Pobreza interior…

El padre de una familia muy rica llevó un día de viaje a su hijo a visitar una comunidad indígena, que vivía pobremente. Su propósito era mostrarle a su hijo cómo vivía la gente pobre. Permanecieron ellí unos días, alojados en la granja de una familia muy pobre.

De vuelta del viaje, el padre preguntó a su hijo qué le había parecido la experiencia y si se había dado cuenta de cómo vivían los pobres para valorar más lo que tenía en casa.

El niño respondió que le había encantado el viaje y que ahora ya sabía cómo vivían los pobres. Cuando el padre le pidió que especificara lo que había aprendido, el pequeño enumeró de este modo lo que había visto:

Nosotros tenemos un perro y ellos tienen varios.

Nosotros tenemos una piscina que ocupa la mitad del jardín y ellos tienen un arroyo que no tiene fin.

Nosotros hemos puesto faroles en nuestro jardín y ellos tienen las estrellas de la noche.

Nuestro patio es tan grande como el jardín y ellos tienen el horizonte entero.

Nosotros tenemos un pequeño trozo de tierra para vivir y ellos tienen campos que llegan hasta donde nuestra vista no alcanza.

Nosotros tenemos criados que nos ayudan, pero ellos se ayudan entre sí.

Nosotros compramos nuestra comida, pero ellos cultivan la suya.

Nosotros tenemos muros alrededor de nuestra casa para protegernos, ellos tienen amigos que los protegen.

El padre del niño se quedó estupefacto y mucho más cuando su hijo concluyó:

– Gracias papá, por enseñarme lo pobres que somos.

REFLEXIÓN:

Esta fábula es tan clarividente y expresiva que no requiere de ninguna reflexión expecial, pero sí de que tomemos consciencia lúcida y rotunda de qué todavía lo mejor de esta mundo está al márgen de la mente calculadora y vorazmente rentabilizadora y de qué pobres son aquellos, como decía Ramakrishna, que solo se interesan por el dinero.

El ego posesivo, acumulador y aferrante es como un puño cerrado, pero el ego que sabe compartir y es generoso, es como una mano abierta, que refleja todo el Cosmos.

En una sociedad de excesos, todo tipo de apegos, autoimportancia enfermiza y desmesurado afán de posesividad, no hay ojos a menudo para ver las cosas simples, desnudas, hermosas, sin artificios, gloriosas, de la vida. No hay peor pobreza que la interior ni peor ignorancia que creerse docto ni mayor cárcel que la de estar atenazado en el incorregible egocentrismo. Por mirar con apego al farol de nuestro jardín, dejamos de contemplar esas estrellas que tachonan el firmamento por la noche y que, al menos hoy por hoy, pertenecen a todos y pertenecen a nadie.

Ramiro Calle

6852290229_df1a1f77a7_b
Photo Credit: Nhoj Leunamme == Jhon Emmanuel via Compfight cc

Etiquetado

2 pensamientos en “Pobreza interior…

  1. centroauri dice:

    Reblogueó esto en AURI.

  2. Una virgo lunática dice:

    Me ha gustado mucho tu escrito, pienso lo mismo que ese niño. Siempre me han gustado las cosas que no se pueden comprar con dinero. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: