Sobre la amistad…

Cuando tenía once años, Anita fue a quejarse a su madre:

-No consigo hacer amigas. Como soy muy celosa, al final todas me dejan sola.

La madre estaba cuidando a unos pollitos recién nacidos. Anita tomó uno, que inmediatamente comenzó a luchar para libertarse. Cuanto más lo apretaba la niña en su mano, más se debatía el pollito.

La madre comentó:

-¿Por qué no pruebas a sostenerlo con suavidad?

Anita obedeció. Abrió las manos, y el pollito paró de debatirse. Empezó a acariciarlo muy suavemente, y el animalillo se acomodó entre sus dedos.

– Los seres humanos también son así -dijo la madre.

– Si lo que quieres es atraparlos sea como sea, se te escapan. Pero si eres dulce con ellos, se quedarán siempre junto a ti.

Paulo Coelho

nena pollo

FUENTE: Elixires para el alma

Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: