¿Para qué vivimos?…

A menudo mi mente supone cosas, y a menudo se equivoca. No esperaba sentirme inspirada en un entierro, y sin embargo, eso fue lo que sucedió.

Aparece el sacerdote (un hombre valiente, que me dejó alucinada, ahora verás porqué), nos mira fijamente y nos pregunta:

“¿PARA QUÉ VIVIMOS?”

Y no sólo eso. Señala el ataúd y nos dice:

“Esta mujer está muerta. Y como su cuerpo ha muerto ya no puede sonreír, abrazar, coger a alguien de la mano, besar a alguien a quien quiere…porque está muerta.  Ya no puede expresar el amor. ¿Cuántos de nosotros también estamos muertos ahora mismo? Porque no estamos amando. Tenemos los mismos síntomas: no miramos a los ojos, no sonreímos, no besamos, no abrazamos…estamos muertos.”

Realmente inspirada.

Cuando la muerte se da un paseo por nuestra vida nos enseña algunas cosas.

Por ejemplo que nos olvidamos cada día de que esta experiencia no es eterna, de que no tenemos todo el  tiempo del mundo, y de que nos conviene preguntarnos qué estamos haciendo con él, a qué lo dedicamos, y si de verdad lo saboreamos. A veces me parece que vivimos como si de una comida larga y deliciosa sólo saboreáramos dos sorbos de algún vino y un bocado del postre, mientras la gran mayoría de los sabores y  aromas pasan sin dejar huella en nosotras porque simplemente nuestra cabeza está en otro sitio. Y mientras estamos perdidas en “nuestras cosas” los platos van pasando…y por eso el final siempre nos parece demasiado pronto.

Supongo que no es casualidad que haya empezado justo ahora a ayudar a una clienta a afrontar su tremendo miedo a la muerte. Entre otras reflexiones le lanzaba esta frase que también me digo a mí:

“Sólo quien no ha vivido tiene miedo a la muerte”.

Y me acuerdo también de un amigo, José Luis Humara, al que la enfermedad y la posibilidad de la muerte le han enseñado tanto, y le han convertido en el gran poeta que posiblemente siempre fue, pero que no se había dado tiempo para ser… hasta ahora. No se había dado ese tiempo del que hablan sus poemas. Te dejo con uno de ellos, deseando que te concedas el espacio que hace falta para saborearlo. Y también con una observación que él nos hacía este verano:

“He aprendido que somos muy rácanos a la hora de permitirnos DISFRUTAR” (y no se refería a gastar dinero, sino a aprovechar cada instante, a disfrutar, a celebrar la vida y cada pequeña ocasión).

¿Y TÚ? ¿CÓMO QUIERES VIVIR HOY?

FUENTE: BLOG ALTERNATIVO

687x604xsenda.jpg.pagespeed.ic.-LLn9_v-pQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: