Pepitas de oro…

El sufrimiento no es sino una elección. Escoges la experiencia del amor, el sentimiento del gozo, pero al escoger serás atrapado en un proceso natural. Te aferrarás a esos sentimientos, y ellos no son permanentes; son parte de una rueda que va moviéndose.

Justo como en el día y la noche: si escoges el día, ¿qué harás para evitar la noche? La noche vendrá. La noche no trae sufrimiento, es tu elección del día en contra de la noche lo que ha producido el sufrimiento.
Cada elección está destinada a terminar en un estado de sufrimiento.

No escoger es dicha.

Y el no escoger significa dejarte ir.

Significa que si el día viene, la noche también; el triunfo viene, el fracaso también; los días de gloria vienen, los días de condena también, y porque no has escogido nada, lo que venga está bien para ti, siempre está correcto.
Poco a poco verás que una distancia crece en ti, el círculo continúa moviéndose pero tú no te dejas atrapar. No te importa si es de día o de noche, estás centrado en ti mismo. No te estás aferrando a otra cosa ni estás haciéndote un centro en otra parte.

Todo el problema consiste en ver si puedes vivir sin ninguna elección. Lo que venga, lo disfrutas. Cuando se vaya, algo más vendrá, disfrútalo. El día es hermoso, mas la noche es hermosa a su manera, ¿por qué no disfrutar de ambos? Y puedes disfrutar de ambos sólo si no estás aferrado a uno de ellos.

Osho

2321801492_90898c3414_b
Photo Credit: Eduardo Amorim via Compfight cc

Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: