Queda…

Queda. ¿Qué nos queda?

Mis manos me desconocen, mi piel se extraña, te has llevado con tu tacto la esencia mía.

Y ¿qué me queda?

¿Cómo le explico a mi cuerpo que sólo me queda mi torpe roce, que tus manos expertas, tus vocablos hechos juramento, tus susurros que provocaban en mí el deseo en sí mismo te los has llevado?

No tengo las palabras para decírmelo ni la conciencia para aceptarlo.

Sin embargo, no creo que entiendas, es necesario que comprendas, es importante que lo hagas, que sepas la magnitud del daño que has causado, y que lo arregles.

¡Que hagas algo con lo que has destruido!

No sólo para reconstruirme, para renacer, sino para devolverme algo, algo de lo que te has llevado, cualquier cosa.

Dame un poco de mí misma que llevas en ti, regrésame en partes aunque sea, pero deja que vuelva a ser yo.

No sé si me guste después de unirme, de conocerme, y trabajarme de nuevo, puede que no, puede que odie el resultado final al principio.

Puede que no sea lo que era antes de ti, al ser parte de ti, e incluso lo que fui al desprenderme de ti, pero puede que incluso me guste más, y entonces ahí me queda no sólo el amor de forma pura, sino la vida misma, me quedo yo conmigo misma y entonces, en ese punto, me queda todo.

Paola Javorinshy

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: