu pareja (y no hablo de alcohol).

Si has estado buscando una forma de mejorar tu vida y tus relaciones de pareja, seguro que estás claves te dan una nueva perspectiva y una parte esencial de la solución.

FUENTE: La senda de la felicicidad

¿Pueden los hijos heredar el miedo de los padres?…

Sabemos que los hábitos de vida, sea la alimentación, sedentarismo, sea fumar, beber alcohol u otras drogas, influyen de una manera poderosa en el padecimiento de nuestras propias enfermedades. Pero lo que no sabíamos, hasta hace muy poco, es que algunos de estos hábitos o conductas pueden marcar nuestros genes químicamente, produciendo con ello una inhibición o bloqueo de sus funciones, y que estas marcas pueden ser transmitidas a nuestros hijos con consecuencias a nivel cerebral que todavía hoy no conocemos bien.

A este capítulo, conocido como epigenética, quisiera añadir algo muy reciente que ha venido en ser considerado revolucionario. Refiere a que ciertos estímulos capaces de desencadenar reacciones emocionales y que se suceden de forma repetida a lo largo de nuestras vidas pueden también marcar nuestros genes y esto ser heredado por los hijos. De modo que hoy sabemos que los hijos pueden expresar en su vida miedo frente a ciertos estímulos sin antes ellos haber tenido una experiencia personal propia ante esos mismos estímulos.

A nivel experimental se ha podido comprobar que si un ratón recibe un pequeño choque eléctrico en la pata (dolor) al tiempo que se le expone a un olor determinado y esto se repite varias veces, muy pronto el ratón desarrolla miedo solo al olor (aprendizaje asociativo). Pues bien, los ratones hijos y nietos de estos últimos mostraron también tener una reacción de susto y sobrecogimiento, es decir, una reacción emocional de miedo similar a la que tuvieron sus padres, pero en este caso sin tener experiencia suya propia de dolor o haber sido expuestos nunca antes a este olor. En otras palabras, estos ratones han heredado el miedo de los padres. Y esto es algo verdaderamente revolucionario en la biología de nuestros días; nunca antes se había demostrado que fuera posible la transmisión a los hijos de un carácter, digamos mental, adquirido por los padres. Todo ello es producido no por un cambio en la estructura química de los genes, sino por las marcas químicas que se adhieren a ellos y cambian su funcionamiento en el cerebro. Esto lleva a preguntarse hasta qué punto estos nuevos descubrimientos alcanzan a los padecimientos sociales que sufrimos en nuestras sociedades y culturas tan impregnadas de miedo. ¿Acaso no es cotidiano el miedo repetido de niño, sea en el entorno de la familia o en el colegio, o los miedos en el trabajo, o esos miedos sociales cotidianos a los demás, a los otros? ¿Acaso no vivimos realmente en una cultura del miedo?

Todo esto ha llevado a pensar en la posibilidad abierta y futura de una ética transgeneracional, futurista si se quiere, que ampare a los seres humanos todavía no concebidos. Si la ética en general refiere a conductas que implican lo que entendemos por bueno o malo, verdad, justicia, derecho y deber, valores y normas, sin duda estos nuevos descubrimientos nos hacen pensar en la posibilidad abierta de hablar de una ética transgeneracional. ¿Hasta qué punto no sería poco ético que conociendo la posibilidad de un daño genético directo provocado por ciertos miedos no obremos evitando esta posibilidad simplemente cambiando nuestras conductas? Y, mas allá, ¿cambiando nuestra estructura social caminando hacia una cultura sin miedo, ese maligno hasta del pensamiento?

¿Se podría hablar ya de una ética adelantada, una ética tendente a hacer el bien social en aquellos todavía no concebidos y que ni tan siquiera existen en el pensamiento de sus posibles progenitores? ¿Un nuevo capítulo de la neuroética tendente a prevenir que los futuros seres humanos hereden y sufran miedos que ellos mismos no han creado como consecuencia de sus propios estilos de vida en el contexto de la sociedad en que viven?

Sin duda nuestra cultura occidental está abriendo un nuevo capítulo en nuestros conocimientos de lo que es el ser humano. Y lo que desde luego es claro, ahora ya, es que añadido a nuestros conceptos sólidos de que el ser humano es un ser en esencia social, ahora sabemos además que esa naturaleza social no es solo de contacto entre individuos aislados, sino que somos eslabones de una larga cadena unida no solo por la “química aleatoria de los genes”, sino también por la “emoción aleatoria de esos mismos genes”.

mother-429158_1280

FUENTE: Huffington Post

Etiquetado

La neurociencia demuestra que el elemento esencial en el aprendizaje es la emoción…

BIOTMR

 Sin emociones no puede haber atención, ni aprendizaje ni memoria.

El investigador en neurociencia Francisco Mora asegura que el elemento esencial en el proceso de aprendizaje es la emoción porque sólo se puede aprender aquello que se ama, aquello que le dice algo nuevo a la persona, que significa algo, que sobresale del entorno en Neuroeducación, el libro que acaba de publicar en Alianza Editorial. “Sin emoción –dice– no hay curiosidad, no hay atención, no hay aprendizaje, no hay memoria”.

Francisco Mora (Granada, 1945), doctor en Neurociencia por la Universidad de Oxford y catedrático de Fisiología de la Universidad Complutense, ha publicado Neuroeducación (Alianza), un volumen con el que pretende desarrollar “las preguntas centrales que son de interés y preocupación en el mundo de la enseñanza a cualquier nivel y ayudar a desentrañar las claves de cómo contestarlas a la luz de los conocimientos mas recientes…

Ver la entrada original 588 palabras más

Aprende a controlar tus emociones…

Como bien sabemos, a veces sentimos que nuestros sentimientos y emociones nos controlan a nosotros y no nosotros a ellos, pero vemos que hay personas quienes cuentan con mejores habilidades para llevar sus vidas de manera satisfactoria, y nos preguntamos ¿qué tienen ellas que nosotros no?  Pues tienen lo que llamamos destrezas emocionales, y estas les permiten manejar su vida de forma más agradable y eficaz.

También podemos llamarle a esto inteligencia emocional puesto que esta es la que nos permite desarrollarnos de mejor forma en cada ámbito de nuestra vida sin llegar a estresarnos y superando los obstáculos que se nos presenten.

¿Cómo hacer para tener siempre emociones positivas?

Hay que tener en cuenta que nadie está libre de tener emociones negativas, aun teniendo una inteligencia emocional desarrollada, puesto que las emociones -tanto positivas como negativas- siempre estarán presentes, el secreto es identificarlas y saber porque están allí para poder llevarlas como corresponda.

Al identificar cada una de nuestras emociones podemos saber qué es lo que nos preocupa o nos hace sentir bien, y con esto podremos tener mejores relaciones con las personas que nos rodean y, más aun, éxito en cada ámbito de nuestra vida (inclusive en el laboral).

¿Porque es importante saber llevar nuestras emociones de manera satisfactoria?

Una persona que sabe cómo manejar sus emociones tiene una vida de éxito, y no tanto por su inteligencia o decisiones, sino porque supo qué debía hacer para controlar cada una de ellas sin que estas hicieran venirse abajo todo en su vida.

Porque, desafortunadamente, una persona con poco control emocional puede sentir que su vida no vale mucho o llegar a sentirse fracasado, ya que las emociones negativas, como la ansiedad y el estrés, nos pueden traer grandes repercusiones, tanto física como mentalmente, si no son controladas desde que aparecen.

Por ejemplo, la ansiedad nos afecta directamente en nuestro cuerpo, por eso es necesario identificar de donde viene esta ansiedad y buscar formas para saber manejarla.

El saber controlar nuestras emociones nos hace sentir más capaces de enfrentarnos a diferentes retos, nos mantiene saludables, nos aleja de los trastornos como la depresión, nos ayuda a tener mejores relaciones con los demás, y puede evitarnos las consecuencias negativas como serían los cambios de humor drásticos, ya que estos afectan nuestras relaciones interpersonales

Una persona con una inteligencia emocional desarrollada sabe bien cómo se siente y sabe comunicarse bien con los demás, y, además, es capaz de identificar el cómo los demás se sienten de forma satisfactoria.

Algunas ideas para controlar nuestras emociones

Existen muchas formas de aprender a llevar mejor tus emociones y es lo que queremos ¿no? Bueno aquí te daré algunos consejos sencillos para que puedas tener más control de tus emociones y, por ende, de tu vida:

Tener una buena salud mental consta de buena alimentación, una buena rutina de ejercicios, dormir o descansar las horas suficientes. Detenerse a pensar lo que nos sucede cada día, calmarte cuando veas que vas a perder el control.

También el mejorar tus habilidades para resolver problemas y ser capaz así de ayudar a otros, y si aun así ves que te cuesta controlar tus emociones.

La terapia siempre es una buena opción viable en donde los expertos siempre estarán dispuestos a brindarte herramientas necesarias para ayudarte.

FUENTE: La mente es maravillosa

525514208_f65a17dcdf_o

Photo Credit: (Lolita) • 8 via Compfight cc

Ira…

Cuando estás enojado, deseas aliviar el sufrimiento que sientes; es una tendencia natural.
Hay muchas formas de encontrar alivio, pero el mayor de ellos lo proporciona la comprensión.

Cuando la comprensión está presente, la ira desaparece por sí sola.
Cuando entiendes la situación de la otra persona, la naturaleza del sufrimiento, la cólera desaparece, porque se transforma en compasión.
Observar profundamente la situación, es la medicina más recomendable contra la ira.
Si la observas, entenderás las dificultades del otro, y la aspiración profunda que nunca ha podido alcanzar.
La compasión nacerá entonces en ti y será el antídoto para la ira que sientes. Si dejas que la compasión brote en tu corazón, el fuego de la ira se extinguirá en el acto.
La mayor parte del sufrimiento que experimentamos, nace de nuestra falta de comprensión, y de no percibir que no existe un yo separado.
La otra persona es tú, y tú eres ella. Si entras en contacto con esta verdad, la ira desaparecerá.
La compasión es una bella flor que brota de la comprensión. Cuando te enojes con alguien, practica el inspirar y espirar conscientemente.
Observa profundamente la situación, para ver la verdadera naturaleza de tu sufrimiento, y el de la otra persona, y te liberarás.

Thich Nhat Hanh

leo-350690_1280

Etiquetado ,

Controla tus emociones…

Eres de los que les gusta no solo pensar sino actuar. Te gustan las ideas, el cambio y por supuesto trabajar por el bien social pero como todo ser humano, a veces reaccionas de manera que tus propios comportamientos, pueden llegar a hacerte más mal que bien.

No te desesperes, no estás solo, todos los seres humanos pasamos por procesos similares, pero en tu caso, hay un motor grandísimo que te ayudará a controlar que emociones negativas interfieran en tu camino: has decidido cambiar al mundo.

Según Mónica Venegas, conferencista y especialista en temas deindependencia emocional, se han identificado dos causas por las cuales la gente no evoluciona con sus vidas. Primero, porque no sabencómo hacerlo y segundo, por dependencias emocionales.

Para lo segundo te damos 3 emociones negativas y algunas alternativas para superarlas:

1.  La frustración. A menúdo puede hacerte sentir que lo que quieres lograr es imposible, desencadenando otras emociones como la rabia e inclusive la depresión. Pero podemos tratarlo, reconociendo que cada obstáculo es en realidad una oportunidad de aprendizaje y aceptando que no siempre podemos hacerlo todo solos, el mundo se hizo para ayudarnos los unos a los otros.

  • En vez de preguntarte ¿qué sucedería si no lo consigo?, pregúntate: ¿puedo vivir sin lograr lo que quiero?. A partir de allí, empezarás a darte cuenta que aquello que parece tan terrible en realidad no lo es.
  • Desarrolla un plan de acción en el que incluyas un plan B par tu vida, idea y/o proyecto.
  • Reconoce tus errores y reflexiona, esto te ayudará a entender qué fallo y evitara que cometas los mismos errores otra vez.

2. El miedo. Siempre que emprendemos un proyecto tenemos la posibilidad de ser exitosos en ello o “fracasar” en el intento. Concéntrate en el intento y piensa: más vale haberlo intentarlo que nunca haberlo hecho. Si lo piensas, el miedo surge cuando concentras tu energía 100% en algo y de repente ese algo se convierte no solo en tu vida sino en tu felicidad, así que por más grande y valioso que sea tu sueño, no olvides que eres un ser humano, de carne, hueso y sentimientos que esta en este mundo para muchas cosas maravillosas.

Para conocer cómo puedes afrontar y superar tus miedos, te recomiendo que leas cómo superar el miedo de la iniciativa social Elige la calma.

3. La tristeza. Aunque es una de las emociones más comunes no nacemos con ella, lo que nos dice que tenemos el poder de dejar de sentirnos tristes y elegir ser felices. Aunque suena fácil decirlo, en realidad no es tan complicado como parece. Lo primero y más importante es estar consciente de ello y querer poner de tu parte para cambiar, lo segundo es concentrarte en aquello por lo que debes estar agradecido, puedes hacer una lista de ello y cada vez que te sientas triste o desahuciado recurrir a ella, así te darás cuenta que la tristeza puede ser una elección.

Recuerda que muchas veces no podemos cambiar lo que nos pasa, pero si podemos cambiar la forma en que reaccionamos frente a ello.

FUENTE: Idealistas Blog

5847295876_44f4d11355_b

Photo Credit: danielito311 via Compfight cc

No me decido: ¿el Otro o Yo?

el FARO dentro de ti

coupleSeguramente te habrás encontrado escuchando, leyendo o participando en conversaciones en las que surge el eterno dilema: ¿a quién poner en primer lugar: a ti o a la otra persona?

Hay personas que piensen que es importante anteponer las necesidades de los demás (especialmente los más “necesitados y desfavorecidos”) a las tuyas propias. Hay otros que defienden un egocentrismo “sano” (no puedes amar si no te amas, no puedes dar si no te das a ti primero…).

A mí, personalmente, lo que me surge es la duda: ¿tengo que elegir uno de los dos? ¿No hay más opciones…?

Ver la entrada original 359 palabras más