Yéndome a lo largo de la vida…

No te preocupes por el más allá, por lo que pasará después de que tu cuerpo se funda con la tierra, puedes dejar ese debate a un lado y observar lo que te rodea, volver al aquí y ahora y encontrar el sentido de tu vida más cercana, eso sí, haciendo caso a lo que necesite tu alma. Así lo refleja este poema de Emily Dickinson, tan sencillo como profundo:

Algunos reverencian el Sabat yendo a la Iglesia –
yo lo reverencio, quedando en casa –
con un Bobolink por coro –
y un huerto, por cúpula-

algunos reverencian el Sabat con albas –
yo uso mis alas –
y en vez de repicar las campanas de la iglesia
nuestro pequeño sacristán – canta.

Un notable sacerdote predica a Dios –
y el sermón nunca es demasiado largo,
de modo que en vez de ir al cielo, por fin –
estoy yéndome a lo largo de la vida. 

27109129635_92e0a2e5fe_b

Photo Credit: Javi Sánchez Photography via Compfight cc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: