La rana en la cazuela…

Había una vez una rana que descansaba en una cazuela llena de agua. La pequeña rana nadaba tranquilamente y notaba el agua un poco calentita.

La cazuela se estaba calentando a fuego lento, muy poco a poco. Después de un rato, el agua ya estaba tibia y poco a poco se iba poniendo caliente.

La rana empezaba a notar que el agua estaba un poquito demasiado caliente para su gusto, pero la pequeña rana prefirió seguir en el agua.

Poco a poco, el calor le iba provocando somnolencia y el agua empezaba a estar ya muy caliente. A la rana le empieza a disgustar notar el agua tan caliente, pero casi no tiene fuerzas para salir, tiene mucho sueño.

La rana se propone aguantar el calor del agua y resistir, sin intentar salir de la cazuela. Pero la temperatura sube y sube. Al final, el agua está tan caliente que la rana acaba muriendo hervida, sin esforzarse lo más mínimo por salir de allí.

Cuando algo nos molesta o nos disgusta, muchas veces evitamos afrontarlo y salir de esa situación, haciendo que cada vez se vuelva más insoportable.

FUENTE: Espiritualmente

5580561848_2f921fd87e
Photo Credit: Isfugl via Compfight cc

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: