Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra…

Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

Entrevista al Dr. Mario Alonso Puig, Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. “Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Hay que entrenar esa mente.

Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico. Acabo de publicar Madera líder (Empresa Activa) IMA SANCHÍS – 18/10/ 2004

– Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

– ¿Psiconeuroinmunobiología?

-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

– ¿De qué se trata?

-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

– ¿Qué tipo de cambios?

-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

– ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

– ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

– ¿Dice que no hay que ser razonable?

-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

– Exagera.

-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

– Más recursos….

-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.

– ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

-Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

– ¿Seguro que no exagera?

-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

– ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

– ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

– ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.

– La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

– Deme alguna pista.

-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.

– Ver lo que hay y aceptarlo.

-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.

Frases para tener en cuenta:

  • Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando
  • La palabra es una forma de energía vital
  • No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos
  • Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad
  • La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente
  • El mayor potencial es la conciencia
  • Lo que se resiste persiste
  • La aceptación es el núcleo de la transformación

FUENTE: MUYBIO

mario-alonso-puig-e1443188135380-940x528

Guardar

Etiquetado

Solo respira…

Porque no solos los adultos puedes estar estresados, dolidos o irritados.

Julie Bayer Salzman y Josh Salzman le hablan a distintos chicas y chicos acerca de sus emociones y cómo se sienten. Este ejercicio te hará entender lo bueno que es mantener la atención en los niños para que estén emocionalmente saludables:

Es difícil expresar las emociones a cualquier edad. Y, es un desafío aún mayor descubrir por primera vez qué y cómo es lo que estamos sintiendo cuando tenemos pena o rabia. Es por esto que el dúo tituló este cortometraje de solo 4 minutos como “Solo Respira”.

Ambos crearon este video porque se inspiraron en una conversación que escucharon de su hijo de 5 años. El pequeño estaba hablando con un amigo y le contaba cómo sus emociones afectaban diferentes partes de su cerebro y cómo había que calmarse a través de simples respiros.

Fue ahí cuando se dieron cuenta de que tenían que divulgar este tema para lograr que todas las escuelas le enseñen a los niños este significado social tan importante. 

FUENTE: ALDEA VIRAL

Condicionamiento…

El condicionamiento de los padres es la esclavitud más grande del mundo. Si el niño es criado de una manera equivocada, entonces toda la humanidad va mal. El niño es la semilla. Si la semilla se envenena y se corrompe por personas bien intencionadas, personas con buenos deseos, entonces no hay esperanza para un individuo humano libre.

El miedo está en que si el niño se deja sin condicionamiento desde el principio será tan inteligente, estará tan alerta y despierto que todo su estilo de vida será de rebelión. Y nadie quiere rebeldes: todos quieren personas obedientes.

Los padres aman al hijo obediente. Pero recuerda, el hijo rebelde es el inteligente. El hijo rebelde no se respeta ni se ama. Los profesores no lo quieren, la sociedad no lo respeta. Es aplastado.

Rara vez se produce un genio, no porque el genio rara vez nazca. El genio se produce rara vez porque es muy difícil escapar del proceso de condicionamiento de la sociedad. Sólo de vez en cuando un niño, de alguna manera, logra escapar de sus garras.

sigue leyendo: http://www.osho.com/es/read/osho/osho-on-topics/conditioning

Osho

beach-1525755_1280

 

Guardar

Guardar

Etiquetado ,

San Borondón…

San Borondón es la historia real de una expedición pionera en las Islas Canarias que se embarcó en la loca búsqueda de olas gigantes, únicas, inalcanzables y perdidas en los lugares más paradisiácos de las islas. Ellos son la verdadera “Non Trubada”, escondidos entre la maresía que asciende por los acantilados volcánicos que rodean las costas isleñas.

Representan a la perfección la leyenda de San Borondón, sus vidas y su entorno, y giran en una búsqueda para muchos irreal. En cada sesión de grandes olas escriben un trozo de su propia historia, haciendo lo inaccesible, en algo alcanzable, encontrando los rincones que jamás te pudieses imaginar. “Una leyenda relatada de experiencias”.

 

Etiquetado

Una vida sin quejas…

“Demasiada gente pasa por la vida quejándose de sus problemas. Yo siempre he creído que si la gente invirtiera una décima parte de la energía que malgasta en quejarse en resolver el problema, les sorprendería descubrir lo bien que pueden funcionar las cosas. 

A lo largo de mi vida he conocido a algunas personas fantásticas que nunca se quejaban. Una de ellas era Sandy Blatt, mi casero de posgrado. De joven un caminón le había golpeado marcha atrás mientras descargaba unas cajas en una bodega. Sandy había caído de espaldas por las escaleras de la bodega. Cuando le pregunté lo larga que había sido la caída, se limitó a responder: “Lo suficiente”. Se pasó el resto de su vida tetrapléjico. 

Sandy había sido un gran atleta y en el momento del accidente estaba prometido en matrimonio. Como no quería ser una carga para la novia, le dijo a su prometida: “No te comprometiste a esto. Si quieres echarte atrás lo entenderá. Puedes irte en paz”. Y ella se fue. 

Conocí a Sandy cuando el hombre tenía treinta y pico años y me maravilló su actitud. Desprendía un aura de tío que no se queja. Había trabajado mucho y se había sacado el título de consejero matrimonial. Se había casado y adoptado niños. Y cuando hablaba de cuestiones médicas, lo hacía siempre con total naturalidad. Una vez me explicó que para los tetrapléjicos los cambios de temperatura son especialmente duros porque no tiemblan. Así que me pedía que le pasara una manta y punto.

 Puede que mi anti-quejas preferido de todos los tiempos sea Jackie Robinson, el primer afroamericano que jugó la Liga Nacional de Béisbol. Soportó un racismo que la mayoría de los jóvenes de hoy ni siquiera pueden imaginar. Sabía que tenía que jugar mejor que los blancos y trabajar más que ellos. De modo que lo hizo. Se juró no quejarse, ni siquiera aunque los seguidores le escupieran. 

Yo tenía una fotografía de Jackie Robinson colgada en la pared del despacho y me entristecía que tan pocos estudiantes le reconocieran o supieran algo de él. Muchos ni siquiera se fijaban en la foto. Los jóvenes que han crecido con la tele en color no dedican mucho tiempo a contemplar imágenes en blanco y negro. 

Es una lástima. No existen mejores ejemplos de conducta que gente con Jackie Robinson y Sandy Blatt. La moraleja de sus vidas es la siguiente: quejarse no es una buena estrategia. Todos disponemos de un tiempo y una energía limitados. Es muy improbable que el tiempo que invertimos quejándonos nos ayude a alcanzar nuestras metas. Y no va a hacernos más felices.”

“LA ÚLTIMA LECCIÓN”. Randy Pausch

angry-32268_960_720

 

Guardar

Etiquetado

13 reglas de las mujeres sabias…

1.  Las mujeres sabias no viven quejándose, generan cambios.
2.  Las mujeres sabias son atrevidas.
3.  Las mujeres sabias tienen buena mano con las plantas.
4.  Las mujeres sabias confían en su intuición y respetan la de los demás.
5.  Las mujeres sabias meditan diariamente y están en comunión con su interioridad.
6.  Las mujeres sabias defienden con firmeza lo que más les importa.
7.  Las mujeres sabias disciernen su camino también con el corazón.
8.  Las mujeres sabias dicen la verdad con compasión.
9.  Las mujeres sabias escuchan su cuerpo.
10. Las mujeres sabias improvisan y juegan.
11. Las mujeres sabias no imploran de manera dependiente.
12. Las mujeres sabias se ríen juntas.
13. Las mujeres sabias saborean lo positivo de la vida y lo comparten con sencillez.

Jean Shinoda Bolen

girl-1245731_1280

FUENTE: El amor está en el aire

Etiquetado

Nos sucede todos los días…

La vida nos arrastra de muchas maneras que no podemos controlar y casi nada permanece con nosotros.

Muere cuando nosotros morimos y la muerte es algo que nos sucede todos los días.

 

Paul Auster, “La habitación cerrada “

30127021945_b933f54ae8_b
Photo Credit: frolik2001 Flickr via Compfight cc

Guardar

Guardar

Rink…

El vídeo más gracioso de Charlie Chaplin, de la película Rink…

Etiquetado

Dormir poco y mal encoge y envenena el cerebro…

Sufrir insomnio no solo afecta negativamente nuestro estado de ánimo haciendo que estemos más irritables sino que también tiene profundas repercusiones a nivel cerebral. De hecho, diferentes estudios han relacionado los problemas para dormir con dificultades como la depresión, la esquizofrenia e incluso la demencia. Ahora nuevas investigaciones explican el impacto que tiene sobre el cerebro dormir poco y mal.

El insomnio encoge algunas áreas cerebrales

En un estudio realizado por un equipo de científicos de las universidades de Oslo y Oxford se analizaron los hábitos de sueño de 147 personas con edades comprendidas entre los 20 y 84 años. Cada tres años y medio los participantes eran sometidos a pruebas de resonancia magnética, de manera que lo que los investigadores podían comparar la evolución de sus cerebros.

De los participantes, un 35% dormía muy poco y mal, no lograban conciliar un sueño reparador que les permitiera descansar. En estas personas se apreció una disminución del tamaño del cerebro, fundamentalmente en las regiones frontal, temporal y parietal. También se comprobó que el impacto negativo en el cerebro era aún mayor cuando se sobrepasaban los 60 años.

El insomnio intoxica el cerebro

Otro estudio, esta vez llevado a cabo en la Universidad Autónoma Metropolitana de México, reveló que el insomnio puede hacer que ciertas moléculas neurotóxicas, que normalmente circulan por la sangre, lleguen hasta el sistema nervioso central y afecten las funciones de las neuronas.

En este caso el experimento se realizó con animales, promoviendo periodos de deprivación del sueño durante 10 días. Así los neurocienttíficos apreciaron que durante los periodos largos de de insomnio, los vasos sanguíneos de la barrera hematoencefálica comienzan a degradarse. La barrera hematoencefálica es una formación densa de células endoteliales que se encuentra entre los vasos sanguíneos y el sistema nervioso central, cuya función es proteger al cerebro de agentes potencialmente neurotóxicos.

La falta de sueño hace que esos vasos sanguíneos no estén tan unidos como deberían, dejando que elementos nocivos pasen al tejido cerebral. Algunos de esos elementos, como el glutamato monosódico, casi omnipresente en los alimentos procesados, pueden traspasar la barrera hematoencefálica y llegar a provocar la muerte de las neuronas.

¿Por qué el sueño es tan importante para el cerebro?

Durante muchos años se pensó que mientras dormíamos nuestro cerebro se limitaba a descansar. Hoy sabemos que no es así. Durante el sueño, sobre todo en las fases de sueño REM, que es el más profundo, el cerebro se encarga de eliminar las sustancias de desecho de su metabolismo.

De hecho, se ha apreciado que las células gliales crean una especie de canales a través de las neuronas para permitir que fluya el líquido cerebro espinal, el cual arrastra consigo las toxinas que se generan durante la actividad diurna.

El sueño también nos ayuda a limpiar la mente de los recuerdos que no necesitamos y le resta impacto emocional a las situaciones que vivimos durante el día, además de reorganizar el gran almacén de nuestra memoria.

Por eso, no es extraño que pasemos aproximadamente un tercio de nuestras vidas durmiendo. Y también por eso cuando no dormimos bien, al otro día nos despertamos fatigados, tenemos problemas para concentrarnos y estamos más irritables.

Por tanto, ahora ya lo sabes: dormir bien es fundamental para la salud de tu cerebro y para prevenir enfermedades neurodegenerativas que pueden aparecer con el paso del tiempo.

sleeping-1353562_1280

FUENTE: Rincón de la Psicología

Guardar