DES-EDUCACIÓN…

Los sistemas educativos, por su propia naturaleza, están diseñados para convertirnos en dóciles esclavos que conformen una colectividad fácilmente manipulable, y que legitimen dicha esclavitud como un lujo que tuviéramos encima que agradecer.

Para ello se nos inocula, entre otras enfermedades, una falsa idea de solidaridad, un apego y lealtad infantil a territorios, banderas y clanes, una tonta y primaria fraternidad a la que hay que servir para sentirse buena persona, y que sin embargo perpetúa la insatisfacción general.

Todo individualista es una amenaza para esa hipnosis colectiva, y se convierte en un foco de reacción que hay que controlar. Por eso a alguien cuya prioridad es su libertad personal se le suele llamar egoísta de forma despectiva, para ver si así logran despertar su culpa.

Sin embargo es ese egoísmo la única posibilidad de subvertir la esclavitud establecida, y el único antídoto para el totalitarismo y la violencia gregaria y primitiva. Es ese individualismo la postura más generosa, de la que emana la auténtica creatividad humana, y lo único que puede suponer un profundo, radical y pacífico cambio colectivo.

David Testal


Photo Credit: PresidenciaRD Flickr via Compfight cc

Anuncios

¿Y si dejas de buscar la felicidad en el lugar equivocado?…

Es más que probable que la felicidad no esté ni en lo que tienes ni en lo que haces ni en otra persona sino en la conexión con quien realmente somos. Una conexión que es el inicio de la conexión con otras personas y con la vida. Una conexión que aún y ser un camino propio puede incluir a muchas otras personas. Se parece a lo que ocurre cuando caminamos, es algo que solamente tú puedes hacer, el camino puede hacer bajada o subida, ser oscuro o claro, lleno de personas o solitario pero independientemente de las circunstancias sigue siendo tu camino.

Hemos caído en la trampa de que necesitamos a otra persona para ser felices, parejas e hijos son los más afectados. Es demasiado peso cargar con la felicidad de alguien, y cuando llevamos peso perdemos la perspectiva. Así es como justificamos las peleas, las faltas de respeto y los sueños sin cumplir, porque nuestra felicidad está en juego.

La felicidad no proviene de un amor condicionado, es más, tal vez es exactamente eso lo que nos separa de ella. Derrochamos energía buscando, hacemos cosas para conseguir cosas, en lugar de hacerlas por el placer de hacerlas, queremos controlar para obtener resultados esperados, y siempre nos damos cuenta de que seguimos sintiéndonos como antes.

Quizá es momento de reflexionar si de verdad amamos a esa persona, eso que hacemos o eso que tenemos, o por el contrario solamente amamos mientras nos haga felices, ahí es donde está la condición, así es como queremos a las personas, en lugar de cambiarnos a nosotras. Cuando amas de verdad y sin condiciones, la vida es maravillosa y tanto lo que compartes, como lo que haces, como lo que tienes se impregna de plenitud.

Continuar leyendo aquí…

Eva Sandoval


Photo Credit: Juanedc Flickr via Compfight cc

Guardar

Etiquetado

El aguacate light…

AGUACATE LIGHT, una ¿nueva? versión de aguacate que se comercializa bajo la denominación “light” por tener un 30% menos de grasa.

Mal genio…

Un estudiante de Zen fue a ver a Bankei: “Maestro, tengo un mal genio incontrolable. ¿Como podria curarme?”

“Tienes algo muy raro”, contesto Bankei, “dejame verlo”.

“Ahora mismo no puedo mostrartelo”, respondio el alumno.

“¿Cuando me lo podras mostrar?”, pregunto Bankei.

“Me sale de repente”, respondio el estudiante.

“Entonces,” concluyo Bankei, “no debe de ser tu verdadera naturaleza. Si lo fuera, podrias mostrarmelo en cualquier momento. Cuando naciste no lo tenias, y tus padres no te lo dieron. Piensa en eso.

THICH NHAT HANH

El destino…

Si crees que el destino te juega malas pasadas,
si piensas que la suerte está en tu contra,
si afirmas que la vida te bloquea…
no es ni el destino, ni la suerte, ni la vida
es programación inconsciente.

Montserrat Tubau


Photo Credit: Pensiero Flickr via Compfight cc

El otoño…

Me ha contado una hoja seca que ha llegado ya el otoño, que el verano se ha enfriado y se ha puesto calcetines.

Cuentan las malas lenguas que el otoño es libertino, lo mismo alterna con el sol que seduce a la tierna lluvia.

Es muy amigo del viento, y juntos se montan fiestas. Son gamberros e insolentes, despeinan a las señoras y vuelan paraguas como si fueran cometas.

El otoño va al colegio pero no es buen estudiante, es dormilón y perezoso y tiene los días cortos y los sueños demasiado largos.

El otoño es un artista que juega con los colores, le gusta pintar grafitis con amarillos, ocres y grises.

Y cuando quiere sonar la música, su amigo el viento sopla a las hojas, que nerviosas tintinean porque están temblando de risa.

El otoño huele a castañas asadas, a tierra húmeda y a niños pisando charcos.

Los escaparates ya tienen frío y sacan sus abrigos largos, los jerseys de punto y los gorros por si acaso.

El otoño es un invierno joven que juega a ser mayor, un chico bravucón, algo gamberro, pero con buen corazón.

Paz Castelló


Photo Credit: Riccardo Palazzani – Italy Flickr via Compfight cc

Guardar

Guardar

Etiquetado

Decálogo del autoengaño…

Según el psicólogo y escritor Daniel Goleman “Lo único que puede librarnos del poder hipnótico del autoengaño es el valor para buscar y afirmar la verdad”. Dejemos de vivir en la mentira y destapemos la verdad, dejemos de confundir lo que es con lo que nos gustaría que fuera.  Demóstenes dejó escrito “No hay nada más fácil que el autoengaño. Ya que lo que desea cada hombre es lo primero que cree” y empecemos por nosotros mismos. Aquí presentamos diez mentiras frecuentes, ¿te reconoces en alguna de ellas?

1-Decir “comenzaré mañana”, cuando en realidad podrías hacerlo hoy.

2-Ilusionarse con una suerte de iluminación que llegue de repente, sin constancia ni trabajo personal profundo.

3-Definirte por un sólo aspecto de lo que eres, cuando en realidad cada ser contiene multitudes.

4-Prometerte que “es la última vez que lo hago”, cuando ya lo has intentado dejar de hacer otras veces sin éxito.

5-Esperar que algo externo te dará la felicidad, mientras repites cada día las mismas rutinas insatisfactorias.

6-Dudar de si estás a gusto en una relación. Sencillamente, si se duda, la respuesta es que “no”.

7-Creer que la sabiduría se alcanza por un solo camino, descartando otras vías por pura ignorancia.

8-Aparentar una vida en pareja cuando en realidad esa relación se acabó hace tiempo.

9-Poner toda la esperanza y atención en lo seremos o tendremos mañana, viviendo disociados de lo que somos y tenemos en el presente.

10-Asegurar que amas a una persona, mientras esperas que cambie para demostrarle tu amor.

Carmen Guerrero

FUENTE: PLANO SIN FIN


Photo Credit: miguel ángel pelegrí Flickr via Compfight cc
Guardar

El darse cuenta…

¿Sabes lo que significa “el darse cuenta”?

Quiere decir que ves todo lo que hay alrededor tuyo. Simplemente lo ves sin elección y sabiendo perfectamente que no se puede cambiar.

Pero cuando vemos “lo que es” inmediatamente queremos cambiarlo, insistimos constantemente en ello. Así es como empieza el sufrimiento…

El fin del sufrimiento es la comprensión de “lo que es”, cuando la mente ya no quiere cambiar “lo que es”, lo que no quiere decir necesariamente que esté satisfecha con “lo que es”.

FUENTE: SLOYU

Etiquetado