¿ESTAMOS LOCOS?…

“Paula tiene 7 años, de momento es un “fracaso escolar” porque no lee las 44 palabras por minuto que tendría que leer para su edad…

Juan tiene 8 años y le acaban de diagnosticar un TDH muy leve, el colegio fuerza a sus padres a llevárselo o a medicarle…

Silvia tiene 11 años y no le interesan las matemáticas porque no se las enseñaron bien, ahora sus padres le han puesto a petición de su profesora, 4 horas a la semana de clase particular al volver a casa. En el colegio la sacan de su clase para hacer refuerzo de matemáticas con 5 niños más y sus resultados en matemáticas siguen siendo muy bajos.
Se acuesta por las noches asustada y con miedo a los exámenes, su pasión es bailar, pero no le queda tiempo y no se lo permiten…

Claudia tiene 15 años y se pasa 9 horas en el colegio y 4 horas estudiando en casa…

Carlos tiene 6 años y molesta en clase porque es un niño de altas capacidades que se aburre soberanamente, pasa su tiempo siguiendo moscas y fabricando figuras de papel… Está permanentemente castigado sin recreo y amonestado por su profesora en presencia de sus compañeros…

Daniel tiene 9 años y por más que se esfuerza en sacar una buena nota para sentirse satisfecho, su profesor suma religiosamente las décimas en los exámenes y le pone puntuaciones como 4,8 sin ninguna compasión…

¡¡¿QUE ESTAMOS HACIENDO?!!…

Los niños tienen que ser todos iguales, ni mejores ni peores.

Somos muchos los que nos sobrecogemos al dejar a nuestros hijos en un sistema educativo que no tiene ni pies ni cabeza, que no cuenta con el individuo, al que le importa un carajo como son Paula, Juan, Silvia, Claudia, Carlos o Daniel, cuales son sus fortalezas.

Los niños no son felices, se aburren en clase, se cansan de tantas horas, de tantos deberes, de tantos ejercicios, de tantos exámenes, de tan poco tiempo libre, de tantas exigencias, de tan poco cariño, ¡son niños!, ¡por el amor de Dios!, ¡pero no son tontos!… Si tan solo nos atreviéramos a escucharles, a saber qué es lo que piensan de sus vidas, de esos ejércitos de los que forman parte obligatóriamente, de ese madrugón matinal que les empuja como ganado a ser simplemente una nota…

Estamos locos los mayores por permitir lo que estamos permitiendo, luego mirando hacia otros mundos y sintiendo compasión… Y yo me pregunto… ¿qué niño es más feliz?

A mi me da miedo escuchar a mis hijos. Me “acojono” literalmente cuando les veo cargados como mulas con montones de libros de texto a sus espaldas, llenos de obligaciones y pendientes de una nota.

Nuestros hijos no son notas.
¡BASTA YA!.
No quiero pasarme la vida peleándome con ellos para que se sienten a estudiar, no quiero que sientan que solo miramos las notas que les ponen, no quiero que se acuesten asustados por las puñeteras notas o los puñeteros exámenes que se estudian como papagallos para olvidarse al día siguiente.
Es cruel evaluar permanentemente a un ser humano… Es maltrato…

¿Por qué no lo cuentan los telediarios?
En la clase de Perico premian al niño que más libros lea con una bolsa de chucherías. Todos compiten por leer el mayor número de libros posible, pero no por los libros, sino por las chucherías…
¿Estamos locos?
Estamos haciendo a nuestros niños competitivos, generando envidias entre ellos, separando a los niños de las niñas, estableciendo baremos como “niños buenos” y “niños malos”…

Tratamos mal a los niños, no les tenemos en cuenta, no comprendemos que son únicos, especiales, seres humanos, son soldados uniformados y cargados con macutos en busca de un resultado para que la sociedad se quede tranquila.

Y ¿qué podemos hacer?…
Revisar las expectativas que tenemos sobre nuestros hijos, no permitir que les midan con un metro como el del parque de atracciones, en el que si llega a la altura puede subir y si no llega o se pasa, tiene que quedarse en tierra.
Defender la individualidad de nuestros hijos, darnos cuenta de que no hay fracaso escolar, sino poco interés por lo que se aprende.
Animar a nuestros hijos a protestar como individuos, a rebelarse y apoyarles.
Buscar el que aprendan y disfruten haciéndolo.
Cerrar los libros obligatoriamente a una hora establecida.
Darles días de asuntos propios o ¿es que ellos no tienen derecho a estar un día agotados?
Vamos a quitarles la presión de las notas, a convencerles de que lo único que tienen que hacer es aprender y disfrutar.
Vamos a mostrarles el camino ¡YA! y a no esperar a que lo tengan que encontrar con una Coach en el futuro (todo mi amor y respeto hacia ésta magnífica profesión), o con un Terapeuta cuando ya no puedan más.

Vamos a liberar a nuestros hijos. ¡¡NO IMPORTAN LAS NOTAS!! IMPORTAN NUESTROS NIÑOS que en definitiva son el futuro”.

ALMUDENA FUENTES

5270_532061210168707_911436131_n

Etiquetado ,

5 pensamientos en “¿ESTAMOS LOCOS?…

  1. Meditador dice:

    Maravilloso “post” con el que no puedo estar mas de acuerdo. No quiero recurrir a los tópicos pero esta sociedad competitiva esta matando a nuestros niños y a nosotros. Vivir es mucho más importante que sacar buenas notas o que ser un líder. La calma y la paz interior debe ser la base de nuestra vida. Dejemos a los niños tiempo para jugar y sobre todo para vivir. Y a los adultos también.

  2. Deya 36 dice:

    Estoy Totalmente de Acuerdo con esto…..Padres…a meditar si estamos haciendo bien las cosas…..

  3. Martha Salvador dice:

    debemos tambien pensar en la lucha por sobrevivir, actualmente la sobrevivencia depende de la educación? o no? la educacion es un arma para sobrevivir.
    Que si se pone uno a pensar, para que me sirve el pasado pluscuamperfecto del verbo llover?
    De que me sirvio haber estudiado el caso 5 de las ecuaciones en el Algebra de Baldor? no se para que me enseñaron formulas de quimica.
    En fin.
    Lo que si seria mas importante que a los que les gusta las matematicas, les de todo lo que quieran, igual a los de gramatica, o a los de quimica.
    La enseñanza cada vez mas pesada (porque albergamos mas conocimientos cada dia) y nos amargamos y se amarga a ellos, los hijos, porque no alcanzan a entender porque deben aprender cosas estupidas que hacen que desertemos de los colegios, cojamos odio al estudio, y nos quedemos sin tener nada que queramos aprender.

  4. Carmen Saona dice:

    TOTALMENTE DE ACUERDO, NO SE PUEDE PERMITIR ESE MALTRATO, LA FELICIDAD ES LO QUE IMPORTA, NO SE DA LA IMPORTANCIA QUE LAS INDIVIDUALIDADES SE MERECEN, POR ESTOS SISTEMAS DE PRESIÓN EN TRABAJOS Y ESTUDIOS LAS PERSONAS ESTÁN SUFRIENDO HASTA EL PUNTO DE QUITARSE LA VIDA, DE QUE SIRVE TANTO ESTUDIO? Y TANTO TRABAJO?
    SI NUNCA LOGRAMOS LA PAZ Y LA FELICIDAD. NI VIVIR CON CALIDAD.

  5. Ana María dice:

    Hola, soy maestra y, con mis años de servicio he observado precisamente eso…..muchos docentes etiquetan a los alumnos o los hacen menos porque “dizque” son los más flojos y en muchas de las ocasiones no indagamos las circunstancias que llevan a esos niños a que manifiesten ciertas conductas y no hablamos profundamente con los padres para conocer sobre lo que tenemos en nuestras manos. Mi experiencia me dice que tarde que temprano los niños “descubrirán” la importancia de lo que estudian. Sin embargo, nuestro sistema educativo nos pide alumnos “competentes” que luego traducimos en competencia. De allí que al escribir un número establezcamos diferencias. Muchos padres sufren por las calificaciones de sus hijos por el “que dirán” y quieren que sean excelentes aún a costa de la felicidad de los mismos, presionándolos o maltratándolos. Considero que el amor es el punto medular de todo éxito y hacer de nuestras clases más amenas y divertidas para que el niño (sobre todo a nivel primaria) se sienta feliz y que quiera regresar al día siguiente a la escuela.
    Saluditos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: