El matrimonio es mucho más que amor…

Si tienes pareja y estáis muy enamorados, tarde o temprano a alguno de los dos se le pasará por la cabeza la idea de casarse o por lo menos de formalizar el compromiso. Pero el matrimonio es mucho más que amor. Por eso, a muchas personas le surge la duda de si la persona con la que mantienen una relación romántica es realmente la adecuada para casarse. Pero tener dudas sobre esto esto es completamente normal, es más, es incluso saludable.

Felicidad y apoyo emocional en el matrimonio

No puedes esperar ser siempre igual de feliz en tu vida matrimonial. Toda relación de pareja pasa por altibajos, las cosas cambias y las circunstancias de la vida influyen en una relación de manera importante. Los hijos, las enfermedades, la familia política, el trabajo o las relaciones personales, entre otros, pueden causar cambios importantes.

Teniendo esto en cuenta, lo que tienes que considerar no es si vas a ser siempre feliz con tu pareja, sino si esa persona es capaz de brindarte el apoyo emocional necesario en los momentos difíciles y también si tú estás dispuesta a hacer lo mismo.

En este sentido, sabrás que tu pareja es la persona adecuada para casarte si te ayuda a ser mejor persona, si te apoya para que sigas adelante con tus sueños, tanto emocional como intelectualmente, y si valora tu bienestar emocional más allá de sus propios intereses o necesidades.

La persona adecuada para casarse no debería ser negativa, ni egoísta. Tampoco debería avergonzarse de nada que tenga que ver contigo, y debería ser honesta con lo que piensa de ti. Además, debería ser una persona trabajadora que valorara tu trabajo o dedicación de la misma manera que valora lo que él/ella hace.

Afectividad, sexualidad y amor

La persona adecuada para casarse debería ser alguien que comprende tus necesidades y tus inquietudes personales, tanto a nivel emocional como en lo que se refiere a la sexualidad.

“Te quiero” debería ser algo más que una frase. Con la persona adecuada, las palabras de amor son actos de amor, son sensaciones, son detalles. Una persona que te ama de verdad lo hace más allá del acto sexual, e incluso en ese momento deberías poder sentir toda la esencia de esa relación, incluida la confianza, el respeto, el cariño o el deseo más allá de lo meramente físico.

Además, la persona con la que decides pasar el resto de tu vida y con la que quieres comprometerte deberías ser también un buen amigo, y una persona con la que puedes disfrutar de todo lo que la vida te ofrece. El tiempo de ocio es importante para las parejas, y tener intereses comunes, o al menos mostrar interés en descubrir lo que le gusta al otro, es fundamental.

No puedes olvidar que la persona adecuada debería ser amable, considerada y cortés, y que es en las pequeñas cosas de la vida, en esas que pasan a diario, donde uno muestra cómo es, y donde puedes ver todo el cariño y la bondad de una persona.

Metas y valores

Tener metas y valores comunes es fundamental para empezar una vida en común. Tener opiniones y gustos diferentes no es un problema, siempre y cuando se tenga un objetivo común.

En realidad, diferir en algunos puntos le puede dar interés a una relación y puede ser una fuente de enriquecimiento mútuo. Pero el entendimiento previo y la disposición a la comunicación abierta y sincera debe ser un hecho. Si tienes que reprimir tus pensamientos para no ofender a tu pareja tendrás muchos problemas en el futuro.

Ten en cuenta que lo único seguro y constante en la vida es el cambio, y la persona adecuada debe estar dispuesta discutir cuestiones que surgirán a lo largo del matrimonio, y a plantear y aclarar preguntas y temas que surgirán después. Tener metas y valores comunes facilita la adaptación y el avance.

Confianza y honestidad

La honestidad es fundamental en la vida de pareja. Por eso, la persona adecuada será capaz confiar en ti sin controlarte ni limitarte. No deberías de necesitar poner límites a ti privacidad. La persona adecuada respetará tu espacio y tu tiempo, es más, te animará a que lo tengas. Compartir la vida con alguien no significa someterte ni evadirte del mundo.

Tener tiempo para uno mismo y desarrollarse implica cierta independencia. Crecer juntos sí, pero solos no. Todos necesitamos sentirnos seguros de nosotros mismos, y eso no significa hacer de menos a nadie.

FUENTE: La Mente es Maravillosa

6520050791_696a09f0eb_b

Photo Credit: Davide Vosti via Compfight cc

Etiquetado , ,

Un pensamiento en “El matrimonio es mucho más que amor…

  1. Si viviera en este momento no me casaría porque las mujeres de antes no vivíamos nuestra vida como queríamos.Yo estudíé una carrera,hice Teatro,trabajaba en dos Colegios uno privado y el otro Público.Pero los fines de Semana vivía para hacer las cosas que no podía en el correr de la semana y me llevaba las tandas de cuadernos para corregir en casa.No desconectaba de mi profesión aunque fui una persona que aquello que ejercí lo hice por vocación.Mi marido trabajaba todos los días menos los Martes que que libraba,eso sí siempre me esperaba con un asado ese día.Tuve que sacrificar horas para estar con mi hija que estaba con mis padres,lo cual me tranquilizaba.De la clase de mi nieto ya hay 4 separaciones,que estaban por parejas desde jovencitospero no se habían casado.Menos mal !! A pesar de haberme enamorado y casado con mi esposo,yo creo que lo mejor no es atarse sino vivir felices hasta cuando se pueda.Hoy tengo que cuidarlo,porque está enfermo,pero lo hago con cariño a pesar que esto me obliga a dejar las cosas que me gustarían hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: