Va, pensiero…

Estamos fisiológicamente dotados de mecanismos que permiten que nuestras emociones se contagien, para bien o para mal, como un virus. Estos mecanismos nos ayudan a sobrevivir y a compartir conocimientos con las demás personas que conforman los grandes grupos sociales en los que vive inmerso el ser humano. Aquí tenemos un curioso ejemplo de contagio emocional, ocurrido el pasado mes de marzo, durante los festejos del 150 aniversario de la unificación de Italia, cuando se representaba en la ópera de Roma el Nabucco de Giuseppe Verdi, dirigida por el prestigioso director de orquesta Ricardo Muti.

El célebre coro Va, pensiero de esta ópera es el símbolo del ansia de libertad del pueblo oprimido. Antes de la representación,  a la que asistía Berlusconi, el alcalde de Roma pronunció unas palabras para denunciar recortes presupuestarios en el ámbito cultural. Así lo recordaba en el Times Ricardo Muti:

“Al principio hubo una gran ovación en el público. Luego empezamos la ópera. Todo fue muy bien hasta que llegamos al famoso canto Va pensiero. Sentí de pronto que la atmósfera se tensaba en el público. Hay cosas que no se pueden describir, pero uno las siente. Era el silencio del público que se hacía sentir…”

Entonces Muti se dio vuelta hacia el público y dijo: “Ya no tengo 30 años, he vivido mi vida y he recorrido mucho el mundo… Hoy siento vergüenza por lo que sucede en  mi país. Por tanto acepto un bis para el Va, Pensiero, no solo por el sentimiento patriótico, sino porque esta noche, cuando dirigía el coro que cantó “Ay mi patria, bella y perdida”, pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria estaría en verdad “bella y perdida”… Si quieren, les propongo unirse a  nosotros para que cantemos todos juntos”.

Relataba Muti en el Times que cuando invitó al público a cantar con el  coro de esclavos, vio como grupos de personas se ponían en pie: “Toda la ópera de Roma se levantó. Y el Coro también. Fue un momento mágico en la ópera. Esa noche no fue solamente una representación del Nabucco, sino también una declaración del teatro de la capital para llamar la atención a los políticos.”

Elsa Punset

FUENTE: Inteligencia Emocional y Social

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: