Ruidos…

Si la gente. Todos. Nos dedicáramos a cazar ruidos. Tendríamos los equipos adecuados.

Los chicos, en vez de cambiar figuritas, cambiarían caídas de gotas, susurros de hojas contra el suelo y maullidos de gatos.

Los enamorados, en vez de cartas, se regalarían ruidos de besos y aleteos de pájaros.

Los enojados, en vez de pelear a los gritos, se mandarían rugidos de mar y truenos de espanto.

Y cuando ya estuviésemos acostumbrados sería lo más común del mundo, una cosa de todos los días, ver la calle repleta de gente ruidando.

19287426545_e927644f49_b

Photo Credit: h.vargasmonserrat via Compfight cc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: