Perder miedo a la soledad…

La soledad es un momento fantástico en nuestra vida, siempre que la vivamos de la manera adecuada. Puede ser un gran aliciente que aderece nuestros momentos. Puede ser el contrapunto ideal en nuestras vidas o el momento de replantear la estrategia personal de cada uno… Siempre que no nos exijamos demasiado y nos pongamos demasiado terribles.
Como sabemos, nuestras emociones son fruto de nuestro dialogo interno. Hablándonos a nosotros mismos de determinada manera, podemos enfermar de Necesititis o Terribilitis. Un diálogo interno radical y exigente, absolutista y extremadamente duro y radical frente a nosotros mismos, fácilmente generará emociones más que negativas. Además, si consideramos que ese diálogo se repite día tras día, semana tras semana, el efecto es demoledor.“¡Es horrible estar solo!”, “¡No puedo tener una vida de verdad si estoy solo!”, “¡La soledad es lo peor que podría pasarme!”,  “Además, yo soy el peor de los gusanos por estar solo”, “¡Si estoy solo quiere decir que mi valor es más que nulo!”, “¡Soy una rata arrastrada que jamás encontrará el amor!”, …

En el fondo, tras de estas duras frases, con las que más de uno se sentiría identificado, subyace la creencia irracional: ¡Necesito a alguien para ser feliz! Necesidad que nos impide ver que ya lo tenemos todo.

Hemos de entender que igual que enfermamos de necesititis y terribilitis con nuestros diálogos internos ¡También nos curamos usando ese dialogo interno!
Siendo críticos y científicos en nuestro diálogo interno, siendo flexibles y yendo más allá de lo que nosotros pensamos que es lo bueno o lo malo ¡Y manteniendo eso en el tiempo! Siendo perseverantes, es como reajustamos nuestras emociones para ponerlas en nuestro sitio.

Amar la vida es más importante que el amor sentimental ¿No tenemos una pareja con la que casarnos? ¡Casémonos con la vida! Imagina que cada día es un día nuevo, nuevas cartas ¡Nuevas jugadas! ¡Nuevas oportunidades! Nada nos ata, nadie nos limita.

El auténtico secreto es amar la vida y a los demás. La vida ofrece más cosas que el amor romántico o la compañía (trabajar en proyectos nuevos, dirigir la atención hacia otras áreas,  trabajar la autonomía personal en casos de dependencia emocional, encontrar nuevas actividades y amigos, cuidar esas amistades, hobbies, atender a la familia, ligar y disfrutar del sexo…).
Apartemos la queja de nuestro camino y centremos nuestra energía en lo que SÍ podemos hacer. Hemos de entender que la queja no va a allanarnos el camino ¡Todo lo contrario! Basta ya el decir: “¡Es que yo quiero otra cosa!”, “es que yo no quiero darle amor a mis amigos o a la familia, yo quiero amar a alguien en especial y quiero ser amado por alguien ¡LO NECESITO!”.
La soledad es amarga de inicio porque no estamos acostumbrado a ella, pronto nos acostumbramos y empezamos a disfrutarla ¡La soledad es un combustible maravilloso para la creatividad! ¡El arte bebe de la soledad y se nutre de ella!

Convirtamos nuestra soledad en una atalaya de seguridad, un castillo infranqueable, donde retirarnos a planear la estrategia de nuestras vidas, los pasos a dar, los objetivos sobre los que dirigir nuestras energías. Desde la seguridad de mi atalaya, donde nadie puede entrar y sólo yo puedo disfrutarme, dirigiré el cañón del que saldrá, como un tiro, toda mi capacidad de amar sin queja y sin reproche.

“El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros somos los que las jugamos”. William Shakespeare

Antonio Soto


Photo Credit: ROBERTO CABRAL PHOTOGRAPHY Flickr via Compfight cc

Guardar

Guardar

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: